Diseño en Venezuela

domingo, 15 de julio de 2018

UN DOCUMENTAL INICIA LA EXPLORACIÓN DE LA HISTORIA DEL INSTITUTO DE DISEÑO NEUMANN

Compartiendo con los profesores Abilio Padrón y Ziad Hokche. Foto cortesía de George Dunia y Leonel Vera.

El audiovisual "IDD. La Semilla", explora en tono nostálgico, lo que fue el espíritu del Instituto de Diseño Neumann-Ince, en los testimonios de trece egresados. Aún falta mucho que revisar, así como reflexionar sobre lo que significó esta escuela para la Venezuela de su época y analizar el impacto de sus aportes a la educación y el ejercicio de las artes y el diseño. Por algún lado había que comenzar y ésta ha sido la mejor manera, por mi parte, espero revivir y continuar con la investigación, con el fin de abrir una exposición en el 2019.



El próximo año, la legendaria escuela pionera del diseño Bauhaus, cumplirá un siglo de haber sido fundada y los alemanes se han estado preparando para celebrarlo por todo lo alto. De esta institución se han escrito varios libros que exploran su producción y aportes.

Muy al contrario, la historia de la primera escuela venezolana, el Instituto del Diseño Neumann (IDD), que abrió sus puertas en 1964 y las clausuró en 1995, aún no ha sido estudiada a profundidad, ni escrita formalmente.

No obstante, hay que mencionar que en el año 2014, para conmemorar los 50 años de inauguración del IDD, el desaparecido profesor Juan Carlos Darias tuvo la iniciativa de organizar una pequeña muestra retrospectiva en su Galería del Diseño Venezolano.

Por su parte María Emilia Castellet y Eddy Reinoso han continuado la tarea en el documental Instituto de Diseño. La Semilla, que realizaron como tesis de grado para optar por la licenciatura en Artes, mención Diseño, en la Universidad Arturo Michelena de Valencia.

Los tesistas, que obtuvieron el reconocimiento de excelencia en su defensa, fueron guiados por los tutores Eduardo Sánchez, que es diseñador gráfico, y el productor de cine César Ramos.


Annella Armas. Foto cortesía de Eddy Reinoso y María Emilia Castellet.

En pantalla aparecen los testimonios de trece egresados, algunos de ellos también fueron docentes en el IDD: Annella Armas, Alvaro Sotillo, Jaime Cruz, Carlos Rodríguez, Santiago Pol, George Dunia, Leonel Vera, Rosana Faría, María Fernanda Sosa, Ricardo Benaím, Carolina Arnal, Waleska Belisario y Ziad Hokche, quienes respondieron 8 preguntas que los llevó a relatar cómo nació el instituto, cómo era su cotidianidad académica y quiénes fueron las personalidades ligadas al mismo.

Cuentan Reinoso y Castellet que el título La Semilla se extrajo de la entrevista realizada a Carlos Rodríguez: “Nos pareció coherente el nombre, porque él mencionó que la escuela era la semilla de un visionario llamado Miguel Arroyo, y precisamente eso fue para la formación de los diseñadores en el país, así como el documental es también es la semilla de una investigación que pretendemos profundizar y ampliar”.

Jóvenes interesados por la historia

En el campo del diseño venezolano se suele rememorar al Instituto de Diseño Neumann como un ejemplo de la formación de alta calidad que emergió en un país próspero ansioso de progreso. La nostalgia por lo perdido expresada por muchos adultos ha motivado la curiosidad histórica en muchos jóvenes que no vivieron los “buenos tiempos” en los que una idea nacida en el círculo cultural caraqueño pudo materializarse gracias al respaldo de un empresario visionario como lo fue Hans Neumann en unión con el naciente Instituto Nacional de Capacitación y Educación (Ince), por parte del Estado venezolano..

Eddy Reinoso y María Emilia Castellet

Comenta Eddy Reinoso que a él y su compañera de equipo siempre les llamó la atención la historia del diseño venezolano. “Nos interesaba mucho conocer de dónde venían las primeras generaciones de diseñadores hasta que dimos con la Neumann, eso fue como a mediados de la carrera, y por eso cuando nos tocó hacer nuestro trabajo de grado decidimos profundizar la investigación sobre esa escuela. Además, estos momentos que nos ha tocado vivir tan complejo en torno a lo que significa la formación académica, hizo que la Neumann nos pareciera fascinante”.

