Diseño en Venezuela: “ESPERO QUE LA TORMENTA PASE Y CONCRETE MI DESEO DE FORJAR FUTUROS MAESTROS CALÍGRAFOS VENEZOLANOS”

domingo, 13 de noviembre de 2016

“ESPERO QUE LA TORMENTA PASE Y CONCRETE MI DESEO DE FORJAR FUTUROS MAESTROS CALÍGRAFOS VENEZOLANOS”


Conocí a Jaime de Albarracín hace más de 10 años por correo electrónico. El vivió 26 años en Maracaibo, donde llegó para alejarse de la dictadura de su país, Perú, adonde retornó en 1999, al divisar los nubarrones que se cernían sobre Venezuela. Jaime dejó su aporte en el diseño gráfico zuliano y es reconocido actualmente como uno de los maestros latinoamericanos del lettering y la caligrafía.

  

Has mencionado en algunas conversaciones por el chat, sobre la influencia que ejercieron sobre tu trabajo gráficos americanos, suizos y franceses que migraron a Perú ¿Quiénes te influenciaron y de qué manera?


Desarrollo de marca/ papelería
La gráfica Americana entre los años 60 y 70 tuvieron un protagonismo trascendente en el Diseño Gráfico de la comunicación visual en USA, aquí se instalaron agencias muy creativas como Welsh, Rich, Greene, entre otras.

En las antípodas se ubicaban los “Grafikers ”Suizos, ellos trabajaban en su mayoría para las empresas suizo-peruanas y algunas fábricas de productos industriales, creando logotipos, catálogos, impresos, stands para exposiciones industriales en ferias, carteles y empaques para laboratorios, anuncios para la prensa. Sus trabajos de alrededor de una década los exhibieron en salones de arte en dos muestras de Arte Aplicado que desafortunadamente tuvieron poco impacto en el público y los críticos de arte de la época reaccionaron de forma negativa, lo que me produjo una reacción deplorable hacia ellos.

Werner Stöckli fue el designer más profesional. Estudió en Zurich, fue alumno de Max Bill, amigo personal de Max Huber e hizo pasantías en el taller de Hans Erni cuando era estudiante, descubriendo el arte del mural y la técnica del esgrafiado, sus escasos diálogos conmigo fueron muy intensos, la muestra de sus prácticas caligráficas en papel cebolla me inspirarían muchos años después mi amor por ese arte. Su obra gráfica era para mí como una escuela de diseño e ilustración.

A Perú también llegó un francés solitario muy ecléctico; Claude Dieterich, quien había trabajado en diseño editorial en París bajo la dirección artística del diseñador Suizo Peter Knapp Art Director de la revista ELLE. Lo conocí personalmente y charlábamos mucho sobre lettering y tipografía publicitaria, años después estudió caligrafía con el maestro Hermann Zapf en el RIT, NY, él me inspiró el amor y estudio de la letra y consecuentemente la caligrafía.

Cartel para Banco de Maracaibo

Llegaste a Maracaibo en 1972 ¿Cómo era el diseño en esa época en la capital zuliana?


Podría decirse sin equivocarme que era casi nulo, salvo por un talentoso diseñador llamado Sergio Del Bianco, los demás eran muy anticuados y con muy poco oficio, llegar en esa época fue como viajar en una cápsula del tiempo al pasado, a diferencia de Caracas donde la vanguardia en la gráfica, la publicidad y el arte eran moneda común.

Maracaibo era una plaza de oportunidades para la creatividad, allá viví 27 años hasta 1999, cuando decidí regresar a Lima, Perú en busca de nuevos caminos o derroteros en el arte y diseño.

 Mencionaste a Sergio del Bianco como fundador de la gráfica en Maracaibo ¿Quién era este personaje? ¿lo conociste?


Sí, lo conocí muy bien, admiraba su trabajo y el sentimiento era recíproco, una vez me invitó a su apartamento y charlamos sobre temas comunes en el ámbito del diseño y arte, él tenía curiosidad sobre los diseñadores suizos, comenté sobre mi mentor W. Stöckli sus ideas, su experiencia profesional en Perú, su obra gráfica y cuando su ayudante y yo lo despedimos en una noche fría de invierno en el aeropuerto rumbo a su país.

Hablamos de religiones, Madame Blavatsky, Ouspensky & G.I. Gurdjieff, curiosamente yo había pertenecido al grupo del Cuarto Camino en Lima, Caracas y Maracaibo. Charlamos tanto que recuerdo que amanecimos sin darnos cuenta, me recomendó para sucederle como director de arte en una agencia de Maracaibo debido a compromisos de trabajo en la capital, fue la última vez que nos vimos.

Indicaste en alguna conversación que en 1973 el logo que diseñaste para Casas Boulton ganó un premio interno en CORPA y que su forma la retomó el arquitecto Roberto Urdaneta en el del BOD ¿en aquel momento dicha situación levantó alguna polémica o suspicacia?


