Diseño en Venezuela: LA INNOVACIÓN LLEGA A LOS PUFFS

martes, 8 de junio de 2010

LA INNOVACIÓN LLEGA A LOS PUFFS

Guasabi es una marca venezolana que diseña y fabrica asientos alternativos. Sus piezas son los bean bags.
¿Realmente es posible innovar en el diseño de puf o bean bag? Esta interrogante puede surgir después de visitar alguna de las exposiciones locales dedicadas a la decoración, donde se nota el relieve que en estos últimos años ha alcanzado este asiento, cuya forma se ha reducido a dos o tres modelos que apenas pueden diferenciarse por la tapicería. Sin embargo, la respuesta es sí.

Lorena Rodríguez detectó que en el mercado nacional existía la necesidad de mobiliario alternativo. Teniendo esa certeza fundó su empresa, con la que ha logrado diversificar el puf, creando varios modelos: una línea maciza, con estructura de bloques de anime cortados bidimensionalmente como el modelo Sichi, y otra “esponjosa” –típicos bean bags–, que contienen perlitas de poliestireno.

Rodríguez define los productos de Guasabi como “funcionales, livianos, fáciles de mover y cómodos”. Asímismo considera que sus creaciones se diferencian por “la estética y la calidad”, cualidades logradas en parte por las interesantes formas que ha logrado diseñar, así como por los materiales empleados: lona lavable, semicuero, plástico “náutica”, goma espuma y anime.

La producción no es masiva, dirigiéndose en los últimos tiempos a cubrir proyectos arquitectónicos y de diseño de interiores con sus propias líneas. Los modelos de Guasabi también se venden al detal en exposiciones feriales y a través de su página web.

El proceso
En sus inicio como diseñadora, Lorena Rodríguez trazaba manualmente los patrones para obtener los cortes de las telas. Luego realizaba pequeñas maquetas tridimensionales en las que “pescaba” los defectos que debían ser corregidos.

Después de varias etapas de perfeccionamiento, el material se pasaba al taller de costura. Este fue el proceso que arrojó como resultado el intrépido puf infantil Delfín, cuyo principal reto fue lograr que la cola quedara en vertical de manera estable, para que la persona pudiera recostarse sin caer.

El método creativo ha cambiado, porque en la actualidad Rodríguez contrata personal diestro en elaborar “renders tridimensionales”, con el fin de “construir en la computadora” la forma del asiento que se desea fabricar. En pantalla se ajustan las formas que luego se pasan a un programa que calcula automáticamente los patrones, los cuales son ploteados, para posteriormente ser probados y corregidos en prototipos de escala real.

El secreto de la calidad de los asientos de Guasabi, indica Rodríguez, es que todos debe ser probados antes de producirse.

Ergonómicos
Rodríguez considera que el principal atributo de sus bean bags es la ergonomía, traducida en estabilidad y confortabilidad para el cuerpo humano. A cada una de estas piezas les coloca una altura ligeramente mayor a la de un asiento rígido para que el usuario pueda sentarse e incorporarse fácilmente sin ayuda de otros. También se adaptan a la silueta humana sin deformarse, como ocurre con el sofá de la Colección 160, que a pesar de ser mórbido, jamás pierde su forma.

Para la diseñadora es importante que la postura sedente sea natural, teniendo cada parte del cuerpo el soporte preciso para el reposo. Por ejemplo, en el caso del modelo Chaise longue San, los pies quedan estirados en alto y el cuello puede posarse en el “espaldar”, logrando una absoluta comodidad

Otros ejemplares interesantes son el puf Gorda, que exhibe curvaturas que evocan un torso femenino, o el puf de dos puestos Go, que según Rodríguez, fue concebido con sumo cuidado. “Los puestos están separados por una división interna en el medio, para evitar que cuando se siente una persona, afecte a quien tiene al lado. Igualmente se puede notar que la base del asiento es circular con el fin de evitar que el usuario se hunda mucho. La idea predominante es la comodidad, la persona no debe quedar hundida, ni colgada”.

Entre puf y bean bag
  • El puf es un asiento sin patas, sin respaldo ni apoyabrazos, que está marcando la pauta en la escena del mueble venezolano.
  • El bean bag (bolsa de granos o frijoles) es una variante que se caracteriza por estar relleno con pelotitas de poliestireno, cuya movilidad permite a este tipo de asiento “moldearse al cuerpo” de la persona que sobre él reposa.
  • El puf Sacco diseñado en 1968 por los arquitectos italianos Piero Gatti, Cesare Paolini y Franco Teodoro, es el modelo más famoso y copiado, debido a que es fácil de producir con materiales económicos.
Originalmente publicado en el suplemento Espacios de El Nacional. Caracas, 6 de junio de 2010.