Diseño en Venezuela: José Jose Villamizar: DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA A LA INVESTIGACIÓN CREATIVA

domingo, 28 de agosto de 2016

José Jose Villamizar: DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA A LA INVESTIGACIÓN CREATIVA


Todos conocemos en el mundillo del diseño a José José Villamizar por el libro Venezuela CMYK: Marcas, el cual aportó información histórica valiosa, pero ¿a qué más se ha dedicado? Entérate de sus proyectos del pasado, pero también de los de data reciente.


Conocí en persona a José José Villamizar en el evento Una mano por el diseño. Luego trabajamos juntos en el ciclo de charlas Invisibilia, y también coincidimos en el Encuentro Nacional de Estudiantes de Diseño, ENED, de San Felipe del 2014.

En aquel tiempo José cargaba para todos lados con las cajas de libros, y los vendía autografiados a quien se lo solicitara (realmente, todos los compradores). Siempre había que esperarlo hasta que se disolviera la cola de quienes solicitaban su firma, sobre la que Rafael Juárez bromeaba, diciendo que José “era como un rock star y que debíamos tener paciencia porque sus fanáticos reclamaban su atención”.

El inicio de José José en el diseño fue muy particular porque estudió la carrera dos veces. Primero en el Instituto Serigráfico Avila por allá, a finales de los noventa y posteriormente decidió completar su formación llevándola a la licenciatura en la Universidad José María Vargas entre el 2003 y el 2008.

Su primer empleo fue en una pequeña agencia de publicidad con una cartera de clientes especializada en el área farmacéutica. De aquellos momentos relata una anécdota simpática que evidencia la rápida evolución de los programas gráficos: “Recuerdo que en ese momento el Photoshop no tenía capas, entonces uno grababa muchos archivos. En caso de que uno se equivocara podía recuperar algo de eso. Eso fue hace bastante tiempo”.  Si sacamos cuentas, no fue hace tanto.

Luego de unos años pasó al departamento de digitalización y retoque fotográfico del Bloque De Armas, donde adquirió experiencia en el manejo del fotolito para las revistas. En la empresa periodística aprendió rápido lo que le interesaba y pasó al Seniat, donde fue empleado por 14 años en la oficina de prensa. Al organismo gubernamental agradece el respaldo para cursar la licenciatura y que le brindó el piso económico para ejecutar su proyecto editorial Venezuela CMYK.

Villamizar cuenta que en el Seniat: “El trabajo que le correspondía a un diseñador lo hacía un geógrafo. Cuando llegué bueno, al geógrafo lo pusieron a hacer otras cosas y yo asumí esa parte. Luego con el tiempo creció el tema del diseño allí dentro de la oficina, se separó la publicidad y yo me quedé única y exclusivamente en el departamento de prensa. Allí se hacían logos, afiches, se hacían boletines informativos y se empezaron a hacer revistas que al principio eran impresas y luego fueron digitales y de allí un poco de mi experiencia en el área editorial”. De alguna manera, vivenció el reconocimiento y formalización del cargo "diseñador" en los organismos públicos nacionales, lo que considera un gran paso.

En el 2012 publicó Venezuela CMYK: Marcas y comenzó a acariciar la idea de independizarse. No fue sino hasta principios del 2014 que renunció, y desde ese tiempo ha ejercido como freelance, enfocándose principalmente en el tema de la identidad y también a enriquecer su bagaje en el campo tipográfico.

Venezuela CMYK obtuvo un reconocimiento en la Bienal Iberoamericana del Diseño 2014, siendo seleccionado para representar a Venezuela en la exposición, asimismo fue seleccionado en los premios CLAP como mejor diseño de libro de carácter pedagógico.

Al escarbar en la experiencia de José José vemos curiosamente que estudió diseño en dos tandas, al igual que en su desarrollo laboral, con un período de aprendizaje como empleado fijo, y un segundo aire de libertad creativa por su cuenta.

Proyectos actuales

La situación del país paralizó por los momentos la investigación y la carrera editorial para Villamizar, sin embargo lo guió hacia otros horizontes. Ha hecho diseño de identidad, así como la gráfica para empaques de clientes asentados en los Estados Unidos, Canadá y México.

Adicionalmente continúa cosechando frutos de Venezuela CMYK: “El libro ha sido muy positivo desde el punto de vista de que me ha vinculado directamente con el tema del conocimiento, porque la publicación me ha permitido dictar talleres sobre diseño de marcas, de logos, de identidad, y hasta ahora se han dado 4 talleres uno en Maracay, uno en Valencia y uno en Puerto La Cruz que fue el último que se hizo en 2015". Este año dió un taller enmarcado en el Congreso Iconos, realizado en Maturín y comenta que "...adicionalmente, uno de los últimos proyectos que he estado haciendo y que se aleja un poco del tema editorial y de identidad es el trabajo tipográfico”.

En 2014 comenzó a desarrollar la tipografía Yekuana, la cual postuló a Tipos Latinos y no quedó, pero el rechazo no fue un obstáculo insalvable, porque a partir de las recomendaciones recibidas José hizo revisiones a fondo con el consejo de John Moore. La familia tipográfica tuvo muchas modificaciones y actualmente está a la venta en MyFonts y en la fundidora digital abierta por Villamizar, Neo Type Foundry.

A raíz de Yekuana, José José se ha involucrado en la Sociedad de Creadores Tipográficos de Venezuela y ahora adelanta su nuevo proyecto: Enza.

Si algo ha quedado hondamente marcado en la carrera de José José Villamizar ha sido la experiencia de Venezuela CMYK, porque lo dio a conocer públicamente en el gremio y porque le brindó un conocimiento bastante profundo del medio y de sus actores del ayer y del presente.

Al preguntarle sobre ¿Cuál es el área del diseño gráfico más desarrollada?, responde:

“Podría ser el tema de identidad porque a partir de la identidad se desarrolla todo lo demás. El tema editorial está actualmente muy golpeado a pesar de que hay diseñadores editoriales que siguen haciendo algunas cosas. No sería este el momento histórico venezolano que permita que se esté desarrollando de la mejor manera. El tema de los carteles tampoco, yo no lo veo tan comercial, incluso sé de creadores de carteles que atraviesan por situaciones muy particulares que tiene que ver justamente con eso. Y bueno, también está el tema del cartel como un producto de expresión vinculado directamente a la sociedad, a sus problemas, a sus necesidades, entonces no se si podría decir identidad, pero lo digo así como con cierta duda”.