TESTIMONIOS DE ALDIGRAF, EN MATURÍN: LOS VERDADEROS HÉROES DEL DISEÑO VENEZOLANO, ESTÁN EN EL INTERIOR DEL PAÍS



Resiliencia es la palabra que mejor define a los organizadores de la Exposición de Alumnos de Diseño Gráfico (Aldigraf), Leonardo Lanz y Pablo Saldivia, quienes junto a un equipo de estudiantes leales al objetivo de "enaltecer el diseño gráfico en la ciudad de Maturín", realizaron la cuarta edición del 5 al 7 de agosto de 2019 en el Colegio de Médicos del Estado Monagas. Por Jessica Stein

Entremos en contexto: Maturín, capital del estado Monagas, es una ciudad petrolera donde sólo en el IUTIRLA ofrece la carrera de diseño gráfico, otorgando la titulación como Técnico Superior Universitario. Por otro lado, a duras penas existe la Escuela Técnica de Artes Plásticas Eloy Palacios (ETAP), donde los futuros bachilleres “podrían” tener un acercamiento a las artes gráficas.

Sus pobladores han sufrido, como en todo el interior del país, las acechanzas de la crisis: falta de electricidad y descalabro del sistema de transporte, además del declive del poder adquisitivo y el deterioro de espacios públicos. Pero esto, lejos de ser un obstáculo, fue un impulso para los organizadores de Aldigraf, que está dejando un buen impacto en la llamada “ciudad distinta”.

¿Cómo nació y quiénes participan?

Leonardo Lanz, profesor y diseñador gráfico, fue quien gestó y dio vida a Aldigraf en 2014. "La idea principal de Aldigraf fue trabajar únicamente con los estudiantes de diseño gráfico", afirma. Su visión no era involucrar otras carreras, sin embargo esa idea cambió más adelante.

Vale comentar que la selección de alumnos expositores contempla aspectos como el nivel académico y la técnica. Durante el semestre cursado hacen 2 preselecciones y 1 selección definitiva de los mejores trabajos presentados. Si no quedan seleccionados, los alumnos también tienen derecho a participar en áreas como la logística, ya que esto los ayuda a mejorar sus calificaciones académicas.

A pesar de ser docente en el IUTIRLA, Lanz quería que la exposición se hiciera fuera de las actividades regulares de la institución, por eso decidió organizarla de manera autogestionada, pues "antes Venezuela no era tan conflictiva" y podía hacerse cargo de los gastos, recuerda.




Las primeras ediciones

La primera edición se llevó a cabo en 2014 en la Biblioteca Julián Padrón de Maturín, donde el invitado especial fue el ya desaparecido diseñador Juan Carlos Darias, por lo cual Leonardo asegura que abrió el evento “con broche de oro”. Comenta que el apoyo de Darias fue su motivación más importante al ver que mostró interés y buena disposición para colaborar.

En 2015, los espacios del Museo Mateo Manaure albergaron la segunda edición, donde se continuó exponiendo los trabajos de los estudiantes de diseño gráfico. Allí contaron con la participación especial de la diseñadora gráfica Cibel Díaz, quien ofreció una conferencia sobre tipografía.

Leonardo en un principio trabajó solo, basándose en las nociones de organización de eventos que aprendió asistiendo al Congreso Signo y a Explosión Creativa. Su experiencia la transmitió luego al equipo que creó para la segunda edición, que estuvo repartido entre logística, montaje, publicidad y seguridad.


Comienzan los azotes de la crisis

Leonardo asegura que luego de la segunda edición, Venezuela entró en crisis económica severa, que incidió en la autogestión financiera del evento. No conforme con eso, para el pesar de muchos, el Museo Mateo Manaure fue politizado. La exposición comenzó en el museo hasta que la inoportuna visita de un político del régimen chavista arrojó como consecuencia la suspensión arbitraria del último día del evento.

A partir de ese suceso y añadiendo la falta de apoyo económico e institucional, Leonardo se cohibió de continuar con Aldigraf. Al año siguiente, 2016, Maturín se encontraba en un caos económico mucho más severo que lo llevó a tomar la decisión de dejar en veremos la actividad.





Aldigraf vuelve al ruedo

Tras 3 años de inactividad, el proyecto fue rescatado en 2018 por el también diseñador gráfico Pablo Saldivia, quien llegó a exponer su trabajo en ediciones anteriores y recién se estrenaba como profesor en el IUTIRLA. A raíz de su inquietud por la falta de actividades de diseño tanto en la ciudad como en el país, pidió las riendas de Aldigraf. Leonardo, aún con miedo por el reto logístico que eso implicaba, accedió a la propuesta.

"El entusiasmo de él era el que yo tenía el primer día", expresa Leonardo con admiración. Él vio el potencial en Pablo para hacerse cargo de la producción de Aldigraf y no es para menos, pues ciertamente su capacidad de respuesta y de resolución de imprevistos están a la altura de un buen productor.

Fue a partir de este resurgimiento que Saldivia plantea darle identidad propia a cada edición del evento. La tercera edición, realizada en agosto de 2018 en el C.C. Monagas Plaza, llevó por nombre Creativos en crisis, para argumentar que “a pesar de la crisis seguimos siendo creativos”. “La idea era que todo el mundo viera que Aldigraf volvía al ruedo", asegura Pablo, quien además alega que algunas empresas se negaron a apoyarlo pues no entendían de qué trata el diseño gráfico ni veían el potencial del evento pero, aunque fue una logística compleja en todos los aspectos, lograron hacerlo y, además, alcanzaron una alta participación del público, según comenta Leonardo.


La edición 2019: lluvia de retos

Inmediatamente después de la tercera muestra, Leonardo y Pablo se abocaron a idear la siguiente, que según ellos "no es ni la cuarta parte” de lo que habían pensado en un principio. Esta se tituló “El Poder de la Creatividad” y fue realizada contra viento y marea. Para esta ocasión decidieron que los alumnos se encargaran del diseño de stands para estudiantes de otras especialidades del IUTIRLA Maturín (informática, química, publicidad y mercadeo, relaciones industriales y administración bancaria) con la finalidad de integrarlas en la exposición.

Originalmente se iba a celebrar en febrero; ya para finales de 2018 tenían avanzados algunos detalles, pero fortuitamente la pospusieron a causa del incumplimiento del acuerdo por parte del hotel que les ofreció de manera gratuita el espacio. Finalmente, lograron ejecutar la exposición a principios de agosto en el Colegio de Médicos del Estado Monagas.

Pero los contratiempos no terminaron allí, porque luego de aproximadamente 13 horas dedicadas al montaje de stands, sucedió lo inesperado: una fuerte lluvia dañó buena parte del trabajo. La impotencia los embargó, pero no les quitó la determinación de seguir adelante. Por eso, al día siguiente dieron apertura a esta edición con el programa de ponencias ya establecido y anunciaron que la exposición se inauguraría el segundo día del evento. Y así fue, continuaron sin titubear.

La columna vertebral de Aldigraf fue un ciclo de conferencias donde, en nombre de Diseño en Venezuela presenté la charla El Rol Transformador del Diseño. Una mirada al Museo Mateo Manaure. Además de la nuestra, el programa incluyó las charlas: “Liderazgo de sí mismo”, de Norberto Peña y “Manejo de redes sociales”, de Luzbella Hechezuría. Finalmente, la youtuber Mariana Narváez y el coach José Domínguez compartieron sus experiencias de emprendimiento y recomendaciones a la audiencia, respectivamente.

También tuvo la exposición de trabajos de los alumnos, stands de emprendedores, sesiones de tatuaje en vivo, body paint, concursos para los asistentes, un breve homenaje en video a Carlos Cruz-Diez y entretenimiento a cargo de los animadores César Saldivia y Eloysse Bolívar, así como de los diferentes cantantes y grupos de baile que se presentaron.




Impacto de Aldigraf en los no-diseñadores

El IUTIRLA comenzó a apoyar el evento a partir de la tercera edición, cuando detectaron un aumento del 100% de la demanda de estudiantes de diseño gráfico y de publicidad y mercadeo.

Pero hablando concretamente del impacto fuera de la institución, las reacciones van desde asombro del público en general al descubrir la labor de un diseñador gráfico, hasta el hecho que un estudiante decidiera tatuarse el logo de Aldigraf. Otra reacción fue la de orgullo por parte de los representantes de los expositores, en especial cuando recibieron premios en las dos primeras ediciones.

Aldigraf ha dado a conocer los nuevos talentos a las empresas e incluso les ha permitido optar por pasantías en las mismas. También ha permitido a muchos estudiantes adquirir competencias como emprendedores gracias a la orientación de Leonardo Lanz y Pablo Saldivia.

En los comentarios de Pablo y Leonardo respectivamente: "lo que más me llena de esta exposición es la apertura que tienen los representantes (...) he escuchado el agradecimiento infinito que tienen por la apertura que nosotros tenemos de hacer algo distinto en la ciudad, algo que proyecte, algo que dé de qué hablar".; "Si esto sigue así como va, vamos a estar entre los grandes eventos."

Aciertos, desaciertos y aprendizajes

- Aciertos: delegar funciones más allá de las habilidades técnicas que tengan los estudiantes, detectar talentos para realizar labores de logística (lo cual fue un punto clave para el éxito del evento) y la depuración de personas no productivas con relación a ediciones anteriores.

- Desaciertos: confiar ciegamente en las personas, así como recargar de trabajo a los estudiantes, al punto de interferir con el cumplimiento de asignaciones de otras materias.

- Aprendizajes: considerar detalles más allá de lo visible, como por ejemplo el factor clima y su posible incidencia en el montaje y en la propia realización del evento, tener mayor cuidado con la calidad del servicio de los proveedores manejando todos los acuerdos de manera legal y por escrito, dejando bien claras todas las cláusulas, y manejar con mayor cuidado el factor transporte para expositores, organizadores, conferencistas y público en general.





Recomendaciones para organizar eventos de diseño en Venezuela

Leonardo: "hemos aprendido que no es bueno improvisar, pero hemos aprendido que en nuestra improvisación podemos resolver también":

- Estudiar el campo al cual vamos a dirigirnos, es decir, saber cuál es la idea principal de lo que se quiere hacer y cómo abordarla.

- Investigar el público meta.

- Cuidar aspectos como hidratación, traslados, refrigerios, organización de las actividades en función del espacio donde se harán, tomas eléctricas y protección de las mismas, sonido, aire acondicionado, materiales, asientos para personas mayores y/o con movilidad reducida, seguridad.

- Es importante respetar el cronograma de actividades y que los conferencistas tengan un tiempo adecuado de participación, y que el mismo se respete igualmente.

- Cuidar la presentación de las conferencias.

- Rodearse de personas creativas y que crean en la idea.

- Continuar a pesar de las negativas que se pueda recibir por parte de terceros.

Lo que están preparando

Tienen planes de realizar la quinta edición como la "semana del diseño gráfico", en el marco de la celebración del Día Mundial del Diseño Gráfico (27 de abril). Su nombre será "Sin temor a diseñar", que se basa en dos aspectos: el desconocimiento de la carrera y la poca comprensión de la misma por parte de los no-diseñadores, y el temor que suelen tener los diseñadores a presentar un proyecto a un cliente. Mientras tanto, en 2019, realizarán talleres previos para mantener posicionado el evento y recaudar fondos.

Leonardo comenta que ven a Diseño en Venezuela casi al nivel de los "dioses del Olimpo" por ser un apoyo importante, al igual que personas como el diseñador Alirio García y el ilustrador Gabriel Figuera, a quienes ya ha contactado para invitarlos a las actividades que realizarán entre 2019 y 2020.

No descartan la idea de proponer la réplica de Aldigraf a nivel nacional, sin embargo antes desean preparar bien el evento en Maturín para incentivar a participar en encuentros como este.

Para finalizar, agradecemos a Blue Paradise, agencia de viajes que hizo posible nuestro traslado a Maturín.

Instagram Aldigraf: @aldigraf.maturin

Entradas populares