Diseño en Venezuela

lunes, 8 de octubre de 2018

Logo Isaac: EL CREADOR DE LAS MARCAS DE LAS CELEBRIDADES





Simpático a más no poder y absolutamente consciente del poder de la imagen. Tanto, que ha entrelazado minuciosamente como filigrana su propia imagen de creativo exitoso, tanto para diseñar como para hacer negocios.


Conocí a Isaac en el penúltimo Congreso Signo que se hizo en Mérida. Fue patrocinante y ponente, con una interesante charla sobre su visión de negocio en el diseño. Definitivamente, fuera del común denominador.

Luego, le fui siguiendo la pista en Instagram, donde se aprecia un portafolio en constante crecimiento, con marcas creadas aquí y allá. Quise formularle algunas preguntas para que nos hablara sobre su carrera.

¿Desde cuándo decidiste especializarte en logos, y por qué? ¿Cómo surgió en ti la fascinación por las marcas?
Desde que era estudiante me gustaron los logos. Me parecía que en ellos conseguía el resumen de la carrera, ya que son algo tan complejo y técnico que tienes que meterle mucho cerebro y talento para lograr un resultado exitoso. Mi primer ejercicio oficial como estudiante fue el logo de un banco y hasta hoy es uno de mis favoritos de mi carrera y fue motivo para enamorarme más de las marcas sin haberme siquiera graduado. Muchos años después, viendo la realidad del trabajo, siempre observé que era mucho más rentable (en mi opinión) hacer un logo que hacer varios artes. Así que fue una fusión de talento, pasión y negocio la que me llevó a decidir enfocarme sola y exclusivamente al diseño de logos. De eso vivo y eso es lo que paga mis viajes por el mundo.




Diseñas, pero también eres consultor... ¿Cómo defines tu labor como Brand Consultant?
Soy un solucionador de problemas nato. Mi mente está entrenada para eso. En cada situación que encuentro con mis clientes, es una emoción profunda encontrar la mejor solución y siempre lo logramos. Se analiza cada caso, se escucha al cliente, se le brinda la mejor atención posible y se le garantiza un resultado auténtico en el primer y único intento que verán cuando reciben su presentación. Eso quiere decir que no hay lugar para errores. Más allá del talento y el entrenamiento profesional como diseñador de logos, he desarrollado la habilidad de mirar a la gente, ahondar en sus pasiones, en lo que los llevó a crear sus negocios y cuando lo descubro, logro el logo ideal. Hay algo de misterio en eso y yo lo disfruto muchísimo.


¿Dónde está ubicado tu estudio actualmente?
En cualquier lugar. He diseñado desde un avión camino a París hasta en un hotel en Islandia. Desde un café en Seattle hasta un restaurante en Madrid. Vivo entre Miami, Caracas y Valencia. Nunca en un lugar fijo. Siempre viajando y descubriendo lugares y experiencias nuevas que, muy a propósito, las busco para nutrir mi carrera y los negocios de mis clientes que van desde Hong Kong hasta Buenos Aires.

He leido que cuentas con un equipo de trabajo. Cuéntame cuál es su perfil, para mantener la filosofía y visión de Logo Isaac.
Es fácil imaginar lo estricto que soy. Todos mis asistentes tienen un lugar especial en mi equipo porque son mi compañía todos los días. Con ellos hablo a veces más que con mi propia familia. Tienen que ser personas confiables y sobre todo saber seguir instrucciones. Eso es vital para mí. Siempre les digo el primer día, que tienen que seguir tres palabras claves para poder trabajar conmigo: Anotar. Confirmar. Resolver. Deben tener buen gusto y un deseo profundo por hacer las mejores marcas para nuestros clientes.

¿Cuántos logos has realizado a la fecha?
Más de 300 en más de 12 países alrededor del mundo, en más de 50 ciudades.

             


¿Cuál es el logo (o logos) que ha representado mayor reto para ti?
Todos. Ninguno es "fácil". Hay algunos muy complejos en su concepto filosófico, otros en su concepto visual, otros en su técnica, otros en su presentación, otros en su negociación.

¿Cuál es logo que consideras que te ha brindado más prestigio, y por qué?
Son muchos. He trabajado para grandes celebridades como Chino y Nacho, aunque su logo no logró salir por motivo de la separación del dúo. También hice el logo para Ana María Simón, Antonio Díaz (celebridad del Karate mundial), Ven Al Cine (el portal de Universal Pictures para Venezuela), Cristóbal Lander, Henrique Lazo, Maickel Melamed, “Enano”, de Caramelos de Cianuro, Ramón Castro, Es En Serio, En Alto (revista de Aruba Airlines), por la que me relacioné con Edgar Ramírez. También trabajé para Ramón Fumadó (clavadista olímpico), Víctor Pineda y Ana María Coronado y hay otros grandes que están en proceso, pero que no puedo revelar aún, jajajaaja. Sé que darán MUCHO de qué hablar cuando salgan... Lo verás.

