Diseño en Venezuela: COMENTARIOS SOBRE LA DIÁSPORA DE DISEÑADORES

domingo, 18 de febrero de 2018

COMENTARIOS SOBRE LA DIÁSPORA DE DISEÑADORES

Alejandro Pérez Segnini es el tercero de izquierda a derecha. Formó parte de mi primer grupo en el CDD. Lleva varios años en USA, donde hace tres años fundó junto a tres socios la agencia de publicidad Chamoy Creative.

...Sobre el talento creativo venezolano regado por el mundo.


He pasado varias semanas sin actualizar el blog por una razón que podría parecer descomplicada en cualquier país, menos en la Venezuela actual: mi computadora se dañó al mismo tiempo que murió la tablet... la causa? Uno de los "bajones eléctricos" que desde hace meses se han vuelto normales en el país de la "exitosa revolución roja-rojita", asesinó el protector eléctrico donde estaban enchufadas.

Pues, aún sigo esperando que Liberty Express traiga el nuevo equipo a mi domicilio (tengo días arrepintiéndome de haber cambiado la opción de retirar mis paquetes en sus oficinas por miedo a los asaltos), pero bueno, espero que finalmente esta semana se dignen a traerlo.

El estar sin computadora me ha complicado la cotidianidad laboral, no obstante, hoy, 18 de febrero, he logrado sentarme a escribir, gracias a la cortesía de mi hijo.


Dyne es el estudio de animación que abrieron en Chile mi ex alumno Roberto González junto a Carlos Dordelly.


A través de las redes sociales sigo la trayectoria de varios de mis ex alumnos del Centro de Diseño Digital (CDD). Gracias a estas plataformas sé que a la mayoría les va bien en donde han decidido asentarse, dedicándose al diseño.

Hace unos tres años atrás coordiné para el CDD una exposición que se tituló "Perfiles de éxito", en la que comenzamos a seguirle la pista a varios egresados, tanto en Venezuela como afuera. Lo bonito en cada caso era el reconocer que la robusta formación recibida en nuestro país les permitió defenderse en sus nuevos lugares de residencia.

Desde el año 2006 comencé a saber de la emigración. En aquellos momentos, la principal motivación era cursar especializaciones o maestrías, muchas de las cuales se convirtieron en la puerta de entrada oficial y legal a otro país. En el ahora, las motivaciones para irse de Venezuela son otras.

El mundo creativo tiene la peculiaridad de que en vez de Curricula y títulos inscritos en el Ministerio de Educación, exige buenos portafolios. Por otra parte, los profesionales creativos venezolanos suelen indicar que una de sus ventajas competitivas es la habilidad para resolver exitosamente -casi- que cualquier problema con escasos recursos.

Si hablamos de destinos, inicialmente noté que los Estados Unidos y España eran los favoritos. Luego vino la predilección por Argentina y Panamá. En los tiempos recientes, he sabido de varios ex alumnos y diseñadores en general, mudándose a Chile y México. 

Para escribir este post, formulé una pregunta por messenger a varios de mis ex alumnos del CDD. De sus respuestas surgirán varios artículos para próximas entregas, porque muchos de ellos están trabajando en proyectos interesantes y relevantes.

También lancé la pregunta a varios diseñadores industriales egresados de la ULA. Me llamó la atención la respuesta de Lock Man Yee, a quien entrevisté hace años, en sus tiempos de emprendedor con "Un 8". Lock acaba de realizar un "viaje a la semilla", porque está trabajando como Design Manager en Shenzhen, China, el país donde nacieron sus padres. Esto también evidencia que la base de conocimientos forjada en Mérida ha sido  buena.

Quiero cerrar este breve escrito con el testimonio de Carlos Silva, graduado del CDD que vive en North Carolina: "Es muy difícil que en estos pueblos pequeños confíen en alguien que no tiene un background que ellos puedan confirmar, pero gracias a mi preparación en Venezuela, a los semestres en la FAU-UCV y al haber estudiado en el CDD, más la educación que mi familia me impartió, puedo decir que nunca he sentido que no estoy preparado para ejercer mi carrera e inclusive emprender nuevos proyectos... Muchos no creen que nosotros los venezolanos tengamos la preparación profesional que demostramos tener... El empeño, la educación y las ganas de ser cada día mejor desde el comienzo son las principales herramientas para la superación".

Carlos ha acumulado 20 años de experiencia diseñando y produciendo eventos. Sus comienzos en los Estados Unidos fueron como los de cualquier inmigrante: trabajó en un restaurante, luego imprimió camisetas y después pasó a ser empleado durante cuatro años. Hace poco decidió tomar las riendas de su negocio.

Pese a estar lejos, estos jóvenes se mantienen pendientes de lo que ocurre en estos lares, con el buen propósito de contribuir, aunque sea a distancia, con el diseño venezolano.