Casas Boulton, 1974

Podría comentar al respecto que fue una saludable inspiración, como se podrá deducir al llegar a Maracaibo traía un bagaje en el diseño, los media, la publicidad, el cine y las artes visuales y estaba en una posición muy privilegiada para realizar un “aggiornamiento” en el diseño gráfico y publicidad como director de arte en la agencia CORPA de Maracaibo, era la primera vez que una agencia del interior del país diseñaba la imagen gráfica de una empresa nacional radicada en la capital como las Casas Boulton.

Entre tus trabajos tempranos en los años 70 en Venezuela hallé mucha ilustración para la publicidad. Décadas más tarde ¿cómo sopesas tu trabajo de esa época y su evolución posterior?


Amo muy intensamente el arte de la ilustración y consecuentemente el dibujo, el grabado, la pintura y la caligrafía, curiosamente ha resistido al tiempo hoy los veo con otros ojos y siguen siendo buenos trabajos. Hace poco Felipe Taborda me invitó a diseñar cuatro páginas de un proyecto musical en forma de un libro de arte llamado “Con todas sus letras” de los músicos Kleiton & Kledir. Utilicé antiguos dibujos de un álbum personal, los digitalicé y agregué caligrafía, la impresión limitada fue en Brasil junto a otros colegas. Tuvo un éxito internacional, se exhibió en el Type Director Club de NY y este 25 y 26 de noviembre se expondrá en Lisboa en el marco del 7º Encuentro europeo de tipografía.

Pienso que la evolución de la ilustración es el arte denominado “puro” cercano a la pintura, es obra de autor y hay una delgada línea que la separa del arte aplicado. Leonardo y Miguel Ángel eran excelentes ilustradores.

¿En qué momento nació el amor por el lettering ¿cómo llegaste a practicarlo? 


Cuando era muy niño mi abuela me llevaba de compras al mercado chino. Al ver el papel con que envolvían los productos, observaba con mucho interés el alfabeto chino, ello y muchos retazos de mi vida en encuentros con artistas y diseñadores y mi trabajo en publicidad tiene mucho que ver con lettering y tipografía.

Has dictado talleres de caligrafía y has mostrado tu trabajo en esa área en diferentes partes del mundo ¿Cómo evalúas el desarrollo actual de dicha disciplina y cuál país es el más avanzado en la misma?

Ilustración para aviso publicitario

Hay un renacer de la caligrafía a mano en todo el mundo, tal vez la saturación de la letra tipográfica o su poca utilización creativa demanden la frescura y espontaneidad del trazo manual. En USA, Europa, Medio Oriente y Asia hay excelentes calígrafos consecuentes con sus tradiciones ancestrales que hoy lo aplican con una mirada contemporánea más cercana al arte visual.

Es algo irónico que el país más avanzado del mundo como USA no tenga espacios especializados como el Museo Contemporáneo de Caligrafía de Moscú que desarrolla bienales con los mejores artistas de la letra de todo el mundo, Este proyecto cuenta con el apoyo del Estado y entidades culturales internacionales.

¿Cuál es tu caligrafía preferida?


Portada "caligráfica"
Respetando el orden histórico como diría Robert Bringhurst, el “Preludio Histórico”, sin duda las Capitalis Romanas, que son la madre del alfabeto latino y origen de las letras mayúsculas, de allí se derivaron las minúsculas a lo largo del tiempo por la necesidad de escritura corrida, luego las Itálicas denominadas “Cancellarescas” influenciadas por las Cancillerías del Vaticano, una letra elegante con florituras, luego las Inglesas que tienen un tronco o raíz de los Maestros Neerlandeses, una letra muy hermosa y exigente que supone gran maestría en el manejo del instrumento metálico o pluma de ave temperada que derivó en el alfabeto “Copperplate” o planchas de cobre grabadas al aguafuerte.

Luego de tu retorno al Perú has venido para participar en algunos eventos en Venezuela ¿En cuáles has participado?


Fui invitado por mi amigo Juan Carlos Darias a una exposición de carteles conmemorativos del aniversario de su escuela de diseño en el Museo del Diseño Cruz-Diez, participé con dos carteles, visité su escuela, dicté algunos talleres y luego partí rumbo a la ciudad de Mérida para un taller y conferencia sobre caligrafía en el marco del Congreso de Diseño SIGNO.

¿Cómo percibes el desarrollo de la caligrafía en Venezuela?


La ironía me persigue como un perro sabueso. Ahora que logré después de tantos años de autoaprendizaje tener cierta habilidad en el arte de la letra, Venezuela se encuentre en su peor momento social, político y económico de su historia, ello dificulta poder viajar y atender a muchos alumnos talentosos, pero espero que la tormenta pase y concrete mi deseo de forjar futuros maestros calígrafos venezolanos.


Ilustración para portada de Corpogente.