Diseño en Venezuela

miércoles, 22 de febrero de 2017

ACERCA DE LOS CONCURSOS DE DISEÑO EN VENEZUELA


Hoy, #juevesdediseñovenezolano publicamos este post extra de la semana: un artículo del diseñador Santiago Pol sobre las inconveniencias de un tipo de concurso de diseño. Léelo y comentamos tus pareceres en nuestro Twitter @disenovenezuela o en Instagram @disenoenvenezuela, nos gustará saber qué piensas, en qué puntos coincides o diverges de nuestro cartelista maestro. Recuerda acompañar tus interacciones con la etiqueta #juevesdediseñovenezolano.


INTRODUCCIÓN.
El Diseño Gráfico es una profesión INTEGRAL, porque para ejercer este oficio son necesarios: Un periodista que oiga pregunte y dialogue con el cliente, un investigador agudo y flexible, un técnico en reproducción actualizado, un tipógrafo, un sensible colorista, un experto en la plataforma digital, un dibujante audaz, y un creador volado y atrevido, por esta razón diseñar no es una aventura empírica ni un juego caprichoso de fotoshop. ……………………………………………………………………………………..

Existen dos tipos de concursos de Diseño: El primero no tiene fines económicos, y son de carácter social o humanístico y en esencia su objetivo final es altruista. El segundo tiene un fin evidentemente económico.
Nosotros nos referiremos en este texto al segundo es decir a aquellos concursos de Diseño en los cuales su fin es económico.

Primero. Es una mala costumbre en nuestro país el hecho de que cuando no se sabe cómo resolver un asunto de imagen se acuda a realizar un concurso.

Segundo. El problema reside en sus bases que casi siempre son abusivas porque irrespetan la profesionalidad del Diseñador.

Tercero. Los montos en metálico de sus premios generalmente son inferiores a su valor real en el mercado de trabajo y esto en términos comerciales podría definirse como DUMPING, una práctica comercial desleal que consiste en vender productos por debajo de su costo real. Hemos podido constatar además que se realizan campañas de promoción a través de los medios impresos mucho más costosas que lo que se ofrece como premio en dinero al trabajo ganador, esto en sí mismo es desigual y entraña un cierto desprecio por la profesión.

Cuarto. En ningún servicio profesional se convoca a muchos solo pagándole a uno, es decir en estos concursos nacionales de Diseño gana uno y pierden todos los demás, ni siquiera los perdedores recuperan el costo de sus materiales invertidos en la elaboración de sus proyectos, quedándose el patrocínate en algunos casos hasta con los derechos de autor.

Quinto. Con frecuencia no se nombran los jurados y en otras ocasiones quienes valoran el trabajo creativo de sus participantes son neófitos en la materia.

Sexto. Los lapsos de entrega son irreales y dejan muy poco tiempo para informarse, crear e investigar con seriedad y rigor profesionales. Un trabajo de Diseño responsable requiere de tiempo. El Diseño se piensa y se ejecuta. El año pasado pudimos leer las bases de un concurso de logotipo en el cual se podían enviar hasta 5 trabajos en sólo cinco días a partir de la publicación de las bases y los concursantes estaban en la obligatoriedad de entregarlos rigurosamente en vectores, esto a todas luces no lo lograría hacer un profesional que respete su trabajo.

Séptimo. ¿Quién se beneficia de un concurso de Diseño? La respuesta es sencilla: SUS PROMOTORES, que de paso se ahorran una buena cantidad de dinero.

Octavo. Con reiterada frecuencia estos concursos son tan poco serios que no especifican la profesión de los participantes, diciendo cosas así como… “Abierto a Venezolanos mayores de trece años” …o  “ cualquier persona.” Yo me pregunto qué pasaría si en un concurso para la construcción de un puente se podría ofertar en estos términos, en vez de especificar que el gremio concursante era solamente de Ingenieros debidamente colegiados, de haber hecho concursos de Ingeniería para “CUALQUIER PERSONA” estoy seguro que los puentes se hubieran caído en el acto. Lamentablemente como dice mi amigo Vicente Magallanes diseñador gráfico mexicano “El papel aguanta mucha mierda”

Noveno. Un diseño llámese, logotipo, afiche o portada tiene que ser siempre ORIGINAL, y esto se escribe muy fácil pero es lo más difícil de la creatividad, sólo con TIEMPO, CONSTANCIA, BUENA COMUNICACIÓN CLIENTE DISEÑADOR,ENSAYO Y ERROR, E INVESTIGACIÓN se puede lograr ser original, es decir con sudor y sin prisa, esto es duro sobre todo cuando se dispone hoy en día de las redes sociales que han puesto al mundo al alcance de nuestros dedos y disponemos de una información tanto gráfica como documental enorme. Vemos con mucha frecuencia los plagios visuales de algunas producciones gráficas en las redes sociales.