Por su parte, María Emilia Castellet indica que el documental muestra lo que significó estudiar en el instituto. “Para ello también construimos una línea del tiempo donde ubicamos a estos personajes para darle contexto a sus narraciones y anécdotas”.

Los jóvenes tesistas resaltaron que el hallazgo que más los impactó fue constatar la cantidad de personalidades influyentes de la cultura venezolana del siglo pasado que hicieron vida académica en el IDD como docentes. En sus aulas dieron clases Guillermo Meneses, Hanni Ossott, Aquiles Nazoa, La Nena Palacios, Gego, Gerd Leufert, Nedo, Jesús Emilio Franco y Alirio Palacios, entre otros. “Eso para nosotros fue importantísimo”, reconoce Reinoso, a quien también lo sorprendió descubrir que en los años 70 y aún en los 80, el IDD poseía excelente reputación entre escuelas estadounidenses como Parsons o el Rhode Island School of Design. 

                    
Otros testimoniantes: Jaime Cruz, actual director de Prodiseño. 
Waleska Belisario y Carolina Arnal, socias de ABV Diseño.

María Emilia Castellet dice que ella y su compañero pretenden darle continuidad a la investigación, “porque el material que se obtuvo en las entrevistas fue importantísimo, pero por el factor tiempo para el desarrollo y entrega de la tesis tuvimos que ser muy rápidos en la selección del material y la edición, sin embargo, estas entrevistas no se van a quedar guardadas, sino que crearemos una plataforma para difundirlas en internet”.

Presentación íntima

El sábado 7 de julio de 2018 una vuelta de tuerca hizo que este documental no pudiera presentarse en la Librería Lugar Común de Altamira. Lo desafortunado de la situación es que el local no dio la explicación adecuada a quienes quedamos embarcados, porque simplemente trancó su santamaría. Desde afuera algunos llegamos a ver a través de la vidriera a una señora rodeada por varios tobos, secando el suelo inundado.

Después de esperar infructuosamente que alguien se asomara a pedir disculpas a los autores (que hicieron el esfuerzo de viajar a Caracas desde Valencia), a Rosana Farías se le ocurrió la idea de invitar a ver el documental en su casa. Entonces, un pequeño grupo pudimos disfrutarlo y comentarlo brevemente.

El "petit comité" que disfrutamos el documental. Esperamos anunciar pronto su proyección en Caracas.


Continúa la investigación sobre el IDD

Con el ánimo de continuar rescatando el legado del Instituto de Diseño, se ha formulado el proyecto La Neumann, que pretende producir una exposición retrospectiva en el Centro Cultural UCAB en el 2019.

La idea es que como complemento de la muestra surjan también recursos de consulta que puedan ser vistos y descargados gratuitamente en la web y si se consiguen los recursos económicos suficientes, se imprima un buen catálogo. El principal objetivo es revisar la trayectoria de nuestra escuela pionera del diseño realizando una línea cronológica que nos permita conocer sus etapas, principales acontecimientos y completar el mapa de personalidades no mencionadas en el documental como Hans Neumann o John Lange, por un lado, mientras que por otro deseamos realizar la lectura analítica sobre sus aportes a los campos laboral, creativo y educativo en nuestro país.

Para el proyecto requerimos contactar a ex profesores y egresados, con el fin de compartir ideas que enriquezcan el proyecto, conocer el paradero de documentos y piezas elaboradas como ejercicios académicos, digitalizar fotografías, establecer contactos con personalidades-clave, así como obtener otras colaboraciones para materializar el proyecto.

La principal dificultad para estudiar el IDD es que sus archivos desaparecieron, por lo que desde ya se sabe que hay que tocar distintas puertas para ir recopilando la información necesaria.

Lo interesante es que el proyecto La Neumann cuenta con 11 entrevistas transcritas que se realizaron entre los 2003 y 2005. Entre ellas se cuentan algunos protagonistas que ya han fallecido, como Argenis Madriz, Cornelis Zitman y José Antonio Quintero, o que han emigrado, como Jacinto Salcedo.


