Diseño en Venezuela: LA GRÁFICA DISIDENTE EN VENEZUELA

sábado, 6 de febrero de 2016

LA GRÁFICA DISIDENTE EN VENEZUELA

Esta imagen a mi juicio bien articulada, fue portada de Facebook de la marca Hot Chocolate Design en el 2014.

Hace años,  en 2008, me preocupaba la cantidad exagerada de propaganda chavista impresa que veía en los espacios públicos venezolanos. Como en aquel momento viajaba más por el país, notaba que no sólo en Caracas, sino en el interior, la propaganda del gobierno estaba por todos lados en forma de afiches, vallas y pendones.

Ese fue el detonante para que iniciara el registro fotográfico de la propaganda roja y buscara alguna manera de explicarme el fenómeno. De ahí surgieron mis escritos y charlas “Diseño al servicio del autoritarismo”, que puedes revisar en la versión resumida que publicó Étapes (editorial Gustavo Gili, Barcelona, España): El diseño al servicio del autoritarismo y una posterior revisión bajo la óptica de la diversidad cultural que realicé para la asignatura dictada por Tulio Hernández en mi maestría, que puedes leer aquí: Una mirada a la propaganda del chavismo

Pues bien, esa información la presenté como charla en Cali y Pamplona, Colombia, y en ambas ocasiones me preguntaron por la respuesta de la oposición, y la realidad en 2008, 2009 y aún en el 2010 era que no tenía fuerza y que las pocas manifestaciones gráficas opositoras impresas que surgían, eran apabulladas en cantidad por la propaganda oficialista y eran “desaparecidas rápidamente”.

Aviso publicado en Ultimas Noticias, 2008.

La propaganda del chavismo ha planteado algunas preocupaciones y reflexiones entre los diseñadores gráficos venezolanos. Algunos han manifestado que el hecho de que el gobierno venezolano se haya dado cuenta de que la comunicación es un factor clave, ha alterado el ejercicio del diseño gráfico porque el gobierno se ha convertido en un importante empleador. Igualmente manifiestan que el diseño de la propaganda chavista no sólo debe ser evaluado por su calidad estético-formal, sino por su contenido. A la manera de ver de los diseñadores disidentes, la propaganda gubernamental ha desgastado los símbolos patrios y está plagada de un discurso militarista de corte autoritario, alejado de valores civiles diversos, abiertos y plurales. Estas circunstancias colocan sobre el tapete cuestionamientos éticos al ejercicio profesional.

Notable fue la iniciativa encabezada por las diseñadoras Carolina Arnal y  Waleska Belisario, llamada Manifiesta, que recuerdo como pendones colocados en la avenida Francisco de Miranda en Chacao, de la que quedó flotando en el universo de internet la que dice: “Vota o Bota”. Ninguna más, y puede ser un tema interesante para investigar.

Llámenme disidente, no opositora
En el contexto conflictivo que detonó el 12 de febrero de 2014,  en medio del mandato de Nicolás Maduro, circularon por las redes sociales decenas de memes, humor gráfico y otras piezas gráficas críticas a la represión ejercida por el régimen a las protestas estudiantiles y guarimbas, así como cuestionadoras de la crisis política y económica de nuestro país.

Igual como con la propaganda gubernamental, a nivel formal había de todo: piezas pésimas y otras muy bien logradas. En dicho proceso compilé unas cuantas propuestas realizadas por diseñadores venezolanos.
Estas dos piezas circularon ampliamente por las redes.
¿Sabes quiénes las hicieron?
       

Por el diseñador Juan Madriz Pontiles.

Por el ilustrador Johann Boscán
                       
Esta información visual la he guardado y la presenté identificada como “gráfica disidente” en octubre del año pasado en la Cátedra Marta Traba de la Universidad Nacional, sede Bogotá. Esta información causó bastante interés.

La idea que me animó fue el libro Diseño de protesta, de Milton Glaser y Mirko Ilic, donde los autores muestran carteles generados por quienes ofrecieron resistencia a los gobiernos autoritarios de Europa del Este, principalmente, así como propuestas que cuestionan críticamente otros conflictos, como el palestino-israelí.

Acción artística de calle contra el fujimorismo en Perú durante los años noventa: "Lavar la bandera"

Por otro lado, para el curso de Historia del diseño en Latinoamérica que dicté para el Aula Virtual Taller Multinacional, salió a flote entre los trabajos de mis estudiantes, datos sobre propuestas artísticas y de diseño cuestionadoras del gobierno de Abdalá Bucaram en Ecuador, reunidas a través de la convocatoria de expresión gráfica y afiche Para que no se ovide, así como las acciones artísticas de calle contra el fujimorismo en Perú. Latinoamérica, una región que ha sido plagada recurrentemente por caudillos y dictaduras de diferente talante, no ha sido ajena a la actividad disidente que se ha manifestado entre las rendijas que los regímenes aborrecibles les han dejado, entre esta actividad se cuentan expresiones visuales variadas como el humor gráfico, el cartel, la pancarta, el volante, el mural y el graffiti.

Tito Molina y Adolfo Macías. Quito, 1997.
Primer premio de expresión gráfica
 y afiche del concurso Para que no se olvide.
Aparte debo aclarar que debido a que he vivido durante 17 años en el régimen chavista, me niego a que me llamen “opositora”, que fue el término que le colocó Chávez a quienes no estábamos de acuerdo con sus ideas ni con su manera de ejercer el poder. De alguna manera dicho término acentúa la idea de polarización, esa visión “blanco o negro” que al régimen rojo-rojito le convenía, porque el “estás conmigo o contra mí” desunía a los venezolanos, al mismo tiempo que empoderaba al gobierno. Me considero más bien disidente, no por ganas  de llevar ciegamente la contraria, sino por tener mis razones como ciudadana que “en teoría”  disfruta de libertad de creencias, pensamiento y expresión. Ese mismo concepto me parece válido para definir la gráfica crítica y cuestionadora al chavismo.


Cuando hacer caricaturas ese convierte en un acto heróico
Entre la gráfica disidente, el caso emblemático es el de los humoristas gráficos. Con el maestro Pedro León Zapata (que acaba de cumplir un año de fallecido por estos días) en primera fila, las caricaturas de Weil, Rayma, Fonseca, Edo y Pinilla, sólo por mencionar algunos, que radiografían la anatomía de un régimen autoritario y abusivo, han sido material que se ha usado en su contra para acosarlos y/o amenazarlos.  
Edo ilustrado
Rayma Suprani
                 

Roberto Weil

 Estas son apenas algunas líneas de un tema que puede convertirse en tesis o en un libro que muestre el poder de la gráfica como herramienta de defensa de las libertades ciudadanas, la democracia y los derechos humanos.


El humor como recurso... Reír para no llorar.

Esta fue la exposición "Sin Censura" realizada en las calles de Chacao de caricaturas de Fernando Pinilla en el 2014.
En el 2015 se repitió la experriencia

El graffiti que toma los ojitos y subvierte el mensaje del "Gran Comandante"