Area Gráfica: El diseño como disciplina holística

Color (clases y ejercicios): Prof. Patrizia Grassi

La enseñanza del diseño es una actividad dinámica, que debe actualizarse constantemente, debe adaptarse a las necesidades de un mundo que cambia vertiginosamente. Por Patrizia Grassi y Mercedes M. Gardner. 

Necesidades: son justamente lo que el diseñador debe descubrir y definir. Una vez definida la necesidad se buscan las soluciones óptimas, que no necesariamente es una, pueden ser varias y variadas, pero todas tienen algo en común: la comprensión y conceptualización de la necesidad y la integración de todas las disciplinas de diseño puestas al servicio de lograr las soluciones.

Este es el principio del pensamiento de diseño, esa disciplina enigmática que últimamente está en boca de todos y que tiene su origen en la forma en la que piensan los diseñadores de productos para encontrar soluciones reales a situaciones o necesidades de los usuarios. Se enseña en carreras tan disímiles como las ciencias, las leyes o la administración de empresas y se está aplicando en muchas áreas del quehacer humano porque aporta innovación en el diseño de productos y servicios, los procesos, incluso en la definición de modelos de negocios. 



Exploración de la mezcla óptica de color.

Si partimos de la idea que todo es diseño, no hay campo que se pueda dejar fuera y de esto podemos deducir qué tipo de formación debe tener un diseñador en nuestros días.

En la cultura globalizada en la que vivimos, todo está interconectado, interactuando, intercambiando, integrando. Todas las ramas del saber humano se nutren unas de otras.


Las especializaciones, tan solicitadas y apreciadas en el siglo XX, y tan necesarias e importantes en ciertos campos, también reducen los horizontes perceptuales y profesionales, prefiriendo la profundización en una pequeña área en detrimento de un panorama más inclusivo, más global. Es de esperar y es deseable que un neurocirujano domine el funcionamiento del sistema nervioso cuando se requiere de sus conocimientos, aunque no sepa curar una fractura, de eso se encargará el traumatólogo. Pero este exceso de especialización ha obligado a la búsqueda de una forma más universal de unificar el pensamiento y de encarar la vida mucho más amplia y abarcadora: una visión incluyente y, por qué no, holística. El diseñador de hoy debería desarrollar este tipo de pensamiento inclusivo, una comprensión de que formamos parte de un gran sistema y cada parte es interdependiente de todo lo demás. El diseñador de hoy, tiene que ser curioso y muy observador, debe interesarse por cualquier faceta del conocimiento, debe involucrarse con verdadero interés, debe apasionarse. Tiene que ser capaz de ponerse en los zapatos del otro, ser empático, comprender que el todo es mucho más que la suma de las partes y por eso no es competitivo y trabaja en colaboración con otros colegas u otros profesionales para enriquecerse profesionalmente y como persona. Y por supuesto, tiene que conocer materiales, técnicas y tecnologías, adquirir habilidades específicas mientras hace uso y desarrolla su talento.

Por esto no podemos seguir enseñando diseño como se hizo en el pasado. La estructura vertical se volvió demasiado rígida. Se necesita espacio y flexibilidad para que haya interacción y experimentación. En el sistema de enseñanza que hemos adoptado en Área Gráfica para la carrera de Diseño Integral, los conocimientos de las distintas asignaturas se entretejen, haciendo que el estudiante haga las relaciones interdisciplinarias usando las nociones adquiridas en la realización de sus proyectos; pone en uso práctico lo que aprende y por eso no lo olvida.



Exploración de Materiales/Robot: Prof. Barry Gardner.

La estructura del currículo, podría parecer similar al de otras escuelas. Es el sistema didáctico que hemos implementado lo que hace esta escuela diferente. Ya desde el principio, el estudiante va relacionando los conocimientos que va adquiriendo en cada materia con los de las demás: se van aplicando interconectadamente con los de otras asignaturas en ejercicios prácticos, de manera de que su asimilación se facilita por la práctica habitual y reiterativa. Se crea así, un entramado de conocimientos que podrá sostener e incluir cualquier nuevo aprendizaje que se le sume. De esta manera se va formando en la mente del estudiante el pensamiento integrador y la capacidad de proponer soluciones creativas a las necesidades de diseño que se le planteen.

La formación básica va de 1º a 3º semestre. El 4º semestre es uno de adaptación al sistema que prevalecerá a partir del 5º semestre, y hasta el 7º, en el que el estudiante participa de proyectos reales, comisionados por clientes. Estos clientes pueden ser tanto instituciones sin fines de lucro, como empresas que requieran una solución de diseño a cambio de un aporte monetario para el beneficio del crecimiento escuela y la matrícula de los estudiantes que toman parte.



Ejercicio de geometría y color: Prof. David Morey
A estos proyectos los hemos llamados “unidades” y funcionan como talleres de diseño en los que los estudiantes, como equipo, proponen las soluciones bajo la guía de sus profesores. En estas unidades, se encaran las distintas vertientes del diseño según los requerimientos del cliente. Así, tenemos distintas unidades: diseño corporativo, diseño editorial, diseño tipográfico, diseño de empaque y exhibición, diseño industrial, diseño de señalética, diseño infográfico, ilustración y diseño promocional. Tenemos contemplado incorporar también el diseño textil, el diseño ambiental y el diseño escenográfico. Según la naturaleza de los proyectos comisionados, un taller podrá contar, además del profesor encargado de conducirlo, también con la intervención de otros profesores o profesionales que asesoran y aportan el aprendizaje específico que se requiera en cada caso. Muchas veces las necesidades de un cliente pueden abarcar varios de los muchos aspectos del diseño, lo cual le da al estudiante una visión inclusiva y plural. En esta dinámica, los estudiantes aprenden a manejarse en el trato profesional, como la comunicación efectiva y eficiente con el cliente, presentación de informes y análisis, manejo de costos y presupuestos, planificación de proyectos y cronogramas. 

En el 7º semestre, el estudiante cursa el Laboratorio de Innovación, en el que plantea un área de investigación personal, con miras a desarrollar su trabajo de grado en el 8º semestre.

Durante toda la carrera se ofrecen talleres de libre elección que complementan la formación del estudiante en las áreas de su interés personal.

El nivel profesional de la carrera se completa en 8 semestres o 130 créditos. El nivel técnico se completa en 5 semestres u 80 créditos.

En Área Gráfica aceptamos alumnos con estudios previos de diseño, sin importar la procedencia o su nivel de instrucción. Pasando por una evaluación de su portafolio y cursando un semestre de nivelación, pueden completar la carrera de Diseño Integral. Para estos estudiantes se les diseña un currículo adaptado a su preparación y sus intereses personales.

Las inscripciones para el próximo semestre a iniciar el 2 de Marzo de 2020 ya están abiertas.

Instagram: @area_graficainfo - Facebook: @areagraficainfo
areagraficainfo@gmail.comareagrafica.dir.aca@gmail.com


Entradas populares