Diseño en Venezuela

lunes, 26 de junio de 2017

LA PRESENCIA VENEZOLANA EN EL VIGÉSIMO ANIVERSARIO DEL “SALONE SATELLITE” (parte 1)

Iré compartiendo en varios posts los testimonios de los diseñadores que nos han representado en el notorio salón milanés que es comisariado por una compatriota oriunda de El Callao, Marva Griffin. Comienzo relatando parte de la experiencia vivida este año por el diseñador industrial Rodrigo Egon de la Peña.


El Salone Satellite de la Feria del Mueble de Milán (Italia) ha cumplido 20 años impulsando el talento de jóvenes creativos con ansias de ingresar en la competitiva industria del mueble. Este innovador espacio expositivo está bajo el resguardo y curaduría de la venezolana Marva Griffin, quien fue galardonada en el 2014 con el prestigioso premio “Compasso D’Oro alla carriera” 

En la edición 2017, Venezuela fue representada por el diseñador industrial egresado del Instituto de Diseño Caracas Rodrigo Egon de la Peña, quien presentó 5 diseños, de los que aparecen cuatro reseñados en el catálogo del evento: las lámparas OHA y Perchero, el banco Trébol y el Porta Bananas. La luminaria Kko no estuvo a tiempo para la foto del catálogo. 


Porta Bananas
Todos los diseños parten de la naturaleza como fuente de inspiración: “Siempre he sentido gran admiración por la naturaleza, por la perfección en todas sus creaciones”, explica De la Peña, quien prosigue: “En Venezuela estamos rodeados por una naturaleza extraordinaria, basta con observarla para sentirse inspirado”.

La idea de postular al Salone Satellite surgió hace más de un año en una reunión con Giancarlo Henríquez, quien a través de la Corporación D1 decidió respaldarlo. El contacto fue directo, a través del formulario en la web del salón. No obstante, de la Peña obtuvo las amables recomendaciones de la arquitecto Grace Souky, quien expuso el año pasado. Souky a su vez, recibió consejos de otro compatriota, Rodolfo Agrella.

Esta no es la primera vez Rodrigo Egon de la Peña que se apunta en una convocatoria internacional, puesto que en el año 2005 ganó por Venezuela el concurso de diseño para estudiantes Masisa, que lo condujo a la competencia regional en Brasil con un banco de pared concebido para esperas en los andenes del Metro.

El viaje a Brasil fue apenas un primer paso: “Participar en eventos internacionales abre puertas, amplía la visión del diseño. Sin duda ambas experiencias crearon un antes y un después en mí”, comenta.



La propuesta

Rodrigo Egon presentó al Salone Satellite una selección de propuestas que creó durante los dos últimos años. Estos diseños nacieron en momentos en los que se sentía inspirado, sin perseguir ningún propósito: “simplemente empezaba a diseñar para no dejar esas ideas en el aire, no sabía si algún día alguien se iba a interesar por alguna, y mucho menos pensaba exponer en Milán. En todos hay una búsqueda por la armonía en la forma y una estética diferente al típico minimalismo, pero manteniendo un equilibrio entre función y forma, tratando que nada sobrara, ni faltara”, indica. 

Una vez aceptado, iniciaron las carreras para materializar cada pieza en nuestro complicado entorno. El proceso de prototipado incluyó la impresión 3D, el corte láser y la fundición tradicional en aluminio y bronce con estampado de hierro. Las herramientas de modelado 3D y rápido prototipado fueron de gran ayuda para la fabricación en menos de 4 meses, porque vale comentar que cuando postuló, apenas tenía un par de prototipos elaborados artesanalmente. 

Considera el diseñador industrial que la situación actual del país impuso muchos desafíos a su participación en el salón italiano: “Poder fabricar todo fue realmente un reto, entre proveedores que ya no recibían trabajos, materiales que no se conseguían y poco cuidado con los acabados finales. Sin embargo, fue un gran aprendizaje el hacer maniobras para lograr terminar todo a tiempo, porque me dio la confianza para el momento en que produzca mis piezas bajo mejores condiciones”.



Ensamblaje del prototipo del banco Trébol


Los aportes

De la Peña señala que es muy difícil reconocer los aportes originales porque las ideas están en el aire: “muchas veces he diseñado algo que creía novedoso, único y original, pero al tiempo descubro que alguien en alguna parte del mundo hizo algo muy parecido. En un mundo con tantos diseñadores creando tantos productos es muy difícil saber con exactitud si se hizo algún aporte original al diseño de mobiliario”. 

Lo que el creativo sí puede decir es que la lámpara Perchero y el Porta-cambures resultaron muy atractivos, porque la mayoría de la gente que visitaba el stand preguntaba por ellos. “Ambos pueden ser un aporte original en cuanto a su forma, al igual que el banco trébol, que también experimenta y juega con la forma para diferenciarlo, darle personalidad y producir una emoción en el usuario”.

Rodrigo Egon reconoce que no tuvo tiempo para armarse expectativas antes del viaje a Italia, porque estuvo demasiado atareado terminando las piezas para mandarlas a tiempo. Nos cuenta que “Una vez en Milán, debía montar el stand en tiempo récord. Desde noviembre 2016 hasta abril 2017 fue realmente un maratón. No tuve tiempo para pensar ni crearme muchas expectativas, fue durante el día de apertura que me empecé a dar cuenta de que realmente estaba ahí con todo listo, mostrando lo mejor de mí en los últimos 3 años de diseño y entonces fue que empezaron a aparecer las ilusiones de ser publicado en revistas, de vender algún diseño a alguna marca importante, cerrar un contrato con un fabricante interesado en producir, hacer buenos contactos y aprender de otros diseñadores. Esas expectativas se mantienen y sigo trabajando en ellas. El Porta-cambures fue publicado en el Corriere della Sera y en la revista suiza Wohnrevue. La lámpara perchero apareció en el diario Clarín de Argentina”.


El joven venezolano estuvo en la apertura, y relata que como debía permanecer en el stand todo el tiempo, apenas pudo ver durante las primeras horas de la mañana parte del trabajo de otros participantes. “Vi muchos jóvenes diseñadores con mucho talento y prototipos que parecían productos listos para la venta. Pude ver claramente que debo romper fronteras para buscar los mejores fabricantes”.

En cuanto al feed back que obtuvo por parte de los organizadores del Salone Satellite, dice que “Tuve el placer de conocer a Marva Griffin, una mujer admirable. Sus comentarios fueron muy buenos y eso me llenó de ganas para continuar diseñando y seguir mejorando”.



Lámpara Kko

Los venezolanos en el Satellite

Los primeros en participar en el Salone Satellite por nuestro país fueron los arquitectos Juan Carlos Láncara y Vicente Antonorsi con su marca Amarillo en 1998. Estos muebles en madera que fusionaban formas indígenas y coloniales en un lenguaje contemporáneo, fueron exhibidos en 1996 en la Sala Mendoza y en el 2006 en la exposición Objetos Cotidianos del Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez.

En el 2005, fue invitado el arquitecto graduado de la Universidad José María Vargas Luis Pons, quien se estableció desde hace años en Miami, donde abrió DesignLab. Pons relata que Marva Griffin, en una visita a Miami durante Art Basel, “vio mi trabajo y me invitó a participar en Salón Satélite. La oportunidad que Marva me dio, me permitió el nivel de exposición a nivel internacional que le dió notoriedad a mi trabajo y en 6 meses obtuve literalmente 10 centímetros de grosor en expedientes y publicaciones nacionales e internacionales que validó mi petición a la Visa de talento especial “O” que me permitió vivir en los Estados Unidos.

En el 2007 la comunicadora visual Teresa Mulet mostró en el salón milanés sus “Tipos útiles”, mientras que su colega Anabella Georgi ha estado presente en dos oportunidades. La primera en el 2009, la segunda en 2012 haciendo equipo con María Antonia Godigna, oportunidad en la que exhibieron los asientos Miss Delta Amacuro y Miss Tucupita, que formaban parte del proyecto Fibra, el cual incorporaba como material base la palma de moriche que emplea la etnia Warao en sus productos de cestería.

En 2011 expuso el arquitecto egresado de la UCV Rodolfo Agrella la ensaladera y el set de servicio de mesa “Shadow” que llamó la atención de la empresa alemana Koziol. Al cabo de tres años de pruebas y prototipado, Shadow fue lanzado al mercado y en 2015 obtuvo una mención especial del “German Design Award”. La experiencia positiva de Agrella confirma la visibilidad que otorga el Salone Satellite.

Para el 2013 nos representó el equipo conformado por los arquitectos Mateo Pintó y Carolina Cisneros de Combocolab, con el proyecto del banquito Xtool. En 2016 la expositora venezolana fue Grace Souki con los Domestic Collectables y curiosamente, este año es seleccionado el primer diseñador industrial, Rodrigo Egon De La Peña.



Lámpara Perchero

La edición 2017 fue complementada por “Salone Satellite 20 years of new creativity” un montaje realizado por motivo de los 20 años del salón, para el que fueron invitados nuevamente Luis Pons, Teresa Mulet, Anabella Georgi y Rodolfo Agrella, a quienes he ido entrevistando para que relaten su experiencia en Milán. Sus testimonios vienen en los próximos posts.

Esta semana –el 29 de junio, exactamente–, es el Día Mundial del Diseño Industrial, y este tema es absolutamente pertinente para celebrarlo, teniendo en cuenta los aportes venezolanos a la disciplina. 

Más info:

lunes, 19 de junio de 2017

KARLA SANCHEZ “PONE EN ALTO” EL DISEÑO INDUSTRIAL VENEZOLANO

Desde hace rato le seguía la pista por las redes sociales a los productos de Ponalto, un emprendimiento creado en Alemania por la venezolana Karla Sánchez, que en poco tiempo ha cosechado reconocimientos como la nominación al German Design Award y la participación en la Bienal Iberoamericana de Diseño 2016.


Karla Sánchez se graduó en la primera cohorte de Licenciados en Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes en el año 2003. Ella es caraqueña y se mudó a Mérida para estudiar esta carrera que ejerce con pasión desde hace once años fuera del país.

Al poco tiempo de culminar su pregrado trabajó durante tres años en una empresa del área electrónica en Caracas, hasta que decidió efectuar las maestrías en Gestión y desarrollo de nuevos productos y de Ingeniería del diseño en la Universidad Politécnica de Valencia. Estas especializaciones le permitieron actualizarse profesionalmente, hacer intercambio cultural y ejercer su profesión en el campo laboral europeo.

Luego de vivir 5 años en España se marchó a Alemania, donde actualmente reside. “Al mudarme a Alemania trabajé en una empresa del sector automovilístico, pero tenía la inquietud de realizar productos que resolvieran necesidades cotidianas, con los que pudiera ofrecer soluciones a la medida del cliente. Así surgió Ponalto a principios del año 2015, mi emprendimiento como diseñadora independiente. El primer proyecto fueron luminarias y el segundo el perchero, el cual resultó ser un diseño que se diferencia totalmente de los productos existentes en el mercado europeo, lo que me permitió entre otras cosas, contar con el apoyo del Ministerio de Innovación y Negocios del Estado de Baden-Wurtemberg para su difusión e inserción en el mercado regional”, relata la diseñadora industrial.




El perchero Ponalto surgió luego de que la diseñadora detectara como problema cotidiano el hecho de que las personas tienden a acumular la ropa sobre una silla u otra superficie en su habitación, por lo que se propuso brindar una solución que permitiera el rápido y fácil colgado de prendas de vestir en espacios reducidos. 

El producto final resultó de la observación y puesta a prueba de varios prototipos hasta llegar a una estructura metálica compacta que integra las funciones del perchero de pared y el "galán de noche" para colgar ropa sin que se arrugue, así como cinturones o carteras.

Frontalmente luce dos cuadrados recubiertos por fieltro de color que son mucho más que elementos decorativos, porque son bolsillos en los que también se pueden guardar objetos pequeños.

En pocas palabras, Ponalto reúne en sí ergonomía y practicidad en una presentación minimalista.

La experiencia en Europa

“Hacer diseño industrial en Europa es bastante emocionante, porque el acceso a materiales, tecnologías e información crea un mundo de posibilidades amplio y casi ilimitado. Se trabaja a la vez con niveles de competitividad y calidad bastante altos. Los aspectos de seguridad en el producto y las diversas normativas del mercado juegan un rol importante en la definición del diseño”, cuenta Karla Sánchez.

Desde principios de este año la diseñadora venezolana forma parte del departamento de diseño de dos empresas asociadas, en una desarrolla equipos para el sector electrónico, y en otra equipos de medicina deportiva. Actualmente trabaja en una estación de entrenamiento deportivo para personas mayores.

Sobre su formación base en la EDI-ULA considera que fue bastante completa. “Una de las cosas que más recuerdo es que tanto estudiantes como profesores tuvimos siempre una alta motivación para hacer todo muy bien, fuimos pioneros y dimos lo mejor. No conozco las actualizaciones que ha tenido el pensum de estudios en estos años, pero pienso que un tema que los diseñadores debemos profundizar es la comunicación de nuestro trabajo, partiendo desde lo más básico que es el dominio de idiomas hasta la elaboración de contenidos entendibles y manejables por agentes desconocedores del área del diseño”, reflexiona.


Otro producto Ponalto: Lámpara K-Triz.
El trabajo de Karla Sánchez como diseñadora independiente ha sido reconocido con una nominación por parte del German Design Council que le generó gran satisfacción personal y la confirmación de que su trabajo está a nivel del mercado donde se encuentra: “el sello de nominación al German Design Award es considerado sinónimo de buen diseño y beneficia la aceptación de mis productos de cara al cliente”.

Por otra parte, el perchero Ponalto fue seleccionado para la Bienal Iberoamericana de Diseño (BID 2016) que se organiza en Madrid y que actualmente está girando por varios países latinoamericanos.

Señala Sánchez que participar en la BID 2016 ha sido para ella sumamente emocionante y le ha permitido establecer nuevas conexiones y conocer la calidad de los trabajos de sus colegas iberoamericanos, “la autenticidad y pertinencia de los distintos proyectos me resultan fascinantes”.

La postulación a la BID la hizo por su cuenta, gracias a la recomendación de una amiga y colega venezolana radicada en Colombia.

Concluye diciendo que la enorgullece representar a Venezuela y “espero que en las próximas bienales más colegas tengan igualmente la oportunidad de trabajar y participar por el país”.


Más información:
http://www.ponalto.com/es/

martes, 6 de junio de 2017

#SIGNO2017RESISTE HACE LLAMADO A DISEÑAR UN CARTEL POR VENEZUELA

Tardíamente el mundo se está dando cuenta de que Venezuela está padeciendo la peor crisis de su historia contemporánea, la cual está costando muy alto a los venezolanos, emprendedores naturales, como los organizadores del Congreso Signo en Mérida, quienes luego de 9 años de trayectoria, deben detenerse obligados por el colapso económico del país. No obstante, hacen un llamado a la acción a los diseñadores del mundo. Copio el comunicado que pidieron difundir.

Ante todo un cordial saludo. Este año tenemos la lamentable noticia que por la situación que vivimos en nuestro país, es imposible llevar a cabo este gran evento. Son ya 9 años consecutivos en el que Signo ha luchado para seguir adelante, pero ya este año 2017 es simplemente imposible, todos sabemos que no tenemos acceso a divisas para traer conferencistas internacionales, sin decir el alto costo y la inseguridad que ellos tendrían en nuestro país, y no solo es eso, ya no tenemos ni bolívares, ni posibilidades de patrocinio por una empresa privada quebrada en su totalidad.

Muchos dirán: pero tenemos talento venezolano, pues sí, talento que ha emigrado en un 80 o 90% por la falta de oportunidades en nuestro país, a eso le sumamos los altos costos para venir a Mérida, alojarse en un hotel, más transporte y alimentación donde cada participante necesitaría no menos de un millón de bolívares para pasar 4 días en Mérida, todo esto hace de Signo un evento inviable, imposible y con todo el dolor del mundo no vemos atados de manos NO PODREMOS REALIZAR SIGNO 2017. (9 años quedan congelados) Sin embargo no queremos dejar pasar la oportunidad de elevar nuestras voces, SIGNO Congreso Internacional de Diseño Gráfico se Declara en Resistencia. En resistencia por derecho a la educación. En resistencia por derecho a la vida. En resistencia por derecho a la libertad. En resistencia por derecho a la democracia. En resistencia por derecho al Trabajo. 

Signo se mantiene y se mantendrá vivo siempre, desde su trinchera, LA COMUNICACIÓN VISUAL, llegó la hora de expresar lo que sentimos, Los invitamos a diseñar un cartel, vamos todos a aportar un Cartel por VENEZUELA, daremos la batalla con nuestras armas, las computadoras, las tableta, los lápices los colores, el arte, la gráfica, la comunicación visual, todos a diseñar, todos a expresarnos, es el momento en el que la historia nos pide más que sentarnos a esperar qué pasa. Diseña un Cartel para Venezuela. La Venezuela que deseas. La Venezuela que quieres. Expresa lo que sientes. Compártelo…. Difúndelo….. Somos muchos en Venezuela y el mundo todos los que queremos expresarnos, háganlo. 

Somos todos los que queremos un país libre, un pais productivo un país sin violencia Un país con trabajo y oportunidad. #Signo2017RESISTE en ti….. Participación abierta a todos los diseñadores del mundo. Mientras más nos apoyen más nos escucharán en el mundo.

Envía tu cartel a signo2017resiste@gmail.com