Diseño en Venezuela: Entrevista a Viviana Moreno, de diSpar: "COMO DISEÑADORA INDUSTRIAL INDEPENDIENTE, MI ATRIBUTO ES LA DIFERENCIACIÓN"

viernes, 15 de marzo de 2013

Entrevista a Viviana Moreno, de diSpar: "COMO DISEÑADORA INDUSTRIAL INDEPENDIENTE, MI ATRIBUTO ES LA DIFERENCIACIÓN"


Cuando hace años atrás conocí a Viviana Moreno, enseguida me di cuenta que es una diseñadora industrial venezolana que está en un "rollo" distinto al del resto, puesto que su investigación se enfila hacia el equipamiento urbano y la sostenibilidad. Desde el 2009 conformó Diseño Parejo, diSpar, con el ingeniero Juan Pablo Márquez, con quien obtuvo a finales del año pasado el único premio de la Bienal Iberoamericana de Diseño que ha obtenido Venezuela en la categoría "diseño de producto".




Tienes tiempo explorando el reciclaje para el diseño de productos ¿cómo han sido los procesos de investigación y pruebas para llegar a productos como el Bowl 33 y un tercio y las pesas?

Desde que estudié la carrera me interesó saber sobre los procesos en el reciclaje de materiales. Una de las primeras aproximaciones fue el estudio del reúso del tetrabrick, de allí salió una tesis en Ingeniería Química de una amiga, Dani Marcano, quien desarrolló un aglomerado con envases tetrapack pues es el de mayor presencia en el cúmulo de desechos sólidos del país. Allí quedó sembrada la espinita.

Ante la dificultad de adquisición de material, la intención de disminuir costos de producción y considerando siempre la ecuación de la sustentabilidad, en diSpar hemos optado por abordar el reciclaje, reúso o reinserción del material, como forma de proveer ese input en los proyectos que realizamos.

A veces pasa que tenemos el material y hay que darle forma; otras veces ocurre que tenemos la forma y hay que buscar el material.



El bowl 33 1/3 fue un ejercicio de la técnica para termoformar plástico. Se hizo con la intención de darle valor a una serie de discos que estaban próximos a ser basura. Esa fue la excusa para practicar con calor  y presión. Un proceso enmarcado en la hechura de la herramienta para termoformar, que nació uniendo una resistencia de cocina, un bastidor de un matero y una lata de melocotones vacíos, obra magistral del ingeniero de dispar, Juan Pablo Márquez.

El uso del material de las pesas fue una cuestión coyuntural, se hicieron en aluminio porque era la opción que teníamos en Mérida. Habíamos diseñado y calculado en función de hacerlo por medio de rotomoldeo de plástico reciclado, pero entre que las empresas que reciclan plástico no atienden a las solicitudes, los plásticos que vendían por ahí son un “mezclum” que no sirve para fundir y  que no contamos como empresa con la infraestructura necesaria para el reciclaje de plástico, optamos por el metal.

Sin embargo quedaron los estudios, ensayos y diseño de maquinaria que hicimos para el reciclaje de plástico y rotomoldeo. El hecho es que en ese momento debíamos responderle al cliente y así fue, las pesas salieron de la fundición de aluminio en talleres que se surten de los lateros, de los  chatarreros y de las construcciones. Al menos cada kit contiene 8 Kg de un metal que pudo haber estado en un vertedero.

Tu línea de investigación es el equipamiento urbano ¿cómo integras la sostenibilidad en este tipo de proyectos?

Según el CED (Comission on Environment and Development) “la meta global del desarrollo sustentable es lograr un progreso que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades, para minimizar la degradación que la industria causa en el medio ambiente”.  Pero la sustentabilidad o sostenibilidad no es sólo cuidado al medio ambiental, en ella actúan dos elementos más: el ámbito económico y el sociocultural.

Proyecto de kiosco Quio.

Para que resulte efectiva la sustentabilidad en el diseño de equipamiento urbano hay ciertas condiciones.

Factibilidad productiva en función del uso de los materiales  y recursos técnicos que se dispongan en la zona. Pudiéndose hablar de un desarrollo endógeno que ayuda al mejoramiento de la economía y de las condiciones sociales propias de la región, así como disminuir impactos al medio ambiente por cuestiones de traslado de materias primas y de los mismos productos.

Entendimiento de la antropología que rige a quienes coexisten en un espacio urbano para la correspondencia del equipamiento con la sociedad y su cultura.

Estas condiciones, entre otras, son a las que recurro en el proceso de conceptualización que permite asignarle parámetros para poder proyectar/diseñar/ construir productos que se adecúen al entorno.

En la actualidad y con las condiciones de nuestro país hablar de sostenibilidad absoluta resultaría utópico.

Las ciudades venezolanas son heterodiseñadas o carecen  de diseño ¿qué consideras que hace falta en Venezuela para que nuestros gobiernos locales se den cuenta de que el diseño puede dar soluciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos?

Las ciudades venezolanas son una mezcla del mal gusto y las buenas prácticas del diseño. No son enteramente diseñadas por expertos en la disciplinas a las que les corresponderían darle las soluciones de habitabilidad, más bien son el resultado de la adecuación de la población al terreno existente, como los barrios, cenitalmente orgánicos, pero con fallas en su configuración estructural.

Sin duda que el usuario del equipamiento urbano no es el cliente, allí radica uno de los problemas que está desmembrando la urbe. Se antepone el negocio al beneficio de la comunidad. Es latente el deterioro de las condiciones urbanas del país, salvo casos específicos que pueden ser el ancla para mostrar lo beneficioso del diseño.

La implementación de equipamiento urbano acorde a las características de las ciudades venezolanas contribuirá a mejorar el nivel de calidad, funcionabilidad, usabilidad y percepción del entorno al aplicar de cualquiera de los siguientes DfX (design for excellence) o conjugación entre ellos:

Diseño para la Seguridad (Design for Safety)
Diseño para el Acceso y Movilidad (Design for Access and Mobility)
Diseño para el Contexto (Design for Context)
Diseño para la Habitabilidad (Design for Livability)
Diseño para la Sustentabilidad (Design for Sustainability)
Diseño para la Excelencia Visual (Design for Visual Excellence)
Diseño para la Efectividad de la Inversión (Design for Cost–Effectiveness)

Estos son indicados en el manual de diseño urbano de la ciudad de New York (New York City Department of Transportation, 2009)[1], los cuales interpreté en la guía de Diseño de Equipamiento Urbano para Entrenamiento Físico, que realicé como tesis de mi maestría en “Diseño, Desarrollo y Gestión de Nuevos Productos” de la Universidad Politécnica de Valencia (España).
Proyecto para módulo de venta de verduras y frutas.

Reitero, los usuarios no son los clientes para este tipo de productos. Las ciudades venezolanas necesitan personas en entes gubernamentales: alcaldía, corporaciones de turismo, ministerios, etc;  que estén comprometidas con la  adecuación, renovación y actualización de los espacios. Dichas personas han de ser letradas en el tema urbano, con sensibilidad social y un alto grado de actualización. Cuando ocurra eso, el diseño urbano será fundamental en la mejora del entorno, simplemente porque será entendido por el cliente.

Recibiste Premio en el área de diseño industrial en la BID ¿el jurado te envió algún veredicto o razones por las que te adjudicaron el premio? ¿cuáles son los valores o cualidades de tu propuesta que la hicieron merecedora del galardón?

En el caso de Venezuela sólo las pesas diSpar fueron seleccionadas para representar al país en el renglón de producto porque cumplían con el listado de requisitos y los atributos que la BID buscaba.

El jurado era un conjunto de expertos internacionales que valoró en función de estas pautas:
Responder a los valores de sostenibilidad y a los principios del ecodiseño.
Contribuir a expresar la idea de Iberoamérica como espacio de diseño singular y de calidad.
Representar un diseño que evidencie la experimentación.
Responder a los principios del concepto “Diseño para todos”.
Responder a los principios del concepto “Diseño para el desarrollo”.

 ¿De dónde obtienen el aluminio para las pesas? ¿trabajan con lateros? cuéntame de ese proceso de obtención de la materia prima para las pesas, su preparación para el proceso de vaciado.

El proceso de fabricación de las pesas se realizó por medio de la contratación del servicio en talleres de fundición de aluminio, quienes compran el material a lateros, chatarreros. Se surten del vertedero y otro poco procedente de proveedores particulares. El material es vagamente escogido, por ello en la fundición habrá trazas de otros materiales o aluminios con diferentes características técnicas.

Para poder recrear el uso de desechos se hizo una relación de cuántas latas se emplearían para 1Kg de aluminio reciclado, que oscila entre 70 y 90.

El proceso de fabricación es un tanto burdo y pseudo-artesanal, hecho por medio del molde de arena perdida, el cual permite su reutilización. Una vez seleccionado el material, se funde y es vertido en estos moldes. Fueron varias las pruebas que se hicieron para que al momento de vaciar el material no generara formas indeseadas generadas por la contracción al enfriarse el metal.


Cuéntame sobre costos de producción ¿cuánto cuestan las pesas? ¿tienen posibilidad de ser competitivas en el mercado?

El precio del aluminio reciclado es tan oscilante como el índice de la cesta petrolera y el humor del dueño de la fundición.

Las pesas cuando fueron vendidas tenían un precio en el que la producción, que era hecha por outsorcing, representaba el más del 50%.  Ya desde este punto la rentabilidad económica, para nosotros como autores, es muy baja.

Pero nuestro objetivo no es abaratar ni ser lo más baratos, de hecho eso no está planteado en la misión de diSpar, sino la de generar diferenciación en los atributos de los productos que desarrollemos, allí es donde seríamos competitivos. Desde el momento en que las pesas podían ser empleadas como mancuernas y a su vez como discos, ya estamos aplicando un atributo diferenciador.  

Los diseñadores de corte independiente debemos optar por ser competitivos desde la  diferenciación, pues tenemos la capacidad para ello, pero no las condiciones para competir con las plantas que producen grandes lotes.

Respuestas rápidas
Ciudad venezolana a la que te gustaría diseñar su equipamiento urbano.
Tucacas, pero ante el decadencia que ha sufrido mi ciudad natal me interesa aportarle en la renovación y actualización urbana de Mérida.

¿El proyecto soñado?
Producir e implementar equipamiento urbano.

¿Tu héroe del diseño?
Dieter Rams y los esposos Eames.

¿Tu libro de cabecera sobre diseño?
Fundamentos de Diseño (Wucius Wong)
Universal Principles of Design (William Lidwell, Katrina Holden, Jill Butler)
Elementos Urbanos. Mobiliario y Microarquitectura (Josep Ma. Serra)

¿Ecodiseño?
Es una etiqueta de color verde, recurrentemente empleada en la comercialización de productos que pueden que no respeten los principios a los que cualquier proyecto debe enmarcarse, la sustentabilidad.

¿Qué le hace falta al diseño industrial venezolano?
Capacidad productiva y capacidad de consumo, con ello y la ejecución de buenos productos y servicios, el respaldo de la población vendrá solito.

¿Qué le sobre al diseño industrial venezolano?
Gente con un deseo inmenso de hacer valer su profesión en este país.

Si tuvieras que poner un título a un libro sobre la identidad del diseño venezolano ¿cuál sería?
No por identidad sino por ubicación: El diseño AL NORTE de la periferia

¿Tu material reciclado favorito?
Por ser 100% reciclable sin perder nunca su características: el vidrio,
Por ser factible de reciclar bajo configuraciones job-shop: el metal,
Porque es necesario hacerlo ya que solo se reciclarse el 2% en Venezuela: el plástico.
Por emplearse como agregado: el concreto

¿El principal reto del diseñador industrial según Viviana Moreno?
Si se es diseñador industrial con empresa para proyectar el reto será: la producción (no exactamente la artesanal) y puesta en el mercado (no exactamente en los llamados  “mercados de diseño”).

Si se es diseñador industrial vinculado la academia, el reto es mantenerse actualizado aun cuando la institución no lo esté.





[1] New York City Department of Transportation. (2009). Street Design Manual. www.nyc.gov/dot