Diseño en Venezuela: LA EFÍMERA EXISTENCIA DE LAS ASOCIACIONES DE DISEÑO EN VENEZUELA

domingo, 10 de abril de 2016

LA EFÍMERA EXISTENCIA DE LAS ASOCIACIONES DE DISEÑO EN VENEZUELA

Recientemente recibí una nota que anuncia la creación de la Asociación Diseño Nacional de Moda, que bajo la seductora sigla DINAMO, pretende aglutinar al sector de la moda en el país con el fin de unificar esfuerzos para el crecimiento y desarrollo de esta industria creativa.


Diseñadores, estilistas, productores, costureras, promotores, en fin, quienes hacen vida en la moda venezolana, tienen la oportunidad desde ya de registrarse en Dinamo. Yo ya lo hice como aliada.

Esa noticia me puso a pensar en retrospectiva sobre lo complicado que ha sido vincular gremialmente a los diseñadores en Venezuela.

Desconexión histórica  

Desde que comencé a adentrarme en el diseño venezolano he escuchado quejas sobre la desvinculación del gremio y sobre la necesidad de crear un colegio o asociación para defender los intereses de los diseñadores.
En 1989  Alvise Sacchi y Barry Laughlin lideraron la creación de la Sociedad de Diseño, como una organización sin fines de lucro debidamente constituida, que en 1992 publicó un manual de tarifas referenciales que unos cuantos diseñadores guardan.

El cuánto cobrar es un dilema vigente en los grupos especializados de las redes sociales donde siempre hay quien pregunta ¿Cuánto cobro por diseñar esto o aquello?

Todas las iniciativas han nacido con buenas intenciones y el afán de contribuir con el desarrollo de la disciplina. Aparte, me llama la atención que las asociaciones que han surgido en el país han sido gratuitas, quizás por el miedo de que haya quien acuse a los promotores de “peseteros” o para evitar polémicas por el manejo de los fondos. Lo cierto es que este tipo de organizaciones conllevan gastos operativos, y eso lo saben muy bien en las sociedades estadounidenses y europeas, que cobran por membresía, así como por la participación en eventos y concursos. La gratuidad, simplemente no existe.

Hasta la agudización de las restricciones cambiarias que todos los venezolanos conocemos, hubo diseñadores que estaban afiliados a sociedades internacionales especializadas como IDP (Designer Partnerships), Arts Director’s Club, AGI (Alianza Gráfica Internacional), ATypl o la SND (Sociedad de Diseño de Noticias).

Si nuestros diseñadores están dispuestos a pagar afiliaciones en monedas extranjeras, ¿Por qué las sociedades vernáculas deben ser obligatoriamente gratuitas?

Las iniciativas del siglo XXI

En el 2005 la profesora de LUZ, Amarilis Elías, promovió la creación de la ADGV  ─Asociación de Diseño Gráfico de Venezuela─ en Maracaibo, pero con un sentido inclusivo para todo el país. La iniciativa fue torpedeada en Caracas.

Como contrapropuesta surgió la AVD ─Asociación de Diseño Venezolano─, encabezada por el profesor Juan Carlos Darias, pero tampoco ha calado suficientemente.

En el marco del evento Una mano por el diseño del 2011 en Maracay, fue impulsada la Red Venezolana de Diseño ─Rediseño─, que pretendía agrupar a los diseñadores en sus diferentes especialidades, escuelas, universidades, tecnológicos y academias, “con miras a fortalecer en nuestro país el sector y su interrelación con el resto de Latinoamérica, basados en el principio único del diseño como actividad que fomenta el desarrollo y el crecimiento socio-económico del país, así como, la generación de nuestra propia identidad”.

Entre los años 2013 y 2015 Rediseño generó los ciclos de charlas “Invisibilia”, que itineraron por Caracas, Maracay, Valencia y San Felipe. Este año no he tenido noticias sobre la red.

Otro intento fue el del Centro de Diseño Digital por vincular a las escuelas privadas registradas en el Ministerio de Educación. El próximo post lo dedicaré a la enseñanza del diseño y ahondadré este punto.

Más reciente fue la creación de la SCTV ─Sociedad de Creadores Tipográficos de Venezuela─ cofundada por John Moore para incentivar el diseño de tipografía, una especialidad del diseño gráfico rezagada en nuestro país, pero que está suscitando atención entre las generaciones jóvenes.

Si conocen otras asociaciones de diseño en Venezuela que no mencioné, me gustaría tener la información. Pueden escribirme a perezurbaneja@gmail.com.

Como cierre quiero reiterar la invitación para que se registren en DINAMO. Pueden seguirlos en Twitter y en Instagram como @Dinamo_oficial y solicitar su planilla por aso.dinamo@gmail.com. Igualmente aprovecho para desear éxito y mucha perseverancia a quienes adelantan este importante proyecto para el diseño de moda venezolano.