Daniela Peñaranda: "Es un buen momento para usar el diseño en pro de la sociedad"

Diferentes trabajos premiados en los años que Daniela trabajó en el sector publicitario/offline.

Daniela Peñaranda es la colaboradora de Diseño en Venezuela, especializada en Design Thinking y User Experience. Con motivo de nuestro décimo aniversario la entrevistamos para conocer su formación y motivaciones profesionales.

Estudiaste arquitectura inicialmente ¿cuándo te diste cuenta que tu vocación era el diseño gráfico?

Me enamoré del diseño gráfico después que presencié una charla sobre esta profesión en el Colegio Universitario Monseñor de Talavera. Esta universidad que estaba ubicada cerquita de mi casa proponía una charla para promocionar la carrera y decidí asistir por mera curiosidad y, ¡vaya sorpresa me llevé! Fue como amor a primera vista. Unas semanas más tarde me estaba inscribiendo en el primer semestre de diseño gráfico en dicha escuela y dejé de asistir a la facultad de arquitectura. Lo que me fascinó y me sigue fascinando de esta profesión es poder transmitir un mensaje o un concepto a través de la imagen, me parece que es una manera muy poderosa de comunicar.

¿Qué te motivó a abrirte espacio fuera de Venezuela?

Fueron varios motivos. El primer motivo era que desde niña yo soñaba con viajar a Europa. Tuve la suerte de hacer dibujo y pintura desde muy pequeña en el Museo Sofía Imber de Caracas y siempre escuchaba a la gente decir que los pintores venían de allá, de Europa, entonces yo quería ir para ver eso. El segundo motivo, luego de graduarme como diseñadora gráfica y empezar mi carrera profesional en Caracas fue que por cosas del destino se me presentó la gran oportunidad de irme a España y eso junto con la situación política del país que había en aquella época fue la excusa perfecta para no pensarlo dos veces y buscar nuevas experiencias.
Trabajos realizados para la marca Digitel entre los años 2006/2007 en Caracas, Venezuela.

Tenías experiencia como directora de arte en Venezuela ¿Qué aprendizajes o novedades conseguiste en Europa?

En Caracas trabajé como diseñadora junior y luego como directora de arte en la que era la agencia de publicidad Nazca Saatchi & Saatchi antes de venirme a Europa. Esta última experiencia en Venezuela me abrió muchas puertas en España que fue el primer país donde viví. Mis primeros años allá siento que fueron como si hubiera estado dentro de un programa de aprendizaje intensivo porque absolutamente todo era nuevo. Si bien es cierto que a nivel de profesión no había grandes cambios, lo que si cambiaba era todo el contexto, y para crear diseños con mensajes visuales eficaces tuve que pasar por un proceso de adaptación cultural. Así que uno de los aprendizajes más importantes que tuve fue desarrollar mi capacidad de observación. Diseñar para diferentes culturas significa que siempre debemos estar atentos a nuestro entorno, entender el contexto, conocer mejor las personas, vivir sus costumbres para entenderlas, su idioma o manera de expresarse, sus juicios, sus patrones de comportamiento, aprender de política, de historia, en fin involucrarse y entender realmente la sociedad no solo para integrarse. sino también para enriquecer el trabajo que se realiza a diario, y ese es uno de mis mayores aprendizajes tanto profesional como personal que he conseguido en Europa. 

Coméntanos sobre tu experiencia como diseñadora en España

Para mi fue una experiencia llena de muchos aprendizajes. En España viví durante 7 años y la estancia en ese país me permitió crecer mucho como profesional del diseño. La suerte de traer conmigo todo los conocimientos que obtuve en Venezuela y poder aplicarlos y mezclarlos con nuevos conocimientos te hace darte cuenta del gran valor que tiene la multiculturalidad y lo que puede aportar a la industria del diseño. Para mí España fue una entrada para entender Europa y el lugar donde comencé a aprender sobre nuevas disciplinas y roles: negocio, marketing, gestión de proyecto, diseño web, creación de producto, emprendimiento, etc. y donde me interesé realmente en aprender sobre historia, política y nuevos idiomas.
Diferentes trabajos realizados en España entre los años 2008/2010.

Has obtenido premios ¿Qué han significado en tu carrera?

Personalmente creo que estos premios te dan un empujón y la motivación para seguir adelante, pero en realidad no siento que en el fondo hayan sido tan relevantes para mi carrera, sobre todo cuando algunos premios se quedan en las agencias de publicidad. Hoy en día para mi tiene mucho más valor y significado el hecho de conocer nuevas culturas y estar trabajando para diferentes clientes de todas partes del mundo o incluso poder colaborar con equipos de manera remota como con ustedes en Diseño en Venezuela que están haciendo un trabajo de fondo mucho más importante para la sociedad, esto me da más satisfacción y más orgullo decirlo.

¿Cuáles circunstancias te llevaron a Francia?

La circunstancia principal fue la crisis económica de España y lo que se estaba viviendo socialmente en aquella época en ese país: sueldos que bajaban, empresas que cerraban, gente que se quedaba en la calle porque no podían pagar sus viviendas, etc. Sin embargo, a esto se le sumaron otras circunstancias más personales y una de ellas era que estaba muy descontenta con la industria de la publicidad y la finalidad que se le estaba dando al diseño, lo que me llevó a cuestionarme sobre la ética y mi rol como diseñadora en la sociedad. Fue en ese momento de mi carrera profesional que llegué a la conclusión de que mi trabajo debía tener un propósito mucho más humano, por así decirlo. Desde esta reflexión e investigando por aquí y por allá descubrí el diseño centrado en las personas. En aquel entonces ya trabajaba en una agencia donde se hacía diseño web. pero realmente no se aplicaba estas nociones de poner el usuario en el centro de la reflexión, entonces me puse a indagar y me di cuenta rápidamente que otros países de Europa ya estaban en esta onda y para mi sorpresa el país vecino era uno de ellos. Así fue como me lancé en el proyecto de emigrar a Francia. Hoy ya tengo casi 6 años viviendo aquí donde he podido hacerme una carrera como directora de arte digital y diseñador UX ejerciendo actualmente un puesto de jefe de diseño en una empresa de innovación.
Primeros trabajos realizados en Francia entre los años 2013/2016 en el sector digital.

Design Thinking y UX... ¿Cómo llegaste a ellos y de qué manera te fuiste especializando?

Como les conté anteriormente fue a partir de la investigación que me enteré sobre toda esta movida del diseño centrado en los humanos y por ende, sobre la Experiencia de Usuario y el Design Thinking. Pero no fue hasta que llegué a Francia que todas estas nociones se hicieron tangibles para mi. Empecé trabajando en una agencia digital en el año 2013 donde aprendí miles de cosas nuevas: trabajar dentro de equipos multidisciplinarios, utilizar herramientas de co-creación, aplicar metodologías ágiles como el Scrum o el Kanban, aplicar herramientas de UX y por supuesto, utilizar el Design Thinking. 

Durante varios años trabajé en el medio de las agencias digitales especializándome poco a poco y de manera autodidacta como diseñador UX y con todo mi background en dirección de arte logré posicionarme como director de arte digital y aplicaba por mi cuenta la UX en los proyectos que me asignaban para testear las metodologías dentro de los equipos de diseño. Así que todo lo aprendí por ensayo y error. Toda esta experiencia fue super excitante y me abrió paso a una nueva oportunidad de trabajo, unirme a una startup para crear un producto innovador para las editoriales digitales de Francia. Trabajar en el mundo de la startup estos últimos años me ha permitido tener una visión más amplia del diseño. Me ha hecho comprender que el diseño puede ser una herramienta potente y que cualquier diseñador es capaz de diseñar procesos, estrategias, productos, servicios y un largo etc. de manera muy creativa gracias a nuestra manera de pensar. Hoy en dia sigo en aprendizaje continuo porque el mundo digital y tecnológico se mueve tan rápido que siempre hay que estar aprendiendo y renovándose casi sin cesar.
Creación de un producto digital para las editoriales francesas, desde el 2017.

Según tu experiencia laboral ¿Qué es el Design Thinking?

Para mi el Design Thinking es como una filosofía, si comprendes bien los problemas y estás constantemente intentando resolverlos a través del ensayo y error entonces seguramente puedes crear soluciones diferentes. El Pensamiento de Diseño según mi experiencia abre una puerta mágica dentro de los equipos de trabajo porque los ayuda a comprender profundamente los problemas proporcionándoles el poder de hacerse las preguntas correctas. Cuando nos hacemos las preguntas correctas normalmente las respuestas son acertadas y esto es una cualidad importante de este enfoque. Otra cualidad importante del DT es que a través de sus técnicas nos ayuda a utilizar el pensamiento divergente y convergente y nos llama a la acción: aprender del ensayo y error. Ahora bien, el DT no puede funcionar si no hay todo un ecosistema a su alrededor que lo apoye y sin titubear puedo decir que no es para nada “milagroso”. El hecho de utilizar este enfoque no quiere decir que ya se está innovando. Lo que sí es cierto es que el DT puede ser una manera de ayudarnos a pensar diferente y obtener resultados diferentes, de ahí viene que las empresas más grandes del mundo se interesan en esta filosofía.

Animando talleres de co-creación en la startup Poool.tech

Según tu punto de vista ¿Qué tan determinantes están siendo el Design Thinking y el UX en el diseño actual?

Cuando vemos que sobre todo en Europa y en USA (no estoy 100% segura de latinoamérica), ya las universidades ofrecen másteres oficiales en diseño UX y que en el mercado laboral ya existen oficialmente diseñadores UX titulados, la conclusión es que la Experiencia de Usuario ya es parte de las nuevas profesiones que han surgido en la era digital. La demanda de diseñadores UX se ha duplicado estos últimos años por parte de las empresas porque la mayoría ha pasado o está pasando por una transformación digital y estos son los nuevos profesionales que responden a sus necesidades. Entonces para mi es determinante porque son las nuevas disciplinas del diseño que están surgiendo como consecuencia de los avances tecnológicos.

Otra cosa curiosa que está pasando en la industria del diseño es su democratización. Cada dia que pasa existen más herramientas para que cualquier persona tenga la oportunidad de convertirse en diseñador o expresar su creatividad. Por ejemplo, existen muchas herramientas que hoy en día nos permiten crear un sitio web de calidad o apps que nos permiten retocar una foto sin necesidad de un diseñador. De esto no hay que tener miedo, ya que estas herramientas primero son diseñadas por diseñadores y son excelentes para personas y pequeñas empresas que no pueden permitirse pagar proyectos de este tipo, además que ayudan a que tengamos un mundo con mejor calidad visual. Cuando digo que no hay que tener miedo es porque siempre habrá un mercado para el trabajo creativo personalizado que requiere una resolución inteligente de los problemas y que es mucho más valorado en todos los términos. Y es aquí donde quería llegar, la tecnología aunque a veces da miedo, todavía no puede competir con nuestra capacidad para resolver problemas, así que lo que estamos viviendo es que el rol del diseñador está cambiando hacia la estrategia, sea visual o de negocios. Esto es una muestra que la industria del diseño continuará evolucionando a medida que las herramientas creativas y la tecnología sigan innovando. Por otra parte esta evolución de la tecnología ahora nos da espacio y nos permite cuestionarnos como diseñadores sobre la ética, sobre nuestro rol en la sociedad, sobre diseñar productos que sean positivos para la sociedad, a utilizar el diseño en otra áreas como la política, etc. porque ahora podemos estar en la mesa de decisiones y poner nuestro punto de vista de las cosas que creamos para el mundo.

Por su parte el Design Thinking no deja de ser un enfoque que se puede aplicar o no y no veo que sea realmente determinante para el sector del diseño, de hecho, existen otros tipos de metodologías que se pueden aplicar en un proceso de diseño. Lo que quiero decir, es que puede que esté influyendo en la industria del diseño, pero como cualquier otra metodología estoy segura que seguirá evolucionando o que van a derivar nuevos procesos o métodos a partir de él. Por supuesto, si se quiere estar en vanguardia o en el sector digital, es importante tener estos conocimientos.

Tus recomendaciones para los diseñadores gráficos venezolanos

Que no se olviden que el trabajo que hacemos a diario es el que mostramos en nuestro portafolio, y es por lo que nos contratan, así que cada dia hay que mejorar. Para ello, yo recomendaría que siempre se mantengan curiosos y aprendiendo cosas nuevas, rodeándose de personas que saben más, que los inspiren y que los desafíen para ver las cosas desde una nueva perspectiva. Que no aprendan solo de diseño, tenemos que cultivarnos en muchas áreas. 

Recuerden que un buen profesional del diseño no solo es talentoso, también tiene muchas otras habilidades como la comunicación oral y la empatía, por nombrar algunas. Por último, que no pierdan la emoción de lo que hacen por el contexto del país, al contrario es un buen momento para utilizar la creatividad y el diseño en pro de la sociedad. Los diseñadores pueden ser agentes de cambio en estos momentos.

Entradas populares