Diseño en Venezuela: Kharolys Naranjo: “LO MÁS BONITO QUE ME HA TOCADO GERENCIAR ES LA DIVERSIDAD”

domingo, 20 de noviembre de 2016

Kharolys Naranjo: “LO MÁS BONITO QUE ME HA TOCADO GERENCIAR ES LA DIVERSIDAD”

Parte de los lineamientos y piezas creadas para Oak Tree

En realidad no fue una entrevista, sino una conversa de reencuentro vía Skype, luego de 10 años sin vernos.


Conocí a Kharolys Naranjo en el Centro de Diseño Digital. Ella dio clases de diseño y de metodología hasta que fue contratada por Procter & Gamble. Al cabo de año y medio su rumbo cambió drásticamente cuando le propusieron encargarse de la Gerencia de Diseño en Santiago de Chile, y ella aceptó el reto.

Kharolys egresó como diseñadora gráfica del Instituto de Diseño Caracas a mediados de los años 90. Luego, estudió un año en Parsons (New School) y en el Rhode Island School of Design (RISD) y retornó a Caracas, donde trabajó en revistas y en el Cdd hasta el nombramiento de P&G.

En la capital chilena se desempeñó como Latin America Baby Care Senior Design Manager: “los chilenos no estaban acostumbrados a jefes mujeres y menos aún extranjeras”, recuerda divertida, indicando que asumió la responsabilidad con mucha serenidad.

Hace cuatro años se mudó para Costa Rica. Ese cambio surgió por el traslado laboral de su esposo, y ella ha aprovechado para dedicarse a su hijo de 5 años, pero en paralelo trabaja como consultora independiente en estrategia de branding y retail.

El desafío latinoamericano                                                                                                                                           


En los casi 6 años de actividad en las oficinas de  P&G Chile, Kharolys tuvo a su cargo un equipo multinacional de 74 personas y le tocó supervisar las 7 plantas ubicadas en Latinoamérica. “Durante ese período me tocó viajar muchísimo por la región y puedo decir que me sumergí en la mentalidad de diseño de cada país”, asevera y nombra ejemplos: “Brasil es una verdadera potencia, aunque debo decir que su diseño es parecido al venezolano en el uso de los colores. El argentino es un diseño más intelectual, de gran carga cultural, que puede ir de los colores discretos a una explosión cromática”.

Según su experiencia, los brasileños son “los monstruos del diseño” que poseen una formación universitaria sólida (de hecho, el diseño se dicta a nivel de licenciatura), que se une a una soltura creativa imponente. No en balde el director creativo de Coca-Cola en Atlanta es brasileño y la sede de diseño Latinoamérica de Nestlé la asentaron en Brasil.

Teniendo en cuenta la heterogeneidad técnica y estética de la región y sus distintos enfoques de diseño, a Kharolys le tocó unificar la imagen de la marca Pampers desde México hasta el Cono Sur. La complejidad del desafío se incrementaba con el hecho de que P&G trabajaba con varias agencias internacionales con sedes en Londres, los Estados Unidos y Latinoamérica, que le correspondió alinear.

En el 2007 se entrenó en una de las metodologías de trabajo que la ayudaron a atajar este proyecto: el “Design Thinking”, al ser seleccionada para realizar un curso intensivo de una semana en la Universidad de Stanford, nada más y nada menos que con el equipo de IDEO, los creadores de la misma.

“Entre otras cosas, design thinking me enseñó a trabajar con no-diseñadores”, comenta.

Para Kharolys Naranjo, en la actualidad al design thinking lo han desvirtuado quienes han pretendido convertirlo en una moda y también considera que en la mayoría de las escuelas de diseño lo enseñan mal, porque le dedican pellizcos en algunas materias, en vez de convertirlo en eje para orientar diferentes asignaturas y entregas. Para ella es importante porque brinda metodología y disciplina, cosas que justamente carecen los diseñadores porque no se les enseña, ni se les incentiva.

“Tienes que entender los procesos”, explica Kharolys, “ponerte en el vestido del consumidor, entender lo que se hizo mal y aprender más de los errores que de los éxitos. También es vital saber escuchar, no juzgar ni criticar, porque es posible que la idea que parezca insignificante sea la que aporte soluciones efectivas”.