Para finalizar creo que estos concursos juegan con la necesidad y la esperanza de diseñadores nóveles o aventureros gráficos con la esperanza de una retribución económica, que como ya se dijo anteriormente “Gana uno y pierden todos” A mi juicio diseñar es interpretar la esencia de un contenido y transmitirlo a la calle con sencilla claridad, para que sea disfrutado por la gente. El Diseño no es un fin en sí mismo sino un puente de comunicación entre un cliente y el público. Y esto hay que lograrlo con audacia y asertividad, asumiendo como es el caso de las marcas que su diseño es PARA SIEMPRE, esto implica una alta dosis de responsabilidad social y de honestidad profesional.
Los que por años nos hemos dedicado a la enseñanza universitaria del diseño, sabemos que nuestra labor fundamental en la pedagogía es FORMAR DISEÑADORES CAPACES DE RESOLVER PROBLEMAS, es por esta razón básica que se contrata a diseñadores en Venezuela y en el mundo. Las soluciones sólo se pueden dar cuando existe una buena comunicación entre el cliente y el diseñador. En lo personal no aceptamos para la aprobación de nuestro trabajo que se hagan asambleas o que se sometan a veredictos invisibles on line, pues como ya lo hemos dicho se trata de una relación creativa directa y profunda entre un cliente y el diseñador el cual tiene que ser justamente comprendido y remunerado.

Santiago Pol
Premio Nacional de Artes plásticas 2001 
 Miembro de Alianza Gráfica Internacional AGI. 

martes, 21 de febrero de 2017

MBLM: MUCHO MÁS QUE DISEÑO… ¡ESTRATEGIA DE MARCAS!

Proyecto reciente: sitio web de Caribbean Airlines

Ya muchas personas saben desde hace años que me gusta relatar lo que ocurre en el diseño venezolano, hacer registro, guardar memoria. Para esta semana, les cuento sobre MBLM, una agencia especializada en “Brand Intimacy”, fundada por venezolanos con oficinas en varias ciudades del mundo.


1er movimiento

Si esto fuera una partitura, diría que compongo tres movimientos. El primero, sobre los orígenes de MBLM concentrados en un hombre: Claude Salzberger, quien estudió en los Estados Unidos en los años setenta. En 1977 comenzó a trabajar en la prestigiosa agencia de identidad e imagen Landor, de la que llegó a ser vicepresidente.

Estando en ese cargo vino a uno de los encuentros creativos que organizó Ars Publicidad en los años ochenta. Cuenta la periodista Sylvia Briceño en una reseña que redactó para la revista Estilo, que los asistentes esperaban la ponencia de un “gringo”, hasta que Salzberger comenzó a hablar con inconfundible acento caraqueño. Una sorpresa para todos.

Briceño escribió que Claude Salzberger dijo que después de graduarse se quedó en los Estados Unidos “porque como profesional me encontré con un nuevo mundo que desconocía: el diseño como medio de comunicación”. Igualmente hizo la observación que en nuestro país la creación de marcas recaían sobre las agencias de publicidad, básicamente por desconocimiento de los clientes.

Hoy en día esa situación es diferente, aunque me atrevo a afirmar que las trasnacionales y las empresas grandes son las que comprenden que la marca no es sólo diseño y que su desarrollo involucra la estrategia.




En 1991 Salzberger pasó a ser uno de los fundadores de Future Brand, con la que abrió una oficina en Caracas. El estudio fue responsable de construir la imagen de Cantv cuando la compañía telefónica venezolana fue privatizada. También desarrolló el emblema de la Alcaldía de Chacao que se ha mantenido vigente.

Al cabo de algunas vicisitudes, Future Brand se desintegró. No obstante, Claude Salzberger junto a María Gabriela Pulido y Eduardo Calderón mantuvieron la convicción de seguir operando en Venezuela y crearon MBLM en 2004, con oficinas en Caracas, México y Nueva York.


2do movimiento

En el año 2010 Gaby Pulido llamó al diseñador Andrés Rincón para que se asociara a MBLM. Recuerda Rincón que en aquel momento estaban arrancando el proyecto de licitación con American Airlines, y contestó: “Bueno, vamos a echarle pichón. Y hasta el sol de hoy, que somos socios, tenemos Mblm, tenemos, bueno, todas las marcas que ya sabes, bancos como Mercantil; en el área de seguros tenemos Hispana de Seguros y Atrio Seguros; en el área de consumos masivos tenemos Polar y Plumrose; en el área de tecnologías está Digitel; en farmacias hicimos Farmahorro… y ya… bueno, ahí la verdad es que podríamos hacer una lista grande de cosas”.



