Diseño en Venezuela

martes, 18 de julio de 2017

DE CÓMO EL DISEÑO VENEZOLANO CAMBIÓ EL RUMBO: CARTELES PARA LA DEMOCRACIA


La casa de las letras abre convocatoria de carteles que apoyen la lucha por democracia en Venezuela.


La tipografía inspiró el nacimiento de “La casa de las letras”, un espacio virtual creado por Yabel Guerra y Lorena Varas que está asentado en Barquisimeto. Ambos son egresados de la escuela de diseño integral de la Universidad Experimental de Yaracuy (UNEY), que declaran que el propósito inicial era promover su trabajo. No obstante, como la situación del país ha ido mutando, “como diseñadores nos parece fundamental utilizar todas las herramientas con las que fuimos entrenados , dejando de lado la promoción de lo que hacemos para ir hacia una gráfica política, que muestre el descontento, en fin, decidimos hacer una gráfica disidente”.

Al igual como han hecho otros diseñadores e ilustradores en estos ciento y pico de días, Guerra y Varas se han sumado a la protesta usando el diseño gráfico como vehículo de manifestación pacífica, pero contundente.

Yabel destaca que tuvo el privilegio de ser discípulo de Santiago Pol: “él es un maestro con gran trayectoria y experiencia, que en la corrección de un cartel te daba una cátedra de tipografía, de color y de imagen”. En las aulas yaracuyanas nació un vínculo que se ha mantenido, hasta el punto de solicitar a Pol la asesoría y el respaldo para crear la convocatoria “Carteles para la Democracia en Venezuela”, la cual solicita a los creativos interesados afiches en tamaño carta en modo RGB a 72 dpi. de resolución antes del 25 de julio.

El envío para “Carteles para la Democracia en Venezuela” debe realizarse por el email lcddelasletras@gmail.com . Los organizadores harán una selección de los trabajos que destaquen a nivel formal y de contenido y los colgarán en una exposición digital sin fines de lucro a través de las redes sociales de La casa de las letras. Se aceptan trabajos de cualquier parte del mundo.



Por Alexander Morey. Publicado en @lacasadelasletras


El rol político del diseño gráfico

Debo señalar que en el año 2008, cuando me atreví a escribir sobre el diseño en la propaganda del chavismo, los diseñadores venezolanos rechazaban la politización de su trabajo por un lado, y por el otro, sentían temor de criticar públicamente la producción gráfica gubernamental (quienes se atrevieron a comentar mis escritos y/o charlas, lo hicieron a hurtadillas, como escondiendo un pecado mortal, a la vez que solicitaban discreción, porque los comentarios debían quedar “entre tú y yo”). En fin, se rechazaba la idea de cumplir un papel político. El despertar ocurrió a raíz de los trágicos sucesos del Día de la Juventud en 2014, porque la necesidad del momento obligó.

Desde aquel año la actitud de los diseñadores venezolanos ha cambiado con respecto al tema político, y así lo dejan saber varias cuentas que sobre todo en Instagram, están difundiendo las piezas de protesta. La casa de las letras es una de ellas.

En ese sentido le pregunto a Yabel Guerra: ¿Qué es lo que más les está impactando de la gráfica disidente que está surgiendo?

‒ Sin duda alguna lo que más nos impacta y nos alegra de la gráfica disidente actual es la cantidad de diseñadores que se han ido sumando, para nosotros eso significa dos cosas: o el descontento hacia el gobierno nacional ha aumentado de manera brutal o la conciencia política y social de los diseñadores gráficos del país está creciendo increíblemente, solo hay que comparar las protestas del 2014 con las de ahora y ver la cantidad de imágenes generadas por diseñadores nacionales.

Guerra señala que muchas de las piezas que exhiben son realizadas por La casa de las letras, sin embargo también comparten piezas de conocidos que han ido animando para que se unan a esta iniciativa.

‒ He notado que congregan trabajos realizados por diseñadores del interior ¿Consideran que los repertorios visuales, las iconografías coinciden en el país?

‒ Principalmente hemos trabajado con conocidos, muchos salen del entorno UNEY. Nosotros consideramos que los repertorios visuales coinciden en su mayoría, creemos que las personas que están generando gráfica disidente de manera seria y con compromiso, tienen los mismos problemas que el resto de los venezolanos, un descontento colectivo que nos une a todos de una u otra manera.