¿Cuáles consideras que son los atributos de los logos y los servicios en general que diferencia a Logo Isaac de otros diseñadores de marcas?
Siempre digo que hay 42 secretos de Logo Isaac. Eso es cierto. Esos no los puedo revelar pero sí hay, definitivamente, muchas virtudes que hacen que Logo Isaac sea lo que es. Gracias a Dios puedo decir que soy pionero en el diseño exclusivo de logos. NADIE más hacía esto antes en Venezuela y de hecho, nadie más lo hace exactamente igual, porque si bien hay muchos que ahora se han animado a diseñar logos, ellos diseñan otras cosas más, es decir, que no son especialistas y eso mis clientes lo saben y por eso me prefieren. Porque saben que mi foco absoluto está en el diseño de sus marcas y no me distraigo en hacer afiches, vallas ni nada más. Otro aspecto es que viajo mucho, mis clientes entienden la necesidad de estar al día con el mundo visual y eso favorece todos los resultados. Una virtud muy propia de mi negocio es que la marca lleva mi nombre, mi sello simbólico y literal ya que mi logo es una medalla de condecoración a sus negocios, un sello de garantía de un identificador lleno de belleza y funcional bien ejecutado. La gente confía porque doy la cara (y de hecho LA MUESTRO) siempre. Es un compromiso muy grande, pero eso les da seguridad.



Noto que Logo Isaac hace gala de un estilo muy limpio... ¿Cómo es el proceso creativo que te lleva a ti y a tu equipo a dichos resultados?
Soy fanático de la belleza. Mi casa está diseñada a mi gusto. Cada milímetro está pensado. No es solo que me gusta lo "bonito". Es que sufro cuando no hay belleza que me rodee. Me acostumbré a ella, no solo a lo que se consideraría un aspecto banal de ella, sino a sus beneficios: el orden, la comodidad, la funcionalidad, la honestidad, el placer. Soluciono siempre visualmente, fonéticamente, mentalmente. Cada cosa debe estar en su lugar y si no tiene un lugar, se lo creo. Eso es diseñar. Planificar una solución con estética y utilidad. Eso hace que mi diseño sea así: siempre limpio, impecable, legible, elegante, fresco y bello. Usamos todas las herramientas necesarias, desde lo manual hasta lo último en equipos tecnológicos.

Hay una frase que posteaste en Instagram que me ha llamado la atención: "Un logo no se consulta con un cliente", ¿por qué lo consideras así?
Porque el cliente no tiene por qué saber cómo solucionar sus problemas de comunicación. Esa no es su área. Para eso busca un especialista. Debe entregarse, confiar a ciegas. Imagínate un médico que le pregunte al paciente qué tratamiento darle. ¡Sería absurdo! El paciente solo tiene que llegar y decir los síntomas, no la solución. Así que, como nuestro proceso creativo es confidencial y privado, el cliente no ve absolutamente nada de lo que se hace internamente y luego solo se entera del resultado final. Pero NO podemos consultarle nada durante el proceso. Cuando digo "consultar" me refiero, no a hacer preguntas, sino a enseñarle bocetos para que nos "dirija" como si él supiera de diseño. Eso nos confundiría y, siendo honestos, nos dejaría como unos tontos. Si el supiera diseñar, ¿para qué nos contrataron? El problema no es "¿por qué yo digo que un logo no se debe consultar con el cliente?". El verdadero y grave problema es creer que un logo SÍ se debe consultar con el cliente. ¿Quién inventó semejante error? Zapatero a sus zapatos. Todo se resume en esto: "Somos un equipo excelente que busca una solución y lo logramos. Él con lo que sabe de su negocio y yo con lo que sé de marcas". Ellos que se encarguen de dirigir su empresa y llevarla a lo alto mientras yo junto a mi equipo me encargaré de hacer que su identificador sea el mejor que jamás pudo tener.




¿Cuáles consideras que han sido tus principales logros como diseñador?
Dignificar la carrera. Odio que muchos "diseñadores" han hecho del diseño gráfico un chiste. La gente te dice: "¿Diseñador gráfico? Suerte con eso". Hay una idea muy desvirtuada de que los diseñadores gráficos deben fumar, verse despeinados, usar Converse, ropa descuidada, acostarse tarde, no saber vender y no tener dinero. Ese no es mi caso gracias a Dios y nunca lo ha sido. Desde estudiante me tomé MUY en serio mi carrera y dije: No seré como los demás. Nunca me trasnocho, ni fumo para que vengan las ideas. Eso es ridículo. Por otro lado, sé que muchos diseñadores se han despertado e inspirado para diseñar mejor, verse mejor, trabajar más y exigirse a sí mismos. Otros han entendido que no solo deben ser buenos diseñando, sino que deben ser increíbles vendedores. Por último, hay una frase que he dicho mucho y cuando la gente la escucha pelan los ojos. Porque es como una revelación cuando les digo: "No trabajes con clientes referidos. Busca clientes desconocidos". Eso nace bajo la otra frase de: HAZ PUBLICIDAD PAGADA. Porque si se quedan esperando que solo les lleguen clientes de boca en boca (clientes referidos), nunca les llegarán más y mejores clientes (los desconocidos) y por ende, más posibilidades de venta.

¿Hasta dónde quiere llegar Logo Isaac?
Alguien dijo por ahí que uno debe cuidar lo que comparte. Mi meta del logo más grande que quiero diseñar no la puedo revelar, pero sí te puedo decir que veo a Logo Isaac con edificios alrededor de todo el mundo. Veo mi medalla dorada en la cima de edificios en las más grandes ciudades y siendo la referencia internacional en diseño de logos. Así como dices "hamburguesa" y piensas en McDonald´s, así llegará el momento en que digas "logo" y será un Isaac ®.





El próximo reto de Logo Isaac

En Mérida Isaac me había comentado que deseaba organizar un evento sobre comunicación visual y finalmente, llegó el momento con Caracas Visual, a realizarse el 17 y 18  de noviembre en el Teatro Chacao.

Más info en Instagram @caracasvisual


martes, 2 de octubre de 2018

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LOS GANADORES DEL CONCURSO MASISA DE DISEÑO?

Con este purificador de aire que se "planta" para que mediante la condensación del aire genera agua para las matas, 
Eduardo Chacón quedó de finalista del concurso de Electrolux.

Los ganadores del Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa en Venezuela, adquirieron experiencia y seguridad que los impulsó a atreverse mucho más profesionalmente. He aquí los testimonios de tres de ellos, un diseñador industrial y dos arquitectos.



Apertura es el término reiterado por quienes participaron en el Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa en Venezuela. Abrirse a la innovación y al mundo del diseño, abrir sus mentes al viajar y compartir con creativos de otros países y abrirse a otros concursos de diseño al adquirir experiencia y seguridad en sus capacidades.

Así lo manifestaron Eduardo Chacón, actualmente diseñador industrial egresado de la Universidad de Los Andes que en 2010 ganó la edición venezolana del Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa con el mueble Pupy-Kids, así como el dúo conformado por Aldo Michelangelli y Mónica Braña, arquitectos graduados de la Universidad Central de Venezuela, cuya propuesta seleccionada, “Luz y Ritmo”, los llevó a la justa regional en Perú.

Comenta Eduardo Chacón que “El concurso me dio la oportunidad de salir del país por primera vez, conocer otra cultura y participantes de diferentes nacionalidades que pasaron a ser amigos, también aprendí y vi otras perspectivas de diseño, compartí con los jurados y aprendí de su experiencia y evaluación. Fue enriquecedor ver interesantes productos en Casa Cor Brasilia y en otras tiendas, permitiéndome definir poco a poco mi identidad como diseñador”.

Asegura el diseñador industrial que gracias al concurso crecieron sus ganas por conocer el mundo, además de motivarlo a aprender cada día más y a valorar sus capacidades hasta el punto de que se motivó a participar en otros concursos mundiales como el DesignLab de Electrolux 2014, siendo primera vez que Venezuela quedaba seleccionada y llegaba a semifinales. Esa confianza también la adquirió Aldo Michelangelli, que posterior al concurso Masisa participó junto a su profesor Edwin Otero en la convocatoria de Ccs City 450 “Ciudad Río” e inscribió su tesis en la competencia de ARKxSITE.

Si bien hay críticas bizantinas que se entretejen alrededor de los concursos, su lado positivo implica para los participantes sumar experiencia y contrastar sus propuestas con las ideas de otros, lo cual resulta tremendamente enriquecedor.

Actualmente Eduardo Chacón trabaja para una empresa estadounidense, “que se dedica al diseño y fabricación de todo tipo de mobiliario y revestimientos en madera para viviendas y comercios, con gran énfasis en detalles ornamentales de diferentes estilos y períodos encontrados en el siglo XVIII, como estilo Luis XIV, victoriano, entre otros. A la vez manejo una empresa enfocada a la realización de rendering, realidad virtual inmersiva, animación para arquitectura y diseño en general”.

El joven merideño señala que el haber ganado el Concurso Masisa “me llevó a apreciar y valorar más el diseño de calidad que podemos ofrecer los venezolanos y a vivir mis propias experiencias de trabajo en diferentes países como Panamá, España y USA”. Por su lado, el equipo ganador en el 2016 también consideran que el concurso les brindó más seguridad en sus ideas y en hacer énfasis en el diseño como solución que genere impacto.


Diseño realizado por Chacón para el platillo principal del restaurante "Lusitanos":
la espetada de carne.



La óptica de los arquitectos

Mónica Braña y Aldo Michelangelli relatan que su integración al concurso fue por medio del taller de un día dictado por Masisa en la FAU-UCV, según la metodología de trabajo que había sido creada por la encargada del departamento de mercadeo Valeria Foi: “Desde el primer momento nos motivaron a bocetear, haciendo énfasis en que el mobiliario del futuro tiene que ser Smart (inteligente). Durante el proceso de diseño y correcciones de planos fuimos simplificando el ensamblaje”. La construcción corrió por cuenta de Masisa.

Ellos, como arquitectos, vieron la oportunidad de “hacer una pieza, no un producto”, y allí consideran que radica la principal diferencia con la visión de los diseñadores industriales. Para ellos era importante la versatilidad, las cualidades estéticas y la voluntad de incorporar un sistema smart con un módulo domótico que permitía controlar luces y otros aparatos electrónicos a través del celular. Por lo tanto, integraron el elemento tecnológico al considerar el mueble, de por sí adaptable a diferentes espacios, como un servidor. “Quisimos que el mueble fuera interactivo”, comentan.

Los módulos “Luz y Ritmo” llegaron a Lima a la vez de que Aldo estaba quebrantado de salud a consecuencia de la reacción que le causó la vacuna contra la fiebre amarilla, dejando al equipo venezolano con muchas anécdotas que contar. “A la final, no se pudo colocar el sistema domótico”, explican Braña y Michelangelli, quienes aún se muestran críticos con el resto de las piezas participantes: “el sabor final es que Latinoamérica aún no tiene la visión smart, porque los muebles tenían una visión muy limitada”.

El premio de la edición latinoamericana 2016 lo obtuvo la mesa “Ritch”, realizada por el mexicano Rodrigo Ambrosio. Paradójicamente, el concursante viajó acompañado por la gerente de mercadeo de Masisa México, Ana Arias, venezolana que estuvo durante años al frente del mismo departamento en nuestro país. Arias también fue quien brindó apoyo a Braña y Michelangelli.

Render que muestra parte del trabajo actual de Aldo Michelangelli en Comca

Meses después del viaje a Perú, que fue en noviembre de 2016, Aldo Michelangelli y Mónica Braña asistieron a su acto de graduación en el Aula Magna de la UCV. Hoy en día, él se asoció con un grupo de ingenieros y economistas para abrir la oficina de arquitectura y construcción Comca, encargándose de la arquitectura y el diseño de soluciones de mobiliario. En tanto, ella trabaja en un estudio de arquitectura cuyo principal cliente es en la actualidad la Alcaldia de El Hatillo, para la que están desarrollando el proyecto de rescate del casco central, incluyendo la construcción de la sede del mercado municipal.

Es llamativo saber que pese a la situación crítica de Venezuela, estos jóvenes talentos que tienen en común el haber ganado el Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa, se han quedado a ejercer profesionalmente en el país, bien sea aportando soluciones de diseño que contribuyan a nuestra calidad de vida o trabajando desde aquí para empresas en el extranjero. En cualquiera de las opciones, es destacable su afán productivo y generador de valor.

jueves, 27 de septiembre de 2018

MASTER CLASS "YO DISEÑO" SE ABRIÓ PASO EN CARACAS



Por Jessica Stein. Design in Venezuela

Pocos eventos para diseñadores se mantienen vigentes en Venezuela: entre la desmedida emigración de talentos y las dificultades propias para la producción de esos eventos (que se acentúan tanto como la hiperinflación), llevarlos a cabo se ha convertido en un reto titánico. Sin embargo, aún es posible asumir el desafío y no morir en el intento.



La Masterclass “Yo Diseño”, creada por el diseñador gráfico Alirio García, si bien apenas lleva dos ediciones realizadas -primero en Valencia, edo. Carabobo de forma autogestionada y luego en Caracas de la mano de Design In Venezuela-, busca perseverar en la toma de espacios para el aprendizaje, la reflexión, el compartir y hasta la elucubración entre profesionales de la comunicación visual.


La primera experiencia de “Yo Diseño” en Caracas

El pasado 8 de septiembre de 2018, Design In Venezuela reunió a 30 profesionales para compartir experiencias y visiones en torno al freelancing durante la segunda edición de la Masterclass Yo Diseño, un encuentro que fue posible gracias al valioso apoyo de Corporación D1, quienes prestaron sus instalaciones, Bodegana, Mosabi Design (desde Bogotá, Colombia) y Alfredo García Photography.

La conferencia se basó principalmente en cómo Alirio se inició en el diseño gráfico y en su trayectoria como freelancer hasta la actualidad, donde expuso su perspectiva en cuanto a los distintos grados profesionales del diseñador haciendo una comparación con los rangos militares: cabo, sargento, capitán, coronel y general, esto con la intención que los participantes identificaran con honestidad en qué nivel profesional se encuentran e instarlos a ir más allá.

Así mismo compartió sobre lo importante que es el portafolio, qué se debe buscar más allá del sueldo en una agencia, lo determinante que son las relaciones interpersonales en el campo laboral y el inagotable tema de la situación de la enseñanza del diseño en el país. Fueron 4 horas continuas en las que la constante interacción audiencia-ponente marcó la pauta del encuentro.


Fotografías: Alirio García


¿Por qué una Masterclass?

Al finalizar el evento, Alirio y yo tuvimos unos pocos pero bien aprovechados minutos para conversar al respecto:

Jessica: ¿Qué fue lo que te impulsó a preparar la Masterclass “Yo Diseño”?


Alirio: El detonante de esto fue las oportunidades que tuve con la Red de Diseño (Rediseño), cuando empezamos a hacer las charlas. Lo otro -que ahí vi esta inquietud que siempre he tenido- es que la docencia como tal me parece una de las carreras más hermosas que existe; considero que la situación en la que está actualmente es terrible. Pienso que un cambio (a esa situación) puede ser hacer este tipo de actividades, que generan una convocatoria mucho más espontánea, pues no es lo mismo que tú tengas que ir a clase porque estás cursando una carrera a que libremente decidas tomar horas de un tiempo que normalmente se dedican a otras cosas, para tener una experiencia con el área del diseño. Eso para mí ya es una ganancia, porque quien viene para acá y se sienta está dispuesto a escuchar. (…) Si se tiene la mentalidad de escuchar, también se tiene la disposición de participar y ahí entro yo como ponente.

¿Por qué la experiencia es el tema central de tu conferencia y no los aspectos técnicos propios del diseño gráfico?

Cuando me lo planteé desde la Red de Diseño para acá, siempre caigo en lo mismo: hablar sobre el día a día, sobre lo que uno normalmente no consigue información. No puedo hablar desde otro punto que no sea desde mi experiencia y me parece que una de las cosas que más conecta -porque así lo siento-, son los puntos en los que la gente no tiene ningún referente. Muy pocos diseñadores tienen a otros diseñadores dentro de su círculo de amistades, entonces yo no puedo hablar con mis amistades lo que normalmente me sucede en el área porque ni les interesa, ni les toca, ni lo comprenden. Con ellos paradójicamente hablo otras cosas del proyecto porque precisamente los que no saben de diseño me pueden dar ideas que no se les ocurriría a nadie y que pueden ser muy buenas soluciones. Pero para el caso específico del diseño, salvando que tú tengas un círculo de amistades donde drenar este tipo de cosas, no es frecuente. Cubrir esta expectativa he visto que da resultado por el feedback que recibo cuando me escriben o me preguntan en privado luego de una charla; allí preguntan cómo trabajar, cómo enfrentarse a situaciones sobre las que no hay ningún manual ni existe programa alguno que tenga un botón de “cómo lidiar con el cliente”, porque de “trucos de diseño” abunda material en la realidad, pero pienso que no es lo que realmente la gente quiere saber en momentos como éste en Venezuela.

¿Qué te pareció el público de hoy? ¿Cómo lo sentiste?


Bueno, de todos los “A” que ha tenido la experiencia (la locación es “A”, el costo y lo que hemos hecho para estar acá es “A”, el viaje de venida fue “A”, Caracas es “A”…, el público es “AAA”. Yo estoy absolutamente abrumado con la experiencia que se ha vivido, desde el principio sentí muchísima conexión; la gente llegó con comentarios como “qué interesante”, “qué bueno que se esté haciendo esto”, “yo no te conozco, pero me gustó el tema”. Leí en el informe que me pasaste antes del evento que había disposición para escuchar y ver “qué pasa, de qué me entero”… Eso hizo que el inicio fuera muy cómodo, normalmente estas cosas pudieran resultar incómodas, te da un poquito de vértigo hablar en público, pero desde el principio me sentí muy bien. Adicionalmente el desarrollo hace que la gente sin pena pregunte, se creen polémicas y conversen todos, y de alguna manera sentí que no nos queríamos ir. La gente se quedó y todavía se conversó mucho más. Siento que lo compartido aquí pudiera convertirse en un foro; a partir de éste momento tenemos la posibilidad de que cada uno sume nuevos puntos, porque la Masterclass la puede dar cualquiera que tenga algo que decir para que otras personas se nutran.




La gira continuará

Un tan viejo como odioso refrán reza “de lo bueno, poco”, pero para nosotros no aplica en absoluto. Eventos como la Masterclass “Yo Diseño” son tan necesarios en el país que es difícil no pensar en hacer todo lo necesario por acercarlos a tantos entusiastas de la creatividad. Por eso Alirio y Design in Venezuela están trabajando en una próxima edición que podría ser en cualquier ciudad. Para saber más o unirse a colaborar, contacta a: designinvenezuela@gmail.com



Sobre el ponente

Alirio cuenta con más de 20 años de experiencia ininterrumpidos, entre agencias y trabajo independiente. En 1997 se graduó en el Instituto de Diseño de Valencia y ha sido un profesional activo en cuanto a participación como ponente en eventos como Una Mano por el Diseño (Maracay, edo. Aragua) y como miembro de la pausada Red Venezolana de Diseño (Rediseño). Actualmente se dedica a asesorar empresas y emprendimientos en el ámbito de la comunicación visual

lunes, 17 de septiembre de 2018

LA CRISIS OBLIGA A LAS ESCUELAS DE DISEÑO A TOMAR DECISIONES RÁPIDAS

El IDDAR ha sido conocido durante años por sus labores de extensión académica que trasciende los salones de clase 


Hace dos semanas corrieron pésimas noticias por Whatsapp que señalaban que el Instituto de Diseño Darias estaba por cerrar. A los pocos días llegó la información de que el Instituto de Diseño Caracas también. Lo que se decía es que los anuncios económicos realizados por Nicolás Maduro en agosto eran la causa del colapso. He consultado a tres voceros para conocer cuál es la situación en ambos casos.


"Agarramos la oscuridad y la convertimos en algo positivo"

Así se expresó Domingo Villalba, actual director del Instituto de Diseño Darias, para señalar que ya lo peor había pasado y que han tomado las decisiones pertinentes para mantener la escuela abierta.

"El anuncio económico presidencial  es difícil de asumir por las empresas pequeñas", indica Villalba, porque el aumento del salario mínimo, "nos sube 60 veces el costo, siendo lo más fuerte de asumir, la carga retroactiva".

Explica el director del IDDAR que en sus 23 años de trayectoria han logrado mantener un personal estable y su orientación social, siendo sus costos orientados a personas que trabajan para pagarse sus estudios de diseño. Por ello, sus horarios se adaptan a sus dinámicas, incluyendo las clases sabatinas.



Luego del paquetazo rojo, decidieron hacer un paro administrativo, "un trimestre sabático de octubre a diciembre de este año y regresamos en enero 2019", dice Domingo Villalba, quien explica que en el año, el Darias abre cuatro trimestres de 9 semanas. Por lo tanto, el alto coincidirá con sus vacaciones largas.

También conversamos con el profesor Rubén Moreno, quien indica que el equipo docente del IDDAR se ha mostrado totalmente receptivo y abierto a los ajustes administrativos que  se deban asumir y que las inquietudes que se generan, sobre todo en la comunidad estudiantil, se han solventado a través de reuniones y mucha comunicación.

"En la institución tenemos mística sobre la formación académica. Es la escuela donde estudié y egresé y entiendo que la coyuntura hizo que el director debiera tomar decisiones rápidamente".

Por lo pronto, el IDDAR va a entrar en una etapa de revisión administrativa, y los interesados en inscribirse para el trimestre que arrancará el 14 de enero de 2019 pueden obtener información a través de sus redes sociales. En Instagram y Twitter: @infoiddar,


El "tremendo susto" que dio el IDC

Un día sábado fue escogido por el Instituto de Diseño Caracas (IDC) para emitir un correo electrónico que encendió las alertas rojas de su comunidad estudiantil. En el mismo se anunciaba que debido a que el contrato de arrendamiento de su sede no sería renovado, "nos vemos en la obligación de entregarla y sumado a ello, los inconvenientes que  ocasionan las actuales medidas económicas, nos vemos en la NECESIDAD de SUSPENDER TEMPORALMENTE el inicio de las clases para el Período Académico Septiembre 2018-Febrero 2019. En tal sentido, les solicitamos nos remitan a la brevedad posible los siguientes datos, a objeto de reintegrarles a partir del lunes 10 de septiembre de 2018, el dinero que cancelaron por la inscripción del semestre".

Asi, sin anestesia arrojaron la noticia, apenas dos días antes del comienzo de clases, que estaban pautadas para el lunes 10. Su prima hermana, Instituto de Diseño de Valencia también anunció su cierre temporal, pero con la diferencia de que su sede es propia.



En el mundo del diseño venezolano todos conocemos el secretismo del IDC, lo difícil que es obtener un vocero oficial. Como institución son una especie de "caja negra", inexpugnable hasta el punto que el querer pegar un simple afiche para promover un evento en una de sus carteleras lo han convertido en un procedimiento burocrático que pasa por solicitudes formales a través de cartas impresas.

Quien accedió a conversar conmigo sobre el tema fue una persona integrante de la "comisión de emergencia" que el mismo sábado del mensaje armaron 300 miembros de la comunidad estudiantil junto a sus padres.

Entre el grupo hay varios abogados que revisaron el estatus legal de la sede y descubrieron que no era inminente el desalojo de la sede de La Castellana, si bien era cierto el pleito legal del dueño del IDC con el dueño del local.

Entonces, llegó el momento de negociar: En el instituto "Se comprometieron a iniciar clases hoy, 17 de septiembre. No nos quisimos enfrascar en una pelea y llegamos a ese acuerdo. Las clases son en el mismo lugar de siempre y la administración presentó un ajuste de los pagos, calculados en tres cuotas", explicó el representante de la comisión.

Afortunadamente, el Instituto de Diseño Valencia también abrió sus salones de clases.

Sin embargo, a raíz del conflicto inicial, quedó una comisión más pequeña que se encargará de vigilar los pasos de la institución, porque se sembró la desconfianza.

introduce tu email:

Delivered by FeedBurner

miércoles, 12 de septiembre de 2018

EL ÚLTIMO ARTÍCULO


Supongo que a estas alturas, inicios de septiembre 2018, casi nadie en el mundo ignora la profunda crisis venezolana que ha ido derruyendo todo. Uno de los sectores que entró hace tiempo en crisis es el de los medios de comunicación, debido a la censura y la persecución del régimen populista autoritario que estableció Chávez. Los espacios digitales son los que de alguna manera han brindado resquicios de libertad a quienes trabajamos de manera independiente. Este post es el testimonio de los intentos de incluir el diseño gráfico e industrial en los medios tradicionales.


Este fin de semana ha sido publicado mi último artículo sobre diseño gráfico en El Universal web. Es un cierre dorado, sobre Big Gil.

Desde el "Viernes Rojo", el diario entró en crisis, porque dice que no tiene cómo pagar el sueldo mínimo decretado y el lunes siguiente al anuncio, indicó a sus empleados que sacaran el carnet de la patria porque se acogería al subsidio que ofrece el régimen, por lo tanto, quien no tenga el "plástico", no cobra.

Después de la polémica decisión, siguieron días de locura, con visita del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa (SNTP) incluida, que aumentó la histeria al interior del reconocido medio. 

Comencé a escribir en El Universal porque fui invitada en agosto del 2017 por Giuliana Chiappe, quien en aquel momento ejercía la jefatura de la sección "Estilo de Vida". Ella seguía este blog y le pareció interesante integrar a los temas de moda, las otras áreas del diseño. Acepté con gusto y comencé a redactar para el primer viernes de cada mes, iniciando con una entrevista a la gran Anita Reyna, que actualmente no se encuentra en el histórico de la web de El Universal, porque la página se cayó a principios de este año y se perdió la data. Por esa razón, decidí colgarlo acá: http://www.disenoenvenezuela.com/2018/04/anita-reyna-el-diseno-grafico-define-el.html.

Giuliana se mudó de empresa en diciembre y en enero de este año, la sección Estilo de Vida quedó a cargo de las colegas Yamileth Angarita y Carolina Contreras, quienes siempre se mostraron abiertas y respetuosas con mis escritos.


Un alto en el trayecto

Yamileth salió de El Universal un poco antes de la reconversión cambiaria y Contreras ha quedado a cargo del timón de un barco que atraviesa una tormenta. Por mi parte, desde julio decidí no cobrar la colaboración porque imprimir la factura y su copia me costaba más que lo que el diario paga, un sinsentido. Entonces, en esta semana de locura, uno de los jefes de la mesa de redacción señaló que solo se quedarían con moda y con estas decisiones se sella el fin de mis artículos, porque no me interesa escribir sobre moda. 

