Diseño en Venezuela: CREADOR VENEZOLANO CONVIERTE MUEBLES EN METÁFORAS

domingo, 19 de septiembre de 2010

CREADOR VENEZOLANO CONVIERTE MUEBLES EN METÁFORAS


Miguel Angel Jiménez juega con formas orgánicas, colores tropicales y tecnología avanzada en sus proyectos.

A simple vista lucen como muebles importados de Europa. Quizás de España o Italia, debido a su aspecto y los acabados impecables. Pero no, son absolutamente diseñados y fabricados en Venezuela.

Detalle de pata del
 asiento "Dolphin".

Miguel Angel Jiménez se considera a sí mismo como un artista cinético-constructivista. A mediados de la década del setenta del siglo pasado estudió diseño industrial en Nueva York con la finalidad de obtener conocimientos en el manejo de materiales, metodología y procedimientos de producción para aplicar a sus esculturas. Posteriormente se radicó durante una larga temporada en Madrid, antes de retornar para asumir el reto de impulsar su obra.

Los viajes han enriquecido la perspectiva de Jiménez. En Estados Unidos comprendió el valor de la tecnología, mientras que del diseño europeo aprendió la disciplina y la visión de futuro, es decir, a crear muebles atemporales.

Cuestión de personalidad
“Tengo identidad, lo cual es 100% vital para un diseñador. La identidad es cuestión de actitud, no tiene que ver con caprichos, ni con lo fashion”, asegura Jiménez.

Esta condición es indudable en los asientos, gabinetes y juegos de comedor que se exhiben en el showroom del diseñador, muchos concebidos hace 25 y hasta 30 años atrás. Sobresalen los colores vibrantes, como si en ellos reverberara la luz tropical; texturas que lucen ligeras y líneas curvas de corte orgánico que en conjunto configuran metáforas de la naturaleza.

Este logro es posible debido a los tres conceptos que se manejan en el proceso creativo: arquitectura, arte y diseño.

La arquitectura permite al objeto adaptarse al espacio. El arte brinda la condición de atemporalidad y vigencia en el tiempo, mientras que mediante el diseño se llevan a la realidad las ideas, involucrando bocetos, planos, materiales, productividad y eficiencia.

“Mi trabajo es bastante estructurado y en él aplico investigación. Cada diseño surge como un proyecto ligado a una idea inspiradora de la naturaleza. Luego, poco a poco voy desarrollando los planos para lograr la volumetría exacta. Después saco una matriz sobre la que se hacen todas las correcciones posibles. Finalmente se fabrica un primer modelo que es expuesto al uso exagerado para probar su resistencia”, detalla Jiménez.

Poltrona "Cobra".
Fabricación certificada
La fábrica de Miguel Angel Jiménez produce series cortas (máximo 20 unidades) que aseguran la exclusividad. “Cada producto sale de mi taller firmado y numerado. Registramos la fecha en que fue elaborado, quién lo compró y ofrecemos servicio de mantenimiento y reparación de por vida”.

La tecnología cumple un rol importante en este proceso: a nivel de los materiales, el diseñador privilegia el empleo de las tecnomaderas y las tecnofibras (elementos provenientes de procesos controlados para asegurar calidad y uso racional de los recursos). En cuanto a los procedimientos, se utilizan máquinas de control numérico para lograr cortes precisos, el ensamblaje se realiza con atornillamientos especiales y los tapizados son recubiertos con resinas sintéticas que los protege de la humedad y las inclemencias climáticas. Aunque Jiménez define sus muebles como “arte utilitario etéreo”, los mismos son expresamente fabricados para perdurar.

Una cualidad resaltante de los asientos es la ergonomía: “La comodidad es primordial. Mis muebles no son duros, ni blandos, tienen el punto exacto para que el cuerpo se pose con placidez”, señala.

Sofá "Fénix"
El mobiliario está dirigido a matrimonios jóvenes y a personas de la clase media, porque conjugan excelente diseño a precios accesibles. También es preciso mencionar que Miguel Angel Jiménez emprende proyectos de decoración interior para hogares y para espacios como bares y hoteles.

Su sello es crear ambientaciones pobladas por los objetos y esculturas de su factoría.

Entre los planes a corto plazo de Miguel Angel Jiménez está la apertura de planta y tienda en Bogotá, con el objetivo de proyectarse a nivel internacional.


Patentados
Miguel Angel Jiménez ha obtenido 10 patentes en los Estados Unidos y 8 en la Unión Europea, no obstante, ha desarrollado más de 120 productos y asegura tener engavetado un considerable lote de proyectos, en donde se incluye platería y cerámica. Entre las piezas patentadas destacan la chaise longue Dolphin y la poltrona Cobra, creadas hace 25 años atrás.

Si bien la patente protege la originalidad de la forma diseñada y deja asentado un registro de la misma, Jiménez señala que sus muebles son difíciles de copiar, debido a la tecnología empleada para su elaboración.

Originalmente publicado en el suplemento Espacios de El Nacional. Caracas, 19 de septiembre 2010.