Para obtener más información sobre el proyecto expositivo La Neumann, están disponibles los correos perezurbaneja@gmail.com./ mapoarte@gmail.com. Quedamos atentos a sus comentarios y aportes.

lunes, 2 de julio de 2018

GEGO EN LA CARPINTERÍA GUNZ

Gavetero Caoba. Las imágenes fueron extraidas del catálogo de venta de la Carpintería Gunz, circa 1942.

Por Jessica Yannone

La historiadora Jessica Yannone investigó sobre el trabajo de Gego como diseñadora industrial. Le doy la bienvenida a su colaboración. 




Existen innumerables investigaciones sobre la vida de la artista Gego, específicamente en los campos de la gráfica, el dibujo, la escultura y la arquitectura. Sin embargo, se aprecia un gran vacío de su faceta como diseñadora industrial entre 1940-1944 en el Taller Gunz.

Gego nació en Hamburgo, Alemania, el 01 de agosto de 1912, en el seno de una familia de banqueros judíos. El nombre "Gego", es la abreviación de Gertrud Louise Goldschmidt. A lo largo de su vida, ella nunca confesó la historia detrás del origen de este nombre que fue revelado en los años posteriores a su muerte. Para muchos era un pseudónimo artístico deliberadamente confeccionado, pero en realidad nació de un juego de la infancia con su hermana Hanna.

Fue educada en la Escuela pública de Grindelberg, luego estudió en el Colegio de Señoritas de Margarethe Mittel en Hamburgo. Desde su infancia escribía poemas, cuentos cortos y los ilustraba en sus cuadernos escolares. A los 16 años, terminó el bachillerato con un tutor en casa de sus padres.

En 1932 decidió estudiar Ingeniería, mención Arquitectura, en Technische Hochschule en Stuttgart (Universidad de Stuttgart); pero pudo asistir a Technische Universität de Berlín, donde su tío Adolf Goldschmidt daba clases de Historia del Arte.

Producto de la persecución Nazi, vio partir a toda su familia debido a los acontecimientos políticos y fue la última en salir de Alemania. En 1938, obtuvo su título universitario, después de realizar un proyecto final para un Internado de Emigrantes en Kent, Inglaterra, tutoreado por su maestro Paul Bonatz, quien le sugirió abandonar Alemania pronto.



Costurero en caoba de estilo constructivista

Luego de una travesía por Inglaterra, finalmente llegó a Venezuela en 1939, gracias a la oferta de trabajo ofrecida por los empresarios Walter Salomón y Carlos Corao. En 1940, Gego se casó con el empresario alemán Ernst Gunz. La pareja se instaló en los Jardines del El Valle e inauguraron un pequeño taller de fabricación de muebles llamado Taller Gunz, empresa familiar que dio empleo a una docena de carpinteros.

Para 1942, esta empresa tenía un catálogo de muebles, sillas y lámparas. Decidieron participar con sus productos en la Feria Industrial de El Paraíso que fue ambientada al estilo Art Decó, realizada al sur de la Av. Páez, por lo tanto, su éxito de producción se debió a que las importaciones estaban paralizadas por la guerra en Europa.

A simple vista la creación objetual de Gego resulta atractiva, funcional y moderna. Desde las formas rectilíneas y mínima ornamentación, pudo reinterpretar las formas y diseños clásicos con códigos contemporáneos haciendo referencia a las vanguardias plásticas. Cabe destacar, el valor artesanal de la creación del mobiliario; ya que pasaba por un proceso “hecho a mano” donde la intervención mecánica no era tan agresiva. 


Lámparas de techo de tres, cuatro y cinco tulipas.

Se puede apreciar la organización interna de los muebles como por ejemplo en la mesa-gavetero, en la que los cajones o estanterías son de tamaños variados, para así guardar diferentes objetos sin desperdiciar espacio, además de estrechar la relación entre funcionalidad e interacción humana.

El taller solo funcionó durante cuatro años: desde 1940 hasta 1944, cuando decide cerrarlo porque la fabricación en masa lo consideraba un trabajo rudimentario y tenía que dedicarle mucho tiempo; además, Gego se encontraba embarazada de su segundo hijo y decidió dedicarle más tiempo a su familia. A pesar de esta decisión, nunca dejó de diseñar mobiliario para su uso personal, desde estanterías, camas, mesas, sillas y repisas.