Entonces he recordado por qué me he dedicado a escribir sobre diseño gráfico e industrial. Cuando me gradué de comunicadora social, sabía que quería dedicarme a la cultura, pero a la vez no deseaba abordar las fuentes tradicionales como artes escénicas, artes plásticas o música, aunque me encantan.Tenía ganas de escribir o promover algo diferente, pero no sabía cuál iba a ser ese tema. Mientras, sacaba mi segunda licenciatura en la escuela de Artes, hasta que en 1996 se atravesó un trabajo que cambiaría mi destino profesional: el departamento de asuntos públicos del Centro de Arte La Estancia.

Allí fui contratada como periodista cuando todavía estaba abierta la exposición Detrás de las Cosas y luego hice la prensa para la apertura de DGV 70-80-90. Así fue que conocí al diseño gráfico e industrial venezolano y dije ¡Eureka!

En el 2000 llegó el momento de hacer tesis de pregrado y por supuesto que me dediqué a investigar sobre diseño, y de allí fue que salieron las publicaciones en Venezuela Analítica y en paralelo otros trabajos en el área que me han llevado hasta este blog que abrí en 2009 y a sumar algunos detractores -que afortunadamente no alcanzan los dedos de una mano-, que consideran impropio que una "no diseñadora" dé charlas y escriba sobre diseño. Afortunadamente, no les he parado y por eso he seguido con la ruta que me tracé.

Con el artículo sobre Big Gil este fin de semana hago stop en El Universal, así como hace unos años atrás detuve en seco las colaboraciones para el suplemento Espacios que producía El Nacional. En aquel momento, la escasez de papel fue minando los encartados dominicales poco a poco. El autoritarismo populista atacaba por ese flanco al reconocido medio de comunicación.

De aquella experiencia quedó la satisfacción de haber apoyado a los diseñadores de muebles y de interiores venezolanos y latinoamericanos. Fue grato recibir el agradecimiento de Manaplas y la Marc Flallo (entre otros) porque gracias a mi artículo lo contactó un importante coleccionista o haber entrevistado a Jorge Montaña y Jaime Gutiérrez Lega en Colombia y al arquitecto y diseñador industrial argentino Ricardo Blanco.


Entre el idealismo y la economía

Reconozco que sí, he perseverado y también que me apasiona investigar y escribir sobre diseño. Es la especialización que he cosido a mi medida y que me ha permitido hacer lo que quiero con libertad.

El diseño ha sido mi labor romántica, cuya cara más visible es este blog en el que he forjado una línea editorial autónoma. Sin embargo, en enero de este año pensé seriamente en dejarlo, porque ante el entorno hiperinflacionario venezolano no tenía sentido dedicar al menos 8 horas semanales a trabajar por "amor al arte" en un post sobre diseño. Entonces, llegaron los que llamo "mis padrinos mágicos".

Ya había comenzado a buscar opciones para captar recursos, pero fue en el 2018 que llegó el patrocinio de Masisa Venezuela y un donante muy especial, pues es un querido ex alumno del CDD que desinteresadamente ha realizado aportes que permiten mantener a flote este espacio periodístico independiente especializado en diseño gráfico e industrial, que funciona a investigadores profesionales y a estudiantes de arquitectura, artes y diseño a conocer sobre la historia y sobre lo que está aconteciendo en este campo creativo.

Debo aclarar que el esquema de donaciones para emprendimientos comunicacionales ya lo había conocido a través de las recomendaciones de la organización Sembramedia. También debo agradecer la participación de colaboradoras como Jessica Stein y mis alumnas del curso de ampliación en la UCV, Andreína Padrón y Jessica Yannone por los textos que han aportado para enriquecer el blog Diseño en Venezuela, así como el identificador gráfico que obsequió Enzo Medina hace dos años.


El reto para el 2019

Y seguramente hay quien se pregunte que si amo tanto el diseño, por qué no trabajo como curadora en el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez. Aprovecho para aclarar que hace unos años atrás, un ex director de la institución me convidó a encargarme del departamento de investigación, pero mi decisión fue que no valía la pena convertirme en empleada de un gobierno que adverso por tres lochas y un bozal de arepa. 

Por los momentos, continúo en Venezuela haciendo lo que me gusta gracias a mis padrinos mágicos. Tengo planes para el blog, más el proyecto expositivo La Neumann, cuyas concreciones dependerán del establecimientos de alianzas, colaboraciones y patrocinios. Si tienes ideas y recursos que desees compartir con esta amante del diseño venezolano, puedes contactarme a perezurbaneja@gmail.com