LA BIENAL IBEROAMERICANA DE DISEÑO, FINALMENTE EN CARACAS

Selección Venezolana

En el marco de la exhibición de la Bienal Iberoamericana de Diseño, inaugurada en las instalaciones de la Hacienda La Trinidad, el diseñador industrial Ignacio Urbina Polo ofreció una visita guiada el pasado 10 de julio, a fin de difundir la labor que desde hace doce años se ha venido desarrollando para premiar el diseño iberoamericano. Por Jessica Stein

“La Bienal Iberoamericana de Diseño no es más que un proyecto de un poco de gente, no es una institución consolidada, están tratando de institucionalizarla debido al impacto que ha tenido en Iberoamérica”, explicó Ignacio Urbina al inicio de la visita guiada que condujo por las salas de la Hacienda La Trinidad. También comentó que la iniciativa comenzó en 2007, producto de una conversación entre Manuel Estrada, presidente actual de la Bienal y que en ese momento era el presidente de la asociación de diseñadores de España y el diseñador gráfico cubano-mexicano Félix Beltrán. Entre ellos surgió la inquietud sobre cómo se podría dar visibilidad al diseño latinoamericano, hasta que ambos llegaron a la conclusión que, más que pensar ellos, tenían que invitar a gente para pensar.

Entonces solicitaron el apoyo financiero del Banco Santander, el mayor cliente de Estrada, para que 24 diseñadores de toda Latinoamérica se reunieran en Madrid en 2007, realizando así una jornada de 10 días con mesas de trabajo para pensar en cómo se le daría forma a la idea de la BID. De esa reunión salieron 2 productos: el manifiesto Iberoamérica Diseña, donde se redactaron 10 aspectos a impulsar, como la innovación y la integración social, y la exposición que hoy conocemos, presentada cada 2 años en esa ciudad.



La primera exposición, realizada en 2008, fue gratuita en su totalidad, financiada igualmente por el grupo Santander, desde las inscripciones hasta los gastos de viaje. Sin embargo, para la segunda edición realizada en 2010, este patrocinio fue retirado a raíz del colapso económico que atravesó España en ese momento, por lo que iniciaron el cobro de inscripciones, que para esa ocasión era de 10 euros.

Actualmente están tratando de encontrar recursos para financiar la participación de algunos países como Venezuela, a los que el costo de participación resulta elevado y difícil de pagar. Urbina insiste en que para participar en la BID lo más importante es pasar el jurado; afirma que primero se participa, luego se juzga, y por último se busca el dinero. A esto agrega que "aquí no hay subsidios, se compite con el trabajo”.

Como comentario aparte, vale destacar que en los años impares de la BID, se lleva a cabo el Encuentro de Diseño y Educación, donde actualmente hay 49 escuelas participando y se hace sólo para conversar sobre los temas de diseño y educación, experiencias nuevas, trabajos de los estudiantes. Además se hace una muestra de trabajos de estudiantes, ya que en la BID sólo se exponen diseños hechos a nivel profesional.

Previa a la exhibición mayor en Madrid, existe un cronograma de eventos para promocionar la misma, donde por la numerosa cantidad de actividades se torna difícil decidir en cuáles participar pues muchas coinciden. yendo desde conferencias y talleres hasta intervenciones urbanas y maratones de diseño.

Selección Latinoamericana


El jurado y el comité de selección

El grupo de diseñadores conformado inicialmente en 2007 se llamó “Comité Asesor de la Bienal”, el cual desde entonces ha hecho un trabajo ad honorem. En 2012 el grupo creció y pasó a ser el Comité de Selección, donde actualmente cuentan con 26 asesores y 26 personas más para la selección de proyectos.

En cuanto al jurado, procuran que los nominados sean especialistas en su área de acción, o bien en la promoción o curaduría. Al nominar al menos 14 especialistas, hacen contacto con ellos para proponerles la participación como jurado para terminar conformando paneles de entre 7 y 9 personas. Este proceso lleva aproximadamente 7 meses y trata que el jurado sea lo más diverso posible en cuanto a género o procedencia, tanto iberoamericanos como extranjeros.

Greetings from Caracas, emprendimiento de Manuel Lara fue elegida para la BID 2018.