Un caso interesante acometido por MBLM Caracas, fue la renovación de la tradicional marca Toddy que inició con la sustitución de los personajes hermafroditos del empaque. También se redefinió el “lettering” del nombre y se cambió la lata por el envase “contour” (de línea sinuosa), moderno y actual. Posteriormente los volvieron a llamar para hacer crecer el portafolio de la marca. Entonces surgieron las galletas y el helado, para los que se estudiaron todos los escenarios y riesgos.

MBLM se ha definido como una agencia consultora especializada que apunta a la conexión de personas, marcas y tecnologías a través de lo que denominan “brand intimacy”, es decir, la creación de vínculos personales –íntimos-, del usuario con las marcas.

Para lograr tales objetivos cuentan con un equipo multidisciplinario –el talento MBLM-, integrado por comunicadores sociales, ingenieros, administradores, programadores, ilustradores que se alinean en una estructura abierta. Como pueden apreciar, crear una marca es una labor compleja que va muchísimo más allá del diseño de un logotipo.



3er movimiento

El insólito contexto venezolano ha planteado múltiples retos a la oficina de MBLM Caracas. Señala Andrés Rincón que la situación los ha llevado a expandirse a nivel nacional, teniendo actualmente clientes en Valencia y Maracaibo que les ha permitido conocer a fondo las diferentes realidades del país.


Por otro lado el equipo de la sede Caracas ha participado en proyectos de otros países. El más reciente ha sido el sitio web de Caribbean Airlines, que ofrece una experiencia de usuario atractiva y una funcionalidad mejorada que contribuyen a comunicar la esencia de la marca.

Vale comentar que MBLM ha acumulado una apreciable experiencia en el campo de las aerolíneas. El vínculo con este sector nació en 1983, cuando Claude Salzberger participó en la actualización de la imagen de British Airways.

En años recientes resaltó que MBLM rediseñara la identidad de American Airlines que había sido creada por el “héroe del diseño Massimo Vignelli”. También se encargó de la nueva imagen de Avianca, luego de “doce años de espera”, según declaró Claude Salzberger en entrevista al diario El Tiempo de Bogotá.


Actualmente MBLM posee oficinas en Nueva York, México, Bogotá, Panamá, Dubai, Estocolmo, Toronto, y por supuesto, Caracas.

Más información en http://mblm.com/about/

martes, 14 de febrero de 2017

LA DUPLA QUE INTEGRA LA ARQUITECTURA Y EL DISEÑO

La más reciente experimentación: Togetic, en terrazzo. Pieza por Ricardo Mello para Díada

Antón Ceballos e Iván Guzmán se asociaron y desde ese momento se han declarado en estado de inquietud creativa permanente. Su formación original es en arquitectura, pero su interés se ha desplazado también hacia el diseño de objetos y experiencias.      


Díada es un término sociológico que se refiere a “pareja formada por dos seres o principios muy estrechamente vinculados entre sí”. Nombre definitivamente sonoro y apropiado para la unión profesional de Antón Ceballos e Iván Guzmán, arquitectos egresados de la UCV que se están dedicando al diseño de productos y de experiencias.

Se conocieron en la facultad e hicieron equipo como voluntarios en el área de producción para el Pabellón celebratorio de la conferencia de fabricación digital mundial en el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña en el 2014, donde se dieron cuenta de que podían gestionar un proyecto exitosamente. Antón ya se había graduado en aquel momento.

De regreso a Venezuela, cada uno tomó su rumbo, pero luego coincidieron en el diseño de interiores, especialmente para cocinas. En este campo notaron la prevalencia de materiales y elementos importados que encarecen los costos, situación que los motivó a proyectar y producir esos elementos ellos mismos. Con esa finalidad nació Díada.

Antón reconoce que uno de sus principales intereses es “acercarnos a los objetos como problema espacial”. Iván complementa la idea señalando que para ellos es vital “resolver las funciones específicas, respetando los valores estéticos”, y de esa manera tienden el puente entre la arquitectura y el diseño de productos a través de la investigación, el diseño y la experimentación con las propiedades de los materiales para lograr productos tangibles que las personas puedan llevar y utilizar a su manera.

Pasaron tiempo entre el 2014 y 2015 diseñando, probando y preguntándose cómo le darían salida a sus creaciones hasta que definieron los objetos de su primera colección: Fugaz, dedicada al público de jóvenes estudiantes universitarios o recién graduados que alquilan su primera vivienda. Los productos Fugaz son compactos, multifuncionales, resistentes, fáciles de transportar y de instalar, pero sobre todo es importante indicar que son producidos enteramente en Venezuela con una visión de optimizar el material y los procesos tanto en el taller de Díada como en el de sus aliados como Smith Falchetti o Ricardo Mello. Antón e Iván han insistido en que los costos sean competitivos.

Les presento uno a uno, el primer catálogo de productos Díada, todos diferentes en volúmenes, tamaños, pesos, materiales y uso.





Foto: Marvin Vargas

Pisapapel (PSPPL)

Orgánico es la primera palabra que se asoma a los labios al describir esta pequeña pieza rugosa en forma de semilla-piedra. Explica Iván que pensaron en la ergonomía para que fuese cómodo de agarrar y de poner sobre cualquier superficie. Los diseñadores se empeñaron en lograr una textura de apariencia de cáscara para dar énfasis a la metáfora natural en este pisapapel que también puede ser empleado como perchero.

La matriz fue obtenida con impresión 3D, tecnología va le aportó al PSPPL una segunda textura que se suma a la “superficie natural” creada adrede. El reto ha sido lograr un encofrado flexible que les permitiera sacar fácilmente la pieza sin deformarse.





Foto: Diego González

Perchero (PRCHR)

Varilla de un metro veinte de altura inserta en una base vaciada en concreto que pesa entre 8 y 12 kilos, este objeto surgió de la colaboración con el arquitecto y artista Ricardo Mello, quien lleva tiempo trabajando su obra en cemento.

Comentan Antón e Iván, que lo interesante del perchero es que la cabilla no queda fija, sino que se arquea o se mueve según el peso que se le cuelgue, por lo que interactúa con el usuario.




Foto: Diego González

Bowl (BÓL)

Esta es quizás la pieza más sustentable, “porque los produjimos con los excedentes de los vaciados de los percheros, siempre hay un sobrante de volumen de concreto que decidimos usar en la idea de bowl que ya teníamos y recreamos”, dice Antón, “el cuero que usamos en la argolla es un excedente que proviene del pisapapel”.

El Ból viene en tres tamaños, siguiendo la “concepción de tallas humanas: S-M-L” y otra característica diferenciadora es la textura externa que lograron con artilugios tan insólitos como la cáscara de una piña.



Foto: Diego González.

Base de estante (STND)

Esta es una pieza sencilla, minimal… Consiste en una cabilla de 3 octavos estríada cortada y rearmada con soldadura en una pieza “hueca” conformada por seis varillas tratadas con pintura electrostática. “Cocimos el color por 10 minutos y luego le aplicamos transparente”, es el dato técnico aportado por Iván Guzmán para destacar que el material está protegido contra el óxido, además de exhibir un acabado rústico-industrial

La repisa va con un kit de montaje y una plantilla que brinda al usuario instrucciones de las formas básicas para emplear esta pieza polifuncional, pese a su extrema simpleza. “Puede ser usada como base de repisas, como sostén de libros… Nuestra primera cliente adquirió seis para crear con ellas un dibujo tridimensional en la pared de su casa”. 




Foto: Marvin Vargas.

Textiles (TXTL)

Como la finalidad de Díada es enfilarse hacia la creación de elementos para espacios interiores, han asumido diferentes riesgos, incluso en el área textil con una línea de forros para cojines con cuatro patrones geométricos creados por su amigo Luis Zambrano, quien inicialmente les mostró 15 opciones.

Estampados por sublimación sobre poliéster, Iván y Antón hicieron una prueba en algodón en México.


“Los textiles nos brindan opciones infinitas”, considera Antón, “como bufandas infinitas y otras piezas que podemos trabajar con otros diseñadores”.


¿Y qué sigue?

La experiencia le ha permitido a Diada abrir la gestión de diseño como un campo laboral y crear proyectos que apoyen e impulsen marcas con las que se sientan identificados.

En esa tónica comenzaron a trabajar a mediados del 2016 con diez diseñadores de diferentes campos en una línea de lámparas. Antón e Iván evalúan positivamente esta experiencia en la que están aprendiendo un montón.

También planean generar una línea de interruptores y enchufes en concreto y otros productos utilitarios pequeños como pomos para puertas.

Así se desenvuelve la inquietud creativa de dos jóvenes venezolanos que buscan hacer más con menos, en un entorno desfavorable, pero que los estimula a ser más creativos, a trabajar colaborativamente y a buscar soluciones a los problemas cotidianos, en fin, los mueve a hacer diseño.



Contacto

Instagram: @d_i_a_d_a
Twitter: @D_I_A_D_A