Diseño en Venezuela: Juan Carlos Chávez: UN DISEÑADOR VENEZOLANO INVOLUCRADO EN INVESTIGACIÓN PARA LA NASA DESDE PERÚ

domingo, 12 de junio de 2016

Juan Carlos Chávez: UN DISEÑADOR VENEZOLANO INVOLUCRADO EN INVESTIGACIÓN PARA LA NASA DESDE PERÚ


Graduado de la Escuela de Diseño Industrial de la ULA, Juan Carlos Chávez emigró a Perú, donde como especialista de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), participa en un proyecto de astrobiología para la NASA, entre otras actividades relevantes.

Hace un año y 8 meses el diseñador industrial Juan Carlos Chávez y su esposa viajaron como mochileros a Perú, y una vez en Lima, decidieron quedarse.

Chávez es egresado de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes, y en el momento de irse trabajaba en la escuela de ingeniería industrial de la Universidad Católica Andrés Bello, donde afinó un perfil ingenieril, orientado a las tecnologías productivas de donde surgen los objetos.

Con dicho bagaje aterrizó en la capital peruana, e inició la búsqueda de empleo en el área académica. Al final de un intensivo proceso de selección de cuatro meses, fue contratado como profesor tiempo completo y asesor por la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), para la carrera de Ingeniería Industrial. También le han encomendado la construcción del Syllabus del Taller de Ingeniería de Diseño y colaboración en diseño digital CAD.

Relata el diseñador merideño que “mi formación es diferente a lo que acostumbran acá, el diseñador industrial es más artista en Perú, porque urge de la relación con las facultades de arquitectura e ingeniería. En mi caso, estaba preparado para trabajar como diseñador en proyectos de ingeniería”. 

Chávez también reconoce los buenos oficios de la EDI-ULA, aunque su orientación sea bauhasiana. “En general la educación que recibí en mi escuela fue muy buena, aunque considero actualmente que es momento para que cambie su malla curricular, creo que llegará en su momento”.

Experiencia única: los FabLab

Explica Juan Carlos Chávez que Perú es uno de los países pioneros en Latinoamérica en abrir FabLab, la UTEC cuenta con el suyo propio y hace poco se firmó un convenio para abrir el primer BioFabLab en Perú, proyecto del MIT (Massachusetts Institute of Technology) que explora nuevas formas de innovación e invención por medio de la fabricación digital.

El FabLab de UTEC se ha planteado como un laboratorio de diseño para ingenieros que cuenta con una relevante inversión en tecnologías de punta. En la actualidad tanto la empresa privada como el gobierno peruano lo busca para desarrollar proyectos. El profesor Luis Peña es la pieza clave en la articulación del FabLab. 

Teniendo a disposición esta plataforma, cuenta Chávez que la universidad apoya la investigación aplicada para crear productos y conocimientos, como en el caso del desarrollo de un equipo que detecta úlceras por presión (UPP) por medio de cámara termográfica, donde ingeniería y diseño industrial trabajan juntos para el área biomédica, como un aporte social para la salud. Según relata Chávez, el proyecto se ha desarrollado en fases: la primera, para crear los algoritmos y el producto a nivel conceptual. La fase 2, que consiste en la construcción del prototipo físico para realizar las pruebas.

Pieza para equipo UPP.
Importante es el hecho de que la metodología aplicada ha sido un aporte del diseñador venezolano. La misma, que él tituló “La máquina de ingeniería del diseño”, la validó en un proyecto que ejecutó para 3M de Venezuela cuando trabajaba junto al ingeniero Joao de Gouveia en Consultores UCAB.

El proyecto UPP se ha realizado con un equipo multidisciplinario de doctores en diferentes campos de la ingeniería y está a la espera de inversionistas que le inyecten los recursos para la producción.

Para sembrar papas en Marte

Pese a su aún breve recorrido en UTEC, Juan Carlos Chávez  participa con entusiasmo en varios proyectos de envergadura para su carrera, como es el caso del de astrobiología que se realiza en conjunto con la NASA para diseñar y desarrollar tecnologías que contribuyan a la colonización de Marte.
La idea parte de un problema detectado: el consumo de alimentos no masticables en el espacio genera diferentes trastornos en los astronautas, además de la necesidad de producir alimentos en el espacio. A partir de dicho diagnósticos, los científicos de la NASA estudiaron varios tipos de alimentos hasta dar con la papa, tubérculo robusto que consideran idóneo para sembrar en condiciones extremas. 

Entonces recurren al Centro Internacional de la Papa (CIP) en Perú para profundizar la investigación sobre este vegetal que es sembrado a tres mil metros de altura y a -10 grados en las montañas andinas. Sumémosle que en ese país se encuentra el desierto de La Joya, en Arequipa, en el que no ha llovido durante 20 millones de años. Por lo tanto es una tierra rojiza y sin vida, como Marte. 

A estos datos se agrega que los científicos de la NASA hallaron recientemente las pruebas de la existencia de agua en el planeta rojo. Se trata de un agua cargada de sales que permiten que permanezca líquida a temperaturas muy bajas de hasta 70 grados bajo cero.

Los científicos acarician la posibilidad de sembrar en Marte, a través de la intervención de la ingeniería biomédica, alterando y fortaleciendo genéticamente unos cuantos tipos de papas, y enriqueciendo los suelos, pruebas que harán con las muestras de La Joya.

El siguiente problema es ¿Cómo hacer las pruebas en la Tierra, simulando las condiciones de la atmósfera marciana?

Cuenta Juan Carlos Chávez que allí es que entra el FabLab de UTEC, para cubrir la necesidad de crear un simulador de la atmósfera de Marte.

El investigador de la NASA Doctor Julio Valdivia, es quien favorece el enlace, a la vez que dirige la carrera de Ingeniería biomédica de la UTEC. El organismo estadounidense ha enviado material clasificado que sirve al equipo peruano para trabajar el proyecto con la metodología propuesta por el diseñador industrial venezolano. Actualmente están en la tercera fase, de prototipado del módulo.

El prototipo se fabricará en aluminio especial y policarbonato, explica Chávez, mientras que el sistema electrónico será controlado con arduino. “Se construirá en conjunto con los estudiantes”, indica Chávez, quien complementa: “esta es la gran oportunidad para que ellos apliquen sus conocimientos en un proyecto real”.

Las colaboraciones

En Perú Juan Carlos Chávez ha encontrado un ambiente estimulante para ejercer como diseñador
Vista del FabLab UTEC
industrial. Adicional a los proyectos ya mencionados, está colaborando en la concepción del nuevo pensum de estudios de la carrera de Ingeniería Industrial. Igualmente participa en la creación de una Impresora 3D que sustituye el plástico por resinas naturales de la selva, el cual se considera un aporte socioambiental. Tanto este proyecto como el de la UPP es dirigido por el profesor Luis Peña.

En paralelo, Chávez se prepara para realizar una maestría y espera poder venir pronto a Venezuela para dictar charlas y realizar otras actividades para compartir las experiencias y los conocimientos adquiridos durante este período de innovadoras acciones en UTEC.