Diseño en Venezuela

lunes, 24 de abril de 2017

Dos noticias: TALLER DE LETTERING EN VALENCIA Y CONCURSO COEXISTENCIA 2017



El lettering despierta entusiasmo en el mundo gráfico y afortunadamente han habido entusiastas del mismo en Venezuela, que a fuerza de estudio y práctica han aprendido e imparten sus conocimientos, como Andrea Facenda y Valentina Franquet en la capital del estado Carabobo.


El sábado 13 de mayo se llevará a cabo Lettering: Un taller para dibujar letras, que constará de dos partes dictadas en una jornada por las instructoras Valentina Franquet y Andrea Facenda, diseñadoras gráficas egresadas de la Universidad Arturo Michelena.
De 9 de la mañana a mediodía se impartirá predominantemente la teoría, acompañada por algunos ejercicios para explicar puntos como la legibilidad de la letra, la letra como pretexto decorativo y su propósito comunicacional, métodos de construcción y deconstrucción, la letra como marca y/o elemento compositivo en un cartel y sus consideraciones, materiales y referentes nacionales e internacionales.
El segundo bloque transcurrirá entre 1 y 4 de la tarde para llevar a la práctica los puntos aprendidos en la mañana, en los que se contará con el apoyo de las instructoras con el fin de enfocarse en la creación con formas existentes y deconstrucción de la letra. De igual manera cada alumno desarrollará un proyecto final como resultado del aprendizaje obtenido en la jornada.
Este taller se dirige a estudiantes y profesionales del diseño gráfico y afines. En él se entenderán los usos estético y comunicativo del lettering en conjunto y se proporcionará a los diseñadores métodos prácticos que los dirijan a la experimentación con objetos cuya forma, textura y color los reten a salir de su zona de confort, a la vez que se respeten el cuerpo de los caracteres.
Las inscripciones están abiertas para un grupo limitado de 10 personas.
Lugar: C.C. Patio Trigal, módulo 1, mezzanina, oficina 1A-11. Trigal Norte.

Más info sobre costos e inscripciones

Instagram: @andreafacendaf / @vfranquet por mensaje privado.

Email: andreavff@gmail.com / valentinafc@gmail.com

Abre la octava Convocatoria


Durante ocho años consecutivos, la organización sin fines de lucro Espacio Anna Frank ha abierto la convocatoria al Salón Nacional de la Coexistencia que inició con Diseño Gráfico, la edición pasada agregó Fotografía, y a partir de este año, Arte Urbano, a través del graffiti.
La iniciativa busca propiciar el encuentro de diversas corrientes culturales y educativas del país, centradas en divulgar con mayor amplitud el significado y la aplicación del término coexistencia, con los medios y recursos presentados por los participantes. El propósito del concurso es el rescate y divulgación de los valores humanos, en uso de la conciencia ciudadana y la libre expresión. El tema que inspira la edición de este año se resume en el eslogan Respetarnos es coexistir.
La convocatoria se inició el pasado 6 de abril y se extenderá hasta el 25 de junio de 2017, para que un jurado calificado en cada una de las categorías emita su veredicto el 21 de julio. Los participantes para las tres categorías han de ser venezolanos, mayores de edad, residenciados en el país o en el exterior (en el caso de la categoría Arte Urbano, los participantes necesariamente deberán estar residenciados en Caracas). Sus propuestas deben ser inéditas y cumplir a cabalidad con las bases del concurso, disponibles en la página web de Espacio Anna Frank.
Se reconocerá un mínimo de doce propuestas por categoría y habrá un premio único de 500 dólares para cada una. Esta tarea corresponderá a un jurado de destacados profesionales y artistas: en Diseño Gráfico, Waleska Belisario, John Moore, Carlos Rodríguez, Kathiana Cardona y Yessica Silvio; en la categoría Fotografía, Fran Beaufrand, Ángela Bonadies, Ricardo Jiménez, Arlette Montilla  y José Ramírez; y en la categoría Arte Urbano, Romanok, Gala Garrido, Félix Suazo, Humberto Valdivieso  y Domingo Villalba.
El año pasado obtuve los catálogos producidos para cada edición, la cual pulsa parte del quehacer del diseño gráfico venezolano en la categoría del cartel social.
Info sobre bases
Facebook: Coexistencia Concurso
Twitter: @coexistenciaeaf
Instagram: @espacioannafrank.

domingo, 16 de abril de 2017

CÓMO COBRAR: EL DOLOR DE CABEZA DE LOS DISEÑADORES


#JuevesDeDiseñoVenezolano. Diseño de Ermitaño Gráfico

Desde que me sumergí en el diseño venezolano he notado un dolor de cabeza crónico: el cuánto cobrar. Cuantificar servicios basados en el intangible “creatividad” es un dilema irresoluto, pero no crean que es nuestra exclusividad. Haré un breve recuento de los antecedentes de este problema y consulto a dos profesionales que están presentando propuestas recientemente.


En un año que suena tan lejano como 1989 se conformó la Sociedad de Diseño como “una agrupación voluntaria y cordial que se propone reunir a todos los diseñadores gráficos de Venezuela, graduados o no, que tengan suficiente experiencia en el ramo para considerarse profesionales”. Esa fue una iniciativa gremial que en 1992 lanzó unas tarifas mínimas de referencia que cubrían la amplia gama de servicios asociados al diseño.
No tengo idea por qué la Sociedad de Diseño se disolvió, no obstante, la pequeña publicación quedó como prueba de su existencia, además de evidenciar que sus integrantes se fajaron a investigar, recopilar y ordenar detalladamente la información sobre los costos vigentes en aquella época.


Mucho más adelante, ya en el siglo XXI, conocí dos propuestas que también apuntaron a resolver el mismo problema: Creatividad al Precio Justo, llevada adelante por LuE, diseñador egresado de la Universidad de Los Andes. LuE desarrolló una investigación en base a encuestas a través de las que consultó a sus colegas sobre el valor mínimo de su trabajo, tomando en cuenta las condiciones de diferentes partes del país. Con dicha data planteó tablas de precios mínimos.
Entre 2013 y 2014 Rafael Juárez lanzó talleres y charlas bajo el título 15 cosas que no te enseñaron en el instituto, entre los que consideraba el cuánto y cómo cobrar, yendo desde la elaboración del presupuesto hasta la facturación.
Hace dos semanas, en #JuevesDeDiseñoVenezolano formulamos el debate sobre los costos del diseño por las redes sociales, y reconfirmamos que la desorientación y las dificultades se han acentuado a consecuencia la devaluación del bolívar, el control de cambio y la inflación. Por otro lado, quienes aportaron su opinión, coincidieron en la importancia de capacitar a los diseñadores para mercadear su trabajo adecuadamente y los desequilibrios que ocasionan quienes cobran honorarios irrisorios, que deprecian el valor del trabajo del diseñador.

Buenos creando, malos cobrando

Las propuestas de Julio Díaz Granados, Jorge Castrillón y Daniel Vargas son de data reciente: Costos y ventas para creativos y diseñadores, Comunicadores Visuales de Venezuela y la aplicación Tigrenator, respectivamente.

Señala Julio Díaz, egresado del IDDAR y fundador de la agencia Kreaktium, que la sensibilidad hacia el tema le surgió a mediados de los años 90, cuando dictó la materia “Gerencia aplicada al diseño”. En la misma se dio cuenta de que a los alumnos se les enseña a ser excelentes creativos, “pero carecen de formación en área comercial, la venta y las facultades de negociación y persuasión”.
Por su lado Jorge Castrillón, diseñador egresado de la ULA coincide en parte, al indicar que la idea de fundar Comunicadores Visuales de Venezuela nació a raíz de “salir a un mercado laboral sin preparación para ello, es decir, preparados como creativos, pero no para gerenciar nuestro talento. Carecemos de un colegio y de conocimientos administrativos y gerenciales”.

Los problemas detectados

Julio Díaz, esboza a grandes rasgos tres problemas:
  • Los que aprovechan el talento y quieren pagar poco: “últimamente hay paisanos que están fuera de nuestras fronteras que se aprovechan de las capacidades creativas de mis colegas, teniendo de márgenes de ganancia de hasta un 1000% de lo que aquí se hace”.
  • Los que son creativos talentosos, pero no tienen idea de cómo ni cuánto cobrar, y mucho menos vender:  Sobre todo esta dificultad se concentra en la población más joven.
  • Los que cobran muy bajo para acaparar mayor volumen de mercado: “Cada quien es libre de cobrar lo que le parezca, sin embargo en este punto tengo mis serias observaciones, Aunque las ventas por volumen, son una estrategia eficientes de vieja data para lograr buenos márgenes de ganancia, en diseño y creatividad es algo que no comparto. Para esto siempre recurro a 2 frases contundentes, "Si cobras poco, nunca te faltará trabajo", pero te faltará dinero y la otra "que te busquen por bueno y no por barato".
Jorge Castrillón aprecia la situación desde otra óptica, considerando las siguientes dificultades:
  • La falta de marco referencial para cotizar los servicios creativos.
  • No saber la diferencia entre precio/valor.
  • La falta de educación sobre la importancia de las profesiones creativas por parte de los clientes.
  • Los diseñadores deben aprender a lidiar con los clientes.
  • El desconocimiento de los procesos creativos que suman en una cotización.
  • Conciencia sobre los aspectos administrativos, tales como impuestos, facturas, órdenes de pago/compra, etc.).

Las propuestas

Comunicadores Visuales de Venezuela se sustenta en la valoración de las profesiones creativas, y explica Castrillón que una de las formas de lograrlo es a partir de establecer precios referenciales basados en los costos operativos de un freelancer.
Próximo taller.

Díaz levantó en 2016 con Kreaktium el taller “Costos y ventas para creativos y diseñadores” que enseña a los participantes a cobrar por su talento, sin la necesidad de una tarifa o lista de precios. La propuesta está basada en la experiencia personal del tallerista, quien considera que un cliente “se quedará contigo en la medida que le cumplas, superes sus expectativas y uses criterios objetivos reales para colocarle precio a tu servicio, porque aporta solidez a tu profesionalismo”.

Recomendaciones para el entorno crítico

A todos los profesionales venezolanos nos está golpeando la crisis económica, por lo que le consultamos Julio Díaz y Jorge Castrillón qué aconsejan para disminuir sus embates. He aquí sus respuestas:
  • Estudiar al cliente, sus inquietudes, ver su nivel de compromiso y capacidades de honrar los compromisos financieros cuando sea el momento de cobrar.
  • Estudiar a la competencia y a los posibles aliados, sin ocasionar daños a otros. Es falso que como diseñador seas capaz de hacer todo bien a la vez, por lo que es mejor ser excelente en dos o tres cosas e incorporar aliados estratégicos para ampliar tu oferta de servicios con total transparencia.
  • Tener la iniciativa de reinventarse constantemente. Al respecto Julio Díaz apunta: “recordemos siempre que nuestra materia prima es la imaginación y eso no es algo que se consigue a la vuelta de la esquina”.
  • Las tarifas de Comunicadores Visuales de Venezuela manejan la variable inflacionaria que afecta los costos mensualmente. Sin embargo, Jorge Castrillón recuerda que la inflación no afecta en una misma proporción a todos los productos o servicios.
  • La honestidad juega un papel determinante. Julio Díaz indica que él es claro con el cliente si no está en capacidad de abordar alguna solicitud.

 Kreaktium
Web: http://kreaktium.com/
Twitter / Instagram: @kreaktium
Fuera de Venezuela:
Revista Graffica (España). El Negocio del diseño: https://youtu.be/PqLVpvdROks
Isidro Fernández. ¿Qué precio le ponen 88 creativos a un mismo proyecto? https://isidrofernandez.com/que-precios-ponen-88-creativos-un-mismo-proyecto/?platformtsuite







               

domingo, 9 de abril de 2017

“EL OBJETO QUE MÁS ME GUSTA DISEÑAR ES LA SILLA”


Mesa de centro Tepuy

Marc Flallo halló su vocación al trabajar con las maderas preciosas venezolanas. Se formó como carpintero asistiendo a Rudolf Stejskal, Emile Vestuti y Edison Daza en el taller de Casa Curuba en Quíbor hasta que obtuvo la experiencia suficiente para diseñar y producir con su propio estilo.


A mediados de los años ochenta, llegó a Venezuela como turista, y le gustó tanto lo que encontró  que echó raíces. En sus andanzas tempranas por estas tierras conoció al carpintero-ebanista de origen austríaco Rudolf Stejskal, quien vivía en Quíbor y estaba ligado al proyecto de la ya desaparecida tienda Casa Curuba.

El francés Marc Flallo es reconocido actualmente como diseñador y artesano de muebles en madera. Mientras asistió a Stejskal jamás utilizó una herramienta de carpintería, porque simplemente cargaba madera, lijaba, pero sobre todo, observaba el quehacer de Rudy, quien “casi no hablaba, parecía un duende”, recuerda.
En 1989 Stejskal falleció en un accidente y Marc Flallo pidió a los dueños de Casa Curuba que lo dejaran en el taller de Quíbor, donde trabajó bajo la jefatura de Edison Daza.

“Edison es carpintero, oficio que heredó de su familia. Posee un bagaje técnico muy amplio”, reconoce Flallo: “Con él aprendí a trabajar la madera, mientras que los aportes de diseño los obtuve de Rudy y de Emile Vestuti”.
Con la práctica, Flallo descubrió que le era fácil diseñar y crear. Señala que pocas veces ha desarrollado bocetos previos, porque tiende a diseñar mientras va produciendo. Las ideas nacen de las necesidades: “hago los objetos que me hacen falta”.
Silla AME. Estuvo en la exposición NoMateria en el 2011


Clásico propio, la silla

En el 2003 Marc Flallo se alejó definitivamente del taller quiboreño para asentarse en Barquisimeto. Sentía que había agotado un ciclo y que debía dedicarse a sus propios proyectos, orientados a formas menos tradicionales.

Confiesa que el objeto que más le gusta diseñar es la silla, “por todos los factores que involucra: altura, ángulos, texturas y la ergonomía para que sea confortable”. Considera que una de sus piezas más acabadas es la silla AME, que estuvo en la exposición NoMateria del Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez en 2011.
AME conjuga cuero, ejes de bronce para las juntas y maderas preciosas venezolanas en planos inusuales, una síntesis de la investigación llevada a cabo por Flallo para lograr nuevos ensamblajes para las maderas no convencionales.

Además de sillas, el diseñador de origen francés ha creado bancos, mesas y objetos pequeños como cajas, percheros y portarretratos. Visualmente su estilo es sencillo, pero de concepción compleja.
Entre su producción destacan la silla “Dorso”, los bancos “Maquir” y “Tijera” y la mesa de centro “Tepuy”, sumamente orgánica y libre. Igualmente ha abordado trabajos a la medida para residencias particulares y para los hoteles Eco-Inn de Acarigua y el Biotel Suites de Barquisimeto. En tiempos recientes ha creado muebles para el coleccionista Ignacio Oberto.
Escritorio diseñado para la colección de Valentina e Ignacio Oberto.


Mestizaje franco-venezolano

Para Marc Flallo el espacio del taller es lúdico y placentero. Considera que su inspiración estética primigenia se halla en los muebles modernos de los años 40 y 50 que vió en su casa durante su niñez en la Costa Azul. También dice tener influencia de la Bauhaus y del minimalismo japonés.

Le costó un poco determinar el bagaje cultural obtenido en Venezuela. Inicialmente reconoció que admiraba el trabajo de Vestuti y de Miguel Arroyo, hasta que llegó a la conclusión que sus piezas también poseen “algo” tomado de los indígenas, como la apariencia zoomorfa y las patas cóncavas, apropiación que ha hecho de forma inconsciente: “esa apariencia artística como de animal, me sale de manera natural”. De allí surgió la silla “Cerbatana”.
La impronta venezolana también está en los materiales que utiliza, una amplia gama de maderas preciosas, menos el samán, que no le gusta. Sin embargo, por razones ambientales emplea como base la madera de pino extraído del bosque de Uverito.

En sus realizaciones más recientes Flallo tiende a incorporar cada vez más los metales como el bronce, el acero inoxidable y el hierro, siempre en el esfuerzo de crear artefactos novedosos.
Este artífice se ha concentrado en el diseño y la producción, con poco énfasis en la comercialización.
Detalle del banco TIJERA, que combina estructura metálica con madera.

Paso por la docencia

Marc Flallo es profesor de Diseño Artesanal en la Universidad Nacional Experimental de Yaracuy (UNEY) desde el tiempo en que Santiago Pol dirigía la escuela de Diseño Integral y el Dr. Freddy Castillo era rector de la universidad. Sabemos que en 2011, tras una jugada sorpresa, los rojos destituyeron al Dr. Castillo sin razón aparente y Pol se retiró, dejando atrás una experiencia pedagógica que fue innovadora.

Contactos

Email: marcflallo@gmail.com

Telf: 0426-9565043