‒ ¿Cuáles consideran que son los rasgos más interesantes y/o resaltantes de la gráfica disidente que ha surgido en Venezuela?

‒ Primero la calidad, segundo la cantidad, tercero lo diverso y por último el valor histórico que tienen.

Cuando culmine la crisis ¿Qué creen que ocurrirá con nuestro diseño? ¿Consideran que se ha abierto una brecha para la conciencia política de los diseñadores venezolanos y que ésta conciencia se mantendrá?

‒ Pues consideramos que lo mejor que podría pasar con los diseños es que sean compilados, clasificados, documentados y por último mostrados, por eso la importancia del trabajo periodístico dentro del ámbito del diseño. Pensamos que sí se ha abierto una brecha para la conciencia política en los diseñadores venezolanos que debería mantenerse e incluso profundizarse. No dejamos de soñar con una Venezuela donde el diseño social y la política se junten de manera real, transparente, ética y funcional. 



Recordatorio…

Hasta el 25 de julio puedes enviar por el email lcddelasletras@gmail.com tu propuesta para “Carteles para la Democracia en Venezuela”, iniciativa apoyada por el maestro Santiago Pol, organizada por La casa de las letras.

Más info en

Instagram: @lacasadelasletras

miércoles, 12 de julio de 2017

LA PRESENCIA VENEZOLANA EN EL "SALONE SATELLITE" (parte 3)


Hoy comparto la tercera entrega sobre venezolanos en el Salone Satellite con los testimonios de los arquitectos devenidos en diseñadores de mobiliario y objetos para el hogar Grace Souky y Rodolfo Agrella, quienes están cosechando buenos frutos luego de su participación en la famosa exhibición italiana.


Rodolfo Agrella: carrera en expansión

Podríamos aseverar que Rodolfo Agrella es un “habitué” del Salone Satellite de Milán, pues ha recorrido los espacios como visitante y ha sido tres veces expositor. Fue convocado por primera vez en el 2011, repitió en el 2012 y este año también lo llamaron para formar parte del 20 aniversario con una pieza exclusiva.

“Habiendo estado varias ocasiones dentro de la feria, es increíble la cantidad de nuevas ideas, materiales y perspectivas para afrontar el diseño de objetos. Me impresiona mucho el retornar a las tradiciones como bases para el diseño, las artesanías y los métodos constructivos locales. Somos muchos los que transitamos ese camino actualmente, y siento que todos tenemos la misma inquietud, solventar problemas globales con identidad local. Por otro lado confirmé que en Venezuela tenemos grandes diseñadores, que a pesar de las circunstancias y el poco acceso a tecnologías constructivas contemporáneas, dan la talla”, manifiesta el talentoso creativo, cuyo juego de servicio de mesa “Shadow” obtuvo una mención especial en el German Design Award, y actualmente esas piezas son producidas por Koziol.


Pieza presentada en 2017: alfombra "Satellite Memorabilia".


Agrella también ha estado dos veces presente en la Bienal Iberoamericana de Diseño que se monta en Madrid: en el 2014 participó con el juego de vajilla “Serie C” y en la edición 2016 con “Shadow”. A estos logros se suma su presencia en la exposición New Territories Lab, que inicialmente vió luz en Nueva York. También estuvo en Edition two, llevada a cabo durante el Paris Design Week. Sus creaciones, en general han mantenido hasta los momentos una línea estilística contínua que se caracteriza por las formas curvilíneas, orgánicas, impregnadas de sensaciones visuales propias del trópico.

No obstante, reconoce que el inicio fue el Satellite, donde el reto es enfrentarse a un público agudo y crítico, así como establecer contactos con fabricantes y publicaciones especializadas.Al respecto comenta: “no es fácil, requiere valor y la firme convicción de que el proyecto propio es bueno y tiene futuro. Cuando expuse la primera vez, estaba rodeado de diseñadores de Japón, Suecia, Alemania, USA, Brasil… todos en las mismas condiciones, todos estábamos asustados. Darse cuenta que otros diseñadores, con otros backgrounds y otras posibilidades estaban en el mismo estado que yo, entre nervios y excitación, nos sitúa en un mismo plano, donde todos somos iguales y donde todo lo que pase es bueno”.

Rodolfo Agrella percibe que hay un ciclo de 5 años donde los temas de todos los diseñadores se concentran en un tema, aunque en general hay de todo. Cuenta que en el Satellite imperan los materiales nobles, como el mármol, la madera y el metal en puja con la experimentación con los materiales reciclados.

Al fin y al cabo reconoce que lo que lo emociona no son los objetos en sí, “sino el proceso de pensamiento detrás de cada uno de ellos”, lo cual le genera una revolución interna que lo impele a seguir creando y continuar apostando por cambiar el mundo a través del diseño.


Grace Souky: objetos que se vinculan con los usuarios

Domestic Collectables.


Grace Souky es amiga de Rodolfo Agrella y antes de postular, le consultó sobre cómo fue su experiencia en el Salone Satellite. “Antes de participar conversamos sobre qué podía esperar del salón y qué hacer para estar preparada”, relata.

Evalúa su experiencia como sumamente positiva, porque impulsó su recién inaugurado estudio en Londres y el lanzamiento de dos colecciones que sigue desarrollando: “Domestic Collectables” (Coleccionables Domésticos) y “Planca”, las cuales fueron pensadas para mostrar la dirección de su trabajo y los temas que le interesan.

Previamente, Souky se graduó de arquitecto en la Universidad Simón Bolívar e hizo un master en diseño industrial en el prestigioso Pratts Institute de Nueva York. Luego, regresó a Caracas, donde junto a su colega Humberto Pappaterra abrió Boulevard 03, emprendimiento con la que diseñaron y fabricaron algunos muebles como la butaca “Olga” y objetos utilitarios para el hogar.

“Domestic Collectables” es una serie de piezas funcionales para el servicio de mesa que exploran la interacción entre los usuarios y los objetos cotidianos. A nivel formal emplea la geometría como lenguaje universal que brinda sencillez y líneas puras.



La diseñadora opina que sin duda hay un antes y un después de su presentación en el Salone Satellite, puesto que en su caso muchas publicaciones impresas y blogs mostraron interés en sus piezas. También hay algunos fabricantes con los que ya está trabajando.

Más de la serie "Domestic Collectables"

Según Souky, la propuesta del salón milanés es muy variada, “no hay un estilo o tendencia que pueda nombrar de la edición del 2016 cuando participé. Hay desde quienes tienen una propuesta más artística casi una instalación; hasta quienes muestran piezas listas para la venta. Los estilos también varían mucho, pero la calidad del trabajo es siempre excelente y habla de la curaduría que se realiza”.

Souky recibió recomendaciones antes de participar en el Satellite y ahora ella es quien dedica unas palabras a los diseñadores que deseen estar allí: “Mi consejo para quien esté pensando en participar es ir lo más preparado posible con trabajo que represente quién es de verdad y su visión como diseñador”. 


Más info




martes, 4 de julio de 2017

LA PRESENCIA VENEZOLANA EN EL VIGÉSIMO ANIVERSARIO DEL “SALONE SATELLITE” (parte 2)

Luis Pons crea objetos inusuales y de estética depurada 


Esta semana comparto las entrevistas a Luis Pons y Anabella Georgi, quienes nos representaron en el Milán en el 2005 y 2009 respectivamente, y repitieron este año en la edición que festeja los veinte años del salón.


El diseño como talento especial

Después de un intento de secuestro en el 2002, Luis Pons decidió mudarse definitivamente a los Estados Unidos junto a su familia. Para ese entonces ya había hecho proyectos de cierta relevancia en Miami y quería una opción migratoria que fuera mucho más allá de la visa de trabajo para establecerse en dicha ciudad.

Entonces su abogado le aconsejó como opción, solicitar la visa de talento especial “O”, pero irónicamente la arquitectura ‒que es la profesión base de Pons-, no es considerada un talento especial, por lo que el creativo se decantó por la realización de una serie de piezas de diseño y arte para sus clientes, donde él cubriría el desarrollo y aquellos la fabricación de los prototipos. De dicha estrategia emergieron cinco colecciones.

Marva Griffin, durante un viaje al Arte Basel en Miami vio el trabajo de Luis Pons y lo invitó a participar en el Salone Satellite en Milán, cambiándole radicalmente la vida al brindarle notoriedad a su trabajo. El lo agradece con creces: “No tengo palabras para agradecer a Marva Griffin y al salón satélite su visión, perseverancia, apoyo y generosidad en lanzar no solo mi carrera sino la de tantos jóvenes diseñadores que han tenido la oportunidad de compartir su trabajo con los productores y compañías que permiten la integración de nuestras ideas al mercado internacional”.

Pons considera que el Satellite es un termómetro de la vanguardia en diseño. “Allí se puede ver la riqueza en el uso de materiales y procesos tecnológicamente de vanguardia, pero con un fuerte énfasis en la parte conceptual. El refinamiento de alguna de las propuestas, la traducción de objetos sencillos en nuevas interpretaciones es fantástica”.

Asímismo señala que el Salone Satellite ha sido un nido de jóvenes diseñadores y pensadores durante los últimos 20 años, considerándolo una incubadora de la que salen talentos a trabajar en las grandes empresas del diseño a nivel mundial. Pons resalta como virtud el alto nivel de inclusión del salón milanés, representado en un centenar de nacionalidades que muestran lo que ocurre globalmente en el mundo del diseño.

El creativo venezolano evalúa positivamente el impacto del salón curado por Marva Griffin, considerando que “las propuestas más fuertes parecen ser de gran sencillez, sin embargo son el resultado de una increíble complejidad y destreza en el manejo de tecnología, mientras que otra tendencia es el solapamiento entre sistemas constructivos artesanales y nuevas tecnologías. La tendencia diría que es: tecnología a merced de productos de consumo concientes y responsables. Materiales naturales tratados en forma extraordinaria rompiendo límites en su capacidad de expresión. Muebles versátiles que no ocupan espacio y suman valor funcional, nuevos conceptos en iluminación y sus materiales”.

El arquitecto y diseñador venezolano lleva desde hace años su propio estudio en Miami, el cual bautizó Design Lab, donde desarrolla proyectos con una visión experimental para residencias y hoteles, principalmente. Sus piezas de mobiliario ostentan gran depuración formal.



Anabella Georgi: industria y artesanía


Selva, de Anabella Georgi, exhibida este año en “Salone Satellite. 20 years of new creativity”


Anabella Georgi se graduó de comunicadora visual en Prodiseño. No obstante, se dedica principalmente a la concepción de objetos: “Cuando estudié en Prodiseño, a pesar de que te graduabas de Comunicador Visual siempre vi diseño tridimensional, y en los últimos dos años tomé la electiva de diseño industrial. Todas mis bases de diseño son de la escuela, fue una educación muy completa que te daba unas bases fuertes que te permitían explorar otras áreas del diseño.

Miss Delta Amacuro 
Luego de trabajar varios años como diseñadora gráfica, se cansó de estar sentada frente a la computadora ocho horas al día, y comenzó a desarrollar en Venezuela una línea de carteras y accesorios, luego pasó a crear muebles. Es interesante ver cómo dos campos distintos del diseño se interceptan y dialogan en su trabajo: “Mis diseños tridimensionales siempre han estado influenciados por la visualidad, puedes ver en ellos líneas, puntos, planos y ritmos gráficos”, asevera.

Anabella Georgi fue invitada por primera vez al Salone Satellite en el 2009. En el 2012 repitió la experiencia junto a María Antonia Godigna y este año participó nuevamente en la muestra “Salone Satellite. 20 years of new creativity”, que contó con la curaduría de Beppe Finessi.


En su primera experiencia entendió cómo funciona la industria del mueble internacional, hizo amigos con los que coincidió posteriormente en otras exposiciones como New Territories del MAD Museum de New York, Design Boom en Puerto Rico e Inventory en el Art Basel de Miami, logró que sus piezas fueran reseñadas en revistas como Bazar Italy y que la contrataran para desarrollar varios proyectos. 


Las propuestas llevadas por Anabella Georgi a Milán han presentado una fuerte carga artesanal, lo cual es congruente con la fuerte inclinación latinoamericana a mezclar lo industrial con lo artesanal. En el 2012 presentó los asientos Miss Tucupita y Miss Delta Amacuro que formaban parte del proyecto Fibra y en la edición especial del vigésimo aniversario exhibió la silla Selva, elaborada con un tejido de cuero y fibra de moriche sobre una base de tubo metálico. Al respecto señala: “Mis diseños siempre han estado influenciados por lo artesanal, siempre llevan una parte hecha a mano que les da calidez y que expresa parte de la cultura de Venezuela”.

Para ella definitivamente hay un antes y un después: “El Salone Satellite te da seguridad porque compruebas que tus piezas tienen algo que aportar, que uno como diseñador tiene algo distinto que decir y que puedes ocupar un puesto a nivel mundial. Te abre el camino a un mercado internacional, te das cuenta que en Venezuela hay mucho talento y que el diseño venezolano puede tener un puesto a nivel internacional.

Más info: