Banánaco: "LA ESENCIA DE NOSOTROS ES LA PRACTICIDAD"

¿Cuántas ideas pueden surgir en una conversación, un día cualquiera entre un estudiante de arquitectura, una estudiante de diseño de interiores y un orfebre? La respuesta es Banánaco. Por Mervis Forsith

Cristóbal Álvarez y Andrea Cordeiro apostaron por Venezuela en una venta de garaje con la que lograron reunir el dinero para comprar un tablero de melamina. Guiados por el ingenio, en poco tiempo ese tablero se convertiría en una marca.

La melamina es un tablero aglomerado de partículas, recubierto por ambos lados con películas decorativas impregnadas con resinas melamínicas, lo que le otorga una superficie totalmente cerrada, libre de poros, dura y resistente. Es capaz de soportar el calor, los líquidos agresivos de uso doméstico, no permite el desarrollo de microorganismos o parásitos y no requiere terminaciones adicionales.

Con este material los jóvenes comenzaron a elaborar libretas de anotaciones de tapa dura para uso diario. En las tapas desarrollaron una serie de diseños orientados a fomentar la cultura e identidad venezolana, dándole un nuevo uso y utilizando tecnología de corte láser para el grabado de las imágenes. Teniendo en cuenta el sentido ecológico con los sobrantes, la diseñadora egresada de la Caracas Andrea Cordeiro, aportó el lado estético femenino con una serie de zarcillos.

Motivado con el resultado, el equipo mostró su producto en bazares, en donde se encontraron con un problema: armar, desarmar y montar el stand para su traslado. Decidieron ser prácticos y utilizar el mismo material de sus libretas para construir un organizador que les permitiera exhibir sus productos y a a vez fuera desarmable y de fácil transportación. En una de esas ferias, Cristóbal y Andrea se encontraron con su amigo José Flores, orfebre. Entonces se asociaron, aportando ideas innovadoras en relación a la concepción de nuevos productos integrando la funcionalidad, diseño y sencillez.



Nace una marca

Los creadores de Banánaco la definen como una marca cuya fuente de poder es su ingenio, el cual activan para que las personas y empresas destaquen de las demás, brindándoles estilo y personalidad con una línea de productos única y funcional.

Relata José Flores, orfebre y socio: “nosotros tenemos que hacer en Venezuela las cosas que necesitamos con un diseño excepcional, con acabados de primera para llevar al usuario ese toque de pertenencia nacional con una calidad que generalmente se busca con productos importados”.

Actualmente se encuentran ubicados en una tienda física en Merpoeste, centro comercial para el que desarrollaron un sistema de identificación y señalización con el mismo material melamínico para los locales comerciales, aportando un distintivo y valor agregado al espacio con diseño al estilo de Banánaco.

Cristóbal Álvarez, quien realizó estudios de arquitectura en la Universidad Santa María, señala que “Banánaco se quiere posicionar con una forma sólida, actualmente se maneja como un estudio creativo, en donde estudiamos el entorno, y con lo que tenemos al alcance crear productos buenos. Queremos que sea simple, la esencia de nosotros es la practicidad, la sencillez con buenos acabados. Al día de hoy no solo desarrollamos libretas, sino mobiliario, piezas armables y regalos corporativos. Buscamos diseñar una forma de hacer las cosas, nuevos procesos, métodos, crear un concepto diferente y alternativo. Imaginamos un futuro con piezas inteligentes, hoy estamos diseñando con melamina. Quizás luego evolucionemos de este material y se integre a cosas inteligentes artificialmente y que sean utilitarias”.

La asesora de Banánaco, María Fernanda Cuervo, nos llevó a un recorrido por la tienda, donde explicó con gran sentido de pertenencia y orgullo cada producto desarrollado por la
marca, aportando a la misma las ideas que nacen con la interacción diaria que tiene
con los visitantes.


Colaboración para la UCV

A Banánaco lo conocimos en el evento de Diarq7 realizado en Atelier Casa, donde exhibieron algunas de sus piezas prácticas como el porta teléfono o tablet, para colocar sobre la mesita de noche o el escritorio y el banquito que crearon para el pasado Maratón de Arquitectura que tuvo lugar en la UCV.

El banco tiene la característica de que se ensambla y desarma sin atornillar, pegar ni clavar sus partes, las cuales fueron concebidas con las formas adecuadas para que calcen una con otra, se mantengan en su lugar y soporte el peso de la persona sedente. Como atributo extra, tiene en su soporte un saliente que permite colgar una mochila o cartera.

Es fácil de transportar y sencilla de armar. Definitivamente, una consecuencia del ingenio.

Mervis Forsith es Diseñador Industrial egresado del I.U.T Antonio José de Sucre. Con experiencia en diseño conceptual y de productos. Diseñador 2D/3D CAD y plataforma BIM en el área de Ingeniería para proyectos complejos. Se ha desempeñado en asesoría y pedagogía en el área de Diseño Industrial. 

Más info

Instagram: @bybananaco


Entradas populares