Gracias al proceso de design thinking, Kharolys Naranjo alcanzó el objetivo de unificar el diseño de los países latinoamericanos para P&G respetando el conocimiento de cada país. A la vez le permitió ahorrar un 70% del presupuesto y bajar tiempos de desarrollo. Todos estos logros fueron alcanzados por una diseñadora venezolana, motivos para sentir orgullo.

Las decisiones tomadas también incidieron en el retail, tomando en cuenta las particularidades locales, como en el caso de Perú, donde Kharolys detectó que muchas mamás no podían comprar los paquetes de pañales, sino adquirirlos al detal. A partir de ese hábito, la gerente de diseño propuso crear paquetes de 3 pañales impresos a 2 colores, para abaratar costos de producción de la línea. Esto se llevó a cabo exitosamente. Además, por primera vez en Pampers Global lanzó en Latinoamérica un "Pampers Baby Shower" de una manera competitiva y en un empaque pequeño. Este empaque ganó un Premio en P&G como “Good Design and Great Design” reconocido por Elizabeth Olson, VP Global Design y el actual Design Chief Phil Duncan.

Igualmente con su equipo de Pampers lograron por primera vez en la marca que las consumidoras reconocieran un empaque de low tier como de upper tier. A su vez el pañal se rediseñó desde cero en un tiempo de 6 meses, cuando lo normal es que se haga en dos años. Actualmente este empaque y este pañal siguen dentro del mercado, a más de 6 años de lanzamiento. "Toda la Directiva de Pampers nos reconoció el trabajo como un emprendimiento en equipo único y se preguntaban cómo lo logramos... A este proyecto lo llamé mi Caballo de Troya", relata.

Kharolys estuvo hasta el 2011 en P&G, justo el año en que la empresa mudó la central de operaciones regionales a Panamá, adonde ella eligió no mudarse con su familia.

“Amo mi carrera profundamente”


Durante el tiempo en el que Kharolys Naranjo trabajó en P&G asistió a numerosos congresos y realizó muchos cursos, lo cual le ha permitido prepararse y mantenerse actualizada.
Candelería Monterrey

Actualmente en Costa Rica es consultora independiente, no obstante, todavía trabaja con equipos compuestos por profesionales de diferentes proveniencias, muchos de ellos los conoció mientras era gerente en Procter. “A lo largo de mi carrera he hecho un networking amplio, porque conozco gente de muchos lados”.

Reconoce que se ha vuelto sumamente selectiva: “me encantan los proyectos de branding que sean desafiantes intelectualmente, los que me lleven a investigar, a leer, a adquirir nuevos conocimientos”, indica Kharolys, quien recalca a quienes pretenden contratarla, que ella desarrolla estrategia de branding, el paquete completo, y no el “diseño suelto de un logo”, en la mayoría de los casos.

Siempre elabora un brief, que puede ir de 2 a 10 páginas, dependiendo de la complejidad de la propuesta. Ella considera que es importante para que “el cliente sepa en qué se va a meter. Como diseñadora debo ser didáctica, explicarle qué vamos a hacer… esto marca una diferencia, y de hecho, los clientes lo agradecen, porque la costumbre de la mayoría de los estudios es simplemente a lanzarles una marca y ya”.

En Costa Rica creó la identidad de un negocio abierto por venezolanos llamado Pollo Factory. También le planteó la estrategia de branding a una guardería llamada Oak Tree, sobre la misma cuenta que al analizar lo que se tenía, decidió dejar el identificador gráfico y plantear todos los demás elementos de la marca, teniendo en claro que “en el diseño, nada es obvio”.

Hoy día lleva en paralelo el diseño de 3 libros –reconoce que el diseño editorial es otra de sus
Libro de Feng Shui
pasiones-, entre ellos un texto biográfico titulado “Lo que esconde el alma”, una edición especial sobre Feng Shui y el relato para niños “Un cuento antes de dormir”.

Kharolys Naranjo recomienda a los diseñadores “lanzarse al ruedo”, como lo hizo ella, pero aclarando que con “mucha humildad”. Si bien ella actualmente posee la formación y la experiencia para sentarse a hablar con cualquier profesional de tú a tú, considera que ante todo hay que saber escuchar.

Igualmente confiesa amar profundamente su carrera  y destaca que a lo largo de su trayectoria, que le ha permitido vivir en diferentes países y viajar, “lo más bonito que me ha tocado es gerenciar es la diversidad”.