Silla diseñada por Gego, fabricada en la Carpintería Gunz.

    

Esta exploración fue posible gracias al archivo fotográfico de la artista protegido por la Fundación Gego y por supuesto, el empeño en rescatar la memoria gráfica e industrial venezolana de la profesora Elina Pérez Urbaneja a través, de su cátedra Historia del Diseño Gráfico e Industrial en Venezuela, dictada en la Maestría de Artes Plásticas (UCV).


Más Información: http://fundaciongego.com/

lunes, 25 de junio de 2018

UCV y MASISA; ACADEMIA Y EMPRESA SE ALÍAN EN CURSOS DE DISEÑO Y MANUFACTURA DE MUEBLES


El trabajo colaborativo en el diseño es pertinente, pero  en tiempos de crisis es fundamental. 


Las crisis pueden paralizar o pintar oportunidades. En el caso de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela (FAU-UCV), la situación del país, lejos de detenerla, ha impulsado a su cuerpo directivo y profesoral a buscar opciones para mantener sus actividades docentes, de investigación y extensión. Es así como para el área de extensión se han desarrollado durante los años recientes algunos cursos teórico-prácticos, en alianza con empresas privadas.

El Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa fue el evento que abrió las puertas a la colaboración técnico-académica. Esta bienal latinoamericana que convocó a los alumnos de arquitectura, ingeniería y diseño industrial en nuestro país, dio pie para que la empresa ofreciera su colaboración a las universidades y escuelas. De hecho, recuerda la profesora Vivian Florindez, actual Coordinadora de Extensión de la EACRV-FAU UCV: “Iniciamos la relación cuando estaba Valeria Foi en la Gerencia de Mercadeo de MASISA. Ella tenía una visión bastante amplia de lo que ocurría en nuestras instituciones de educación superior y lo que MASISA podía aportar”.

En los años recientes hemos sido testigos de la descapitalización de talento humano en nuestras universidades, tanto a nivel profesoral como estudiantil. Esta es una de las razones por las que a la Facultad de Arquitectura le está costando abrir materias electivas.

“Ante la necesidad de ofrecer asignaturas electivas y optativas para que los muchachos cubrieran sus créditos, en el 2016, cuando la FAU cumplió 75 años se nos ocurrió proponer a la Directora de la Escuela de Arquitectura “Carlos Raúl Villanueva”, Prof. Ariadna Santacruz conversar con diferentes empresas afines a la arquitectura y construcción, para que nos ayudaran a abrir cursos cuyos contenidos académicos fueran dictados entre los facilitadores de la empresa y los docentes de la Facultad. De esa manera nacieron dos electivas: la de “Práctica de Instalaciones Sanitarias” y la de “Construcción de Artefactos en Madera”, explica la arquitecto Florindez.




La electiva de Instalaciones Sanitarias inició con la participación de Pavco, Fundición Pacífico, Prosein y Vencerámica, quienes adicionalmente financiaron la elaboración de un exhibidor didáctico, en el cual invitaron a MASISA a incorporar el mobiliario de cocina y baño como complemento a las instalaciones exhibidas. Simultáneamente, se dictó la electiva “Construcción de Artefactos en Madera” con MASISA, la cual apoyó con charlas técnicas dictadas por el personal de la empresa, así como ofreció los materiales y el acompañamiento técnico para la construcción de los diseños realizados por los estudiantes durante el semestre.

De esa primera experiencia resultaron mesas, sillas y lámparas fabulosos, recuerda Florindez.


La asignatura se abrió por segunda vez en 2017, pero su desenvolvimiento fue accidentado debido a las protestas que sacudieron al país durante el primer semestre. No obstante, al final del período académico, se produjeron algunas piezas que lograron ser ensambladas por los estudiantes con las láminas de MDF en crudo que MASISA entregó cortadas.

De esas experiencias y el taller “Aprender a enseñar carpintería moderna” que la FAU UCV creó para los Centros de Formación en Emprendimiento del Mueble MASISA que organiza la ONG Trabajo y Persona en diferentes partes del país, fue que finalmente surgió el Programa Académico de Diseño y Manufactura de Mobiliario Moderno en Madera, estructurado como 7 cursos de 16 horas que pueden tomarse por separado como cursos de extensión. Los mismos están en vías de convertirse en un “diplomado que animará este noviazgo entre la FAU y MASISA que quiere convertirse en matrimonio”, dice la arquitecto Vivian Florindez divertida.

Para crear muebles modernos



Entendiendo el mueble moderno como RTA (Ready To Assembly) o “listo para armar”, se han creado estos cursos o módulos que abordan temas distintos, planteando en su totalidad las nociones fundamentales para conceptualizar, diseñar y fabricar.

 

  1. El primer módulo trata sobre Ergonomía del mobiliario, el cual imparte los principios de ergonomía y antropometría para adecuar el mobiliario a las personas.
  2. El segundo módulo es Diseño funcional y estético del mueble, que permite al participante desarrollar las capacidades para visualizar un objeto antes de haberlo construido, sobre las bases de los principios de utilidad, funcionalidad y estética.
  3. Dibujo y planimetría del mueble contemporáneo enseña la aplicación de técnicas de representación gráfica para la elaboración de un plano de diseño industrial para la fabricación de mobiliario.
  4. Emprendimiento de PyMEs fabricantes de mobiliario es el módulo para conocer los principios de administración y gerencia de empresas y proyectos relacionados al mueble y la madera.
  5. Calidad técnica y manufactura del mueble moderno en madera, se dirige a desarrollar competencias en las áreas técnica y de sistemas de construcción, para el aprovechamiento del material y el ensamblado de las piezas.
  6. Materialidad y productividad para mobiliario en madera, explora el sector productivo y comercial de la madera, y aborda el diseño industrial, el mercadeo, fabricación y comercialización a gran escala de mobiliario.
  7. CAD/CAM para la carpintería moderna, es el módulo de cierre, que se refiere al dibujo digital a través del estudio de diferente aplicaciones que permitan la representación gráfica y el manejo constructivo de los muebles.
Actualmente se están dictando 5 módulos individuales del total de 7, como cursos de extensión con posible acreditación como optativas que apuntan hacia el diplomado, en el cual el workshop “El mueble moderno” en alianza con MASISA, por los momentos está dirigido solo a los estudiantes de la FAU, cuyo objetivo es conocer los productos de MDF y MDP, así como los principios de diseño y las técnicas de construcción del mueble moderno en madera, culminando con el ensamblado del exhibidor didáctico auspiciado por MASISA en el Laboratorio de Construcción de la Escuela.



Al fin y al cabo, para Vivian Florindez, “la idea es formar profesionales en el área de equipamiento arquitectónico, con visión en el diseño, innovación, manufactura o emprendimiento en el mueble moderno en madera, para abrir en un futuro, opciones laborales en empresas nacionales o en grandes fábricas de muebles RTA internacionales como IKEA. Intentamos en la Universidad mantener la calidad de nuestra enseñanza a pesar de la situación del país. Afortunadamente, para ello hemos contado con el respaldo de empresas que si bien hacen mercadeo académico, han sido sumamente receptivas con el apoyo técnico requerido por nuestros estudiantes y son totalmente respetuosos de los contenidos que los docentes desarrollan, tal y como ha ocurrido durante varios años con MASISA”.

Más info:

Instagram: @masisa_venezuela


martes, 12 de junio de 2018

APORTES DEL ARTISTA PLÁSTICO PEDRO ANGEL GONZÁLEZ AL DISEÑO GRÁFICO



Hay algunos "vacíos" en la historia del diseño gráfico venezolano como la revisión del aporte de los artistas plásticos al ejercicio del oficio a principios del siglo XX, específicamente entre 1900 y 1949.


Este post es apenas un asomo informativo sobre lo que ha sido el aporte del artista margariteño Pedro Angel González al diseño gráfico de nuestro país. Para ello recopilé los escasos datos desperdigados aquí y allá y les presento algunas imágenes, la mayoría tomada del catálogo de la Megaexposición I que se llevó a cabo en 2003. En la sede neoclásica del Museo de Bellas Artes (en aquel entonces ocupada por la Galería de Arte Nacional) se exhibieron estampas de sellos y planchas metálicas creadas por él a partir de 1936, año en el que empezó a trabajar como dibujante y litógrafo en la fábrica de envases de hojalata Domínguez y Cía (identificado en las imágenes como D & Cia.), en la que permaneció durante 20 años realizando diseños de etiquetas -disciplina denominada labeling-, para productos comerciales como café El Negrito, aceite Diana, galletas La Favorita, manteca Los tres cochinitos y los aceites comestibles Branca y El Rey.


 
Ya en 1925 había comenzado a hacer dibujos para etiquetas y propagandas realizadas en la Tipografía Americana, imprenta de Raúl Santana, quien había aprendido grabado en España y fotograbado en Estados Unidos; éste contrató al joven González para realizar dibujos para etiquetas, a lo que González se dedicó durante ocho años. Allí aprendió impresión litográfica, tipográfica y offset. Posteriormente ingresó al gremio de litógrafos. 

La posición crítica ante su trabajo artístico, y una crisis generada por su incomprensión del arte moderno, alejó a Pedro Angel González de la pintura entre 1928 y 1937.

Sin fecha. Estampa de sello, colección Moros Fernández.

Con un importante bagaje en las artes gráficas, Pedro Angel González asumió el cargo de director del taller de grabado en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas durante 17 años. Dirigió esta institución entre 1959 y 1960.

Falleció en Caracas en 1982. En 1942 obtuvo el Premio Nacional de Pintura en el III Salón Oficial de Arte Venezolano; entre otros reconocimientos.

En el catálogo de la Mega I hay 5 estampas de sellos y tres matrices metálicas de impresión.

Fotos: Carlos Lozada

Fuentes

Arte Venezolano del siglo XX. Mega Exposición 2003-2004. Tomo 2, Ministerio de la Cultura / CONAC

viernes, 8 de junio de 2018

LA HEMEROTEKA QUE RESCATA LA GRÁFICA DE LA MOVIDA MUSICAL VENEZOLANA



Dos diseñadores venezolanos residenciados en el exterior: Mad Kick y Threz, con la nostalgia como consigna, crean un gran archivo de memorabilia llamado Hemeroteka.


A principios del 2017 circuló a través de las redes sociales una convocatoria titulada “Hemeroteka”, que invitaba a los diseñadores y artistas a que enviaran los volantes digitales creados para promover la escena musical venezolana desde el año 2000 hasta aquel momento.

Los responsables de la iniciativa fueron José Henrique De Freitas, conocido en el mundo creativo como “Mad Kick” junto a Luis Palencia, “Threz”, venezolanos de emigración reciente a los Estados Unidos, quienes participaron en la movida gráfica que le dio un rostro peculiar a los eventos –primordialmente juveniles– realizados en diferentes puntos de la geografía nacional.

La convocatoria fue exitosa, al punto de recibir más de mil “flyers”: “Recibimos piezas de fiestas rave en Santa Elena de Uairén y también de los páramos andinos, hasta sesiones de electrónica fusionadas con cuatro en Barinas o importantes escenas musicales establecidas como el Reggae en Maracay, el metal en Valencia y el pop rock en Anzoátegui”, informa De Freitas desde su residencia en Nueva York.

Esta recopilación que ofrece un amplio universo visual comienza este año una nueva fase, la de difusión, con la creación de un blog, podcasts y una futura edición impresa en la que se plasmarán archivos audiovisuales que permitirán a las próximas generaciones de creativos e interesados, conocer el imaginario cultural construido a partir de nuestra movida musical.


Gráfica para la música


Según Mad Kick, Hemeroteka se empeñará no sólo en rescatar el pasado y exaltar la nostalgia por los tiempos en los que no nos enterábamos que éramos felices en Venezuela, sino que también se aborda el presente por medio del seguimiento de los diseñadores gráficos que les envían materiales de cualquier parte del planeta.




“Para nosotros la convocatoria fue un éxito y superó las expectativas, obtuvimos una muestra bastante amplia y variopinta a nivel gráfico, pero más interesante aún fue apreciar la diversidad de eventos y géneros que se han llegado a cubrir: Desde las clásicas escenas alternativas de Rock, Punk, Electrónica, Reggae, Hip Hop o Indie, hasta toques acústicos, festivales musicales en el llano venezolano, sesiones de Jazz o conciertos multitudinarios de bandas establecidas”, relata el entrevistado con entusiasmo.

Los creadores de Hemeroteka han realizado una curaduría de las piezas recibidas, organizándolas según año, técnica, diseñador y lugar de proveniencia, para después contrastarlas con el contexto. En dicho proceso han caído en cuenta de que en la escena musical de principios del presente siglo ha sido relevante la figura del “crew o colectivo creativo”, muchos de ellos desaparecidos en la actualidad.

Al apreciar la totalidad de volantes es interesante notar algunos aspectos estilísticos y de producción gráfica. Por ejemplo, es curioso que entre las piezas elaboradas del 2000 al 2002 predominara el blanco y negro, atribuible a que los organizadores de los eventos eran principalmente estudiantes que recurrían a la fotocopia como forma de reproducción económica y a que en aquellos momentos el acceso a internet era restringido.




De Freitas también se percató que entre 2005 y 2009 predomina la ilustración, quizás por la incorporación de la “wacom” como herramienta que ha permitido llevar al formato digital las destrezas de la “mano alzada”, cuyos resultados contrastan con los obtenidos por los programas vectoriales inmediatamente anteriores.

Una propuesta que corrió entre el 2009 y el 2012 fue la de rescate de la música electrónica “ghetto” de los barrios caraqueños, conocida como “Changa Tuky o Raptor House” en la que Mad Kick participó directamente diseñando los flyers y la gráfica para los eventos del colectivo audiovisual Abstractor: “Para la movida tuky manejé una estética de vanguardia para la que tomé códigos propios de la vestimenta de los Dj’s y los bailarines, en colores fosforecentes, lentes y gorras. Gráficamente reflejé el estilo de estas tribus urbanas en carteles y volantes digitales e impresos”, relata.

La heterogeneidad de formas y estilos musicales se reflejan en Hemeroteka, lo cual evidencia el carácter híbrido propio de la identidad venezolana, que bebe de aquí y de allá según las tendencias internacionales, y es quizás esa cualidad la que facilita la inserción laboral fluida de los diseñadores venezolanos en otros países.


Hemeroteka tendrá su blog


Por los momentos se pueden apreciar los adelantos de Hemeroteka en Facebook e Instagram. No obstante, “es un proyecto en movimiento que se ha expandirá a las distintas plataformas digitales de difusión, con la finalidad de compartir la mayor cantidad de información posible. Para este momento estamos enfocados en la edición de un blog que incluye artículos y reseñas relacionados a la música, cultura y diseño, en el cual tendremos redactores e invitados que nos contarán sus experiencias, anécdotas u opiniones en relación a estas escenas. Con este blog también buscamos que se conozca el éxito que han tenido muchísimos venezolanos dentro y fuera del país, así como también poder recrear a través de artículos y fotorreportajes diferentes historias y memorias”, cuenta José Henrique De Freitas.


En paralelo crearán el podcast “Hemeroteka radio”, “en el cual realizaremos entrevistas a invitados tanto nacionales como internacionales, análisis e introspectivas. Al mismo tiempo, dedicaremos programas para hablar sobre eventos de diseño, música y arte en NYC, ya que quienes estamos detrás de esto actualmente vivimos y trabajamos en esta ciudad y nos parece importante mencionar un poco de lo que está sucediendo en este momento desde nuestra perspectiva como latinoamericanos. El formato se podrá ver a través de Youtube y ser escuchado en Spotify o iTunes. Finalmente y en un tono más fresco, realizaremos una serie de mixtapes y playlist inéditos con Dj’s, artistas musicales y bandas invitadas, los cuales se podrán descargar desde nuestro website o escuchadas también vía Spotify y Soundcloud”, señala el diseñador y promotor del proyecto.

Por los momentos los volantes para la música acapararán la atención en Hemeroteka, pero más adelante el proyecto podrá abordar otros géneros gráficos como el branding, afiches o empaques de discos.

Hemeroteka servirá como un catalizador de la gráfica musical venezolana mostrando exponentes, curiosidades y anécdotas. Permitirá conocer de la mano directa de sus protagonistas, sus motivaciones, opiniones y un acercamiento personal a sus proyectos. 

Donde encontrarlo

Facebook: https://www.facebook.com/hemeroteka

Instagram: @hemeroteka

Publicado en El Universal el viernes 2 de febrero de 2018.