Las categorías y los premios

Existen actualmente 7 categorías y 11 premios especiales que se pueden consultar en su página web http://www.bid-dimad.org. Algunos premios son entregados por la Fundación Once, la mayor empresa pública española para la discapacidad visual. Hay casos en que el jurado selecciona con mayor base en el proceso que en el resultado; puede que algunos objetos carezcan de ciertos aspectos técnicos, sin embargo involucran un trabajo artesanal que podría ser digno de exhibir en la Bienal.

En la última edición, realizada en 2018, se recibieron cerca de 3800 proyectos de toda Iberoamérica, de los cuales el jurado seleccionó 462 proyectos en total. Urbina informa que Venezuela ha llegado a tener hasta 17 proyectos seleccionados, no obstante para la última edición la participación se redujo a 10 proyectos; razona que esto es consecuencia tanto de la diáspora como de las dificultades que han impedido cubrir los costos que requiere la postulación y además alega que, más allá de las condiciones actuales, muchos diseñadores simplemente "no aplicaron".

Ignacio Urbina explicó la mecánica del funcionamiento de la Bienal Iberoamericana de Diseño


La selección y el montaje en Venezuela

Las primeras selecciones en Venezuela las hicieron a dedo en mesa cerrada entre Ignacio Urbina, Álvaro Sotillo y Carlos Rodríguez. Urbina, quien aclara que no es representante de Venezuela, comenta que él es “sólo un venezolano que conoce al grupo”, sin embargo, toda su soltura para divulgar la BID con tanta propiedad se debe a que ha seguido de cerca el proyecto y ha contribuido de forma voluntaria. Ya para la segunda edición de la Bienal, Urbina, Sotillo y Rodríguez acordaron que los aspirantes entren directo a la BID y nombraron un jurado para hacerse cargo como delegación venezolana.

En cuanto a la exhibición inaugurada este mes en la Hacienda La Trinidad, los encargados del montaje han sido el maestro Álvaro Sotillo, y la directora del espacio cultural, Silvia Fuentes, con la colaboración de Ignacio Urbina. Allí se están exhibiendo 14 objetos de la selección venezolana. Las láminas impresas fueron traídas de España por valija diplomática, hechas en plástico y diseñadas especialmente para que itineren. Otras piezas más grandes sí fueron hechas en Venezuela. En relación a la itinerancia por el país, no manejan ciudades, ni fechas, sin embargo se encuentran en conversaciones para montarla en otras ciudades.

En la muestra venezolana destacan tanto la producción gráfica como el diseño industrial. Asimismo se puede observar proyectos en la categoría de diseño digital y de productos, así como proyectos de obra social y de moda. La exhibición está distribuida de manera cronológica y se percibe cómo en las más recientes ediciones se ha reducido la participación de los diseñadores venezolanos a causa de las dificultades financieras y de logística que se han presentado en los últimos años. Urbina señala que a pesar de las condiciones económicas actuales, en Venezuela se ha logrado montar una "súper exposición", gracias al trabajo en equipo y la especial dedicación de Álvaro Sotillo y Silvia Fuentes al cuidar cada detalle del montaje.


Estos bancos son de los arquitectos venezolanos en Madrid, Federico Pojan y Andreina Giordani.


Diseñadores venezolanos en la diáspora

Pese a la diáspora, los venezolanos continúan participando en la BID. La mayoría de los venezolanos seleccionados se encuentran fuera del país, por lo que la labor logística se ha ido desarrollando a través de plataformas digitales de comunicación. Mencionó los casos puntuales de cuatro diseñadores que se encuentran participando desde otros países, como Iván Vidal, director del máster de diseño en el Instituto de Diseño Europeo en Madrid, quien diseñó un simulador de alta tecnología de cirugía digital, sin embargo su ficha técnica se encuentra exhibida en la sección de diseño iberoamericano, representando a España.

Esta no es la primera vez que la BID abre en nuestro país, porque debemos recordar que las muestras del 2012 y 2014 llegaron a Maracay gracias a las diligencias de Carolyn Aldana, directora del Centro Gráfico de Tecnología (CGT), quien también es parte del comité de selección. Los montajes tuvieron lugar en las instalaciones del CGT y en el Museo de Arte Contemporáneo Mario Abreu.

En el afán de mantener un registro más allá de la mera fotografía, todas las bienales tienen su catálogo correspondiente que están disponibles para su descarga en el siguiente enlace: http://www.bid-dimad.org/catalogos-bid/.

